Escribiendo Hojas En Un Libro

“Escribir es como mostrar una huella digital del alma” Mario Bellatín,
 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  GaleríaGalería  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Chiquititas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Mais020291
Miembro junior
avatar

Mensajes : 178
Fecha de inscripción : 18/08/2011
Edad : 26
Localización : Lima, Peru

MensajeTema: Chiquititas   Miér Oct 19, 2011 8:44 pm

- Ya quiero que llegues chiquitita. Te amo mucho

Su mano en la panza de su novia, al tiempo que la acaricia y le habla. Lleva ya ocho meses esperando que su pequeña llegue al mundo. La ilusión se nota en sus ojos y Mar, su novia, no puede evitar sonreír ampliamente al verlo tan feliz.

- Más que a mamá?

Los celos brotan, pero celos buenos – si es que eso es posible – el miedo de que Thiago la deje de amar la llena de miedo. Acaricia su pelo con la mano que le queda libre, pues la otra está junto a la de él en su panza. Thiago, quién estaba con su rostro hacia su futura chiquitita, ahora se dirige hacia su novia.

- Es un amor diferente, vida

Le muestra su sonrisa de lado, esa que lo caracteriza. Y, ella sonríe también; sonríe porque lo ama, porque ella piensa lo mismo que él y porque ama que le diga “vida”. Ese apodo que ella también usa pues refleja todo el amor y devoción que siente por él.

- Lo sé. Te amo Thiago. Mucho te amo

Roza su nariz con la suya y juntos sonríen antes de fundirse en un beso dulce y estrecho. Se detienen cuando sienten que la chiquitita pide atención. Los golpecitos en la panza de mamá son suficientes para que ellos dirijan su atención a la panza que yace desnuda.

- Tranquila mi chiquitita. Tú también eres el amor de mi vida

Thiago deja un beso dulce en la panza de su novia luego de decirle estas palabras. Mar vuelve a acariciar su pelo y él se recuesta en su hombro mientras va dejando besos suaves en su cuello, con los ojos cerrados, al igual que ella.

- Hazme el amor, quiero sentirte

Thiago se sorprende cuando Mar le susurra en su oído, pero sonríe después. Hace mucho que no tienen contacto íntimo, el embarazo ha complicado un poco las cosas. Roza sus labios con los de ella antes de susurrar con el deseo contenido:

- Pero que la chiquitita se tape los oídos. Después va a salir viva como la madre

Mar ríe a carcajadas y él se contagia. Sus corazones laten más rápido de lo normal y ellos sienten la felicidad brotar por sus poros. Thiago acaricia su rostro y su panza al tiempo que va saboreando con pasión los labios de su novia. No pasa mucho tiempo hasta que se levantan del sillón en el que están recostados – la costumbre era que Thiago cargue a Mar en brazos, pero las cosas han cambiado – y se dirigen a la habitación donde unen sus cuerpos y almas una vez más.

***

- Amor, me duele mucho

La mañana los encontró a los dos recostados en la cama; él intentando rodear la gigante panza de su novia y ella ya despierta, intentando soportar los dolores. Thiago se había despertado ante la incomodidad de Mar y ante esta última sentencia, decidió que era momento de ir al hospital. Moría si le pasaba algo a cualquiera de sus dos chiquititas.

- Tranquila chiquitita, no te contagies de mi ansiedad

Él le iba hablando a la panza mientras la ambulancia los llevaba al hospital. Mar estaba aferrada a su novio e intentaba calmar sus nervios, respirando hondamente. Las lágrimas caían al escuchar a Thiago hablar con su chiquitita, era una escena muy tierna. Cuando llegaron, inmediatamente el doctor la examinó y la llevó con las enfermeras para que la prepararan: estaba lista para el parto. No tuvo tiempo de despedirse de Thiago, tan solo se miraron a los ojos mientras ella se alejaba; bastaba eso para saber que pase lo que pase los dos estarían juntos.

- Estamos juntos en esto, amor

Mar estaba en pleno proceso de empuje cuando llegó Thiago vestido con el traje verde de los médicos. Apenas entró al quirófano, se acercó donde su novia y entrelazó su mano con la suya antes de susurrarle en su oído. Dejó un beso en su frente y se concentró en la escena, intentando guardar en su memoria cada detalle del momento.

- Allegra, mi chiquitita

Susurraron los dos, cuando el doctor sostuvo en brazos a una beba chiquitita como la madre, con los ojos verdes del padre y la nariz de porotito. Estaba rosadita y moviendo sus bracitos al tiempo que lloraba. Apenas la enfermera terminó de limpiarla y cortarle el cordón, se la entregó a Mar quién empezó a derramar lágrimas al tener a su chiquitita en brazos.

- Las amo mis chiquititas

Sin poder contener más las lágrimas, Thiago las derramó después de decir estas palabras. Dejó un beso en la pequeña frente de su chiquitita y en los labios de su otra chiquitita.


Un pequeño corto que se me ocurrió en clase.
Espero les guste Smile
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
Chiquititas
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Escribiendo Hojas En Un Libro :: Novelas :: Cortos-
Cambiar a: