Escribiendo Hojas En Un Libro

“Escribir es como mostrar una huella digital del alma” Mario Bellatín,
 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  GaleríaGalería  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Los diarios secretos de Mariana (laliter)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
gigismeraldiok
Miembro nuevo


Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 14/11/2011
Edad : 23

MensajeTema: Los diarios secretos de Mariana (laliter)   Lun Nov 14, 2011 9:24 pm

holaa aqui vengo con esta adaptacion de un libro que me encanta , y tiene una historia super linda que me parecio excelente para que lali (esposito) y peter (lanzani) la protagonizaran , me comprometo a subir minimo un cap por dia asi haya solo una persona leyendo o que comente , tengo una mano enyesada asi que tardare un poquito o capa me equivoco de letras pero sepa entender escribo con media mano buenooo espero que les guste y que se enganchen por que es buenisimooo besooo




"2 de marzo de 1810.....Hoy me he enamorado "
Mariana Esposito apunto ese secreto en su diario con solo diez años . Y es que la fascinacion que el atractivo Peter Lanzani , vizconde Turner , le desperto con un ligero beso en su manita sello su destino para siempre. Y eso no fue todo : el le prometio que con el tiempo se convertiria en una mujer hermosa e inteligente lo que termino de conmover a la niñita que por entonces no mostraba ningun signo de llegar a ser una belleza . La decada siguiente transformo a Peter en un hombre solitario , incapaz de superar un terrible dolor , y que ademas juro no volver a casarse despues de enterrar a su esposa. Sin embargo , Mariana no esta dispuesta a olvidar aquel secreto que con letra infantil y temblorosa confeso a su diario; intentara todo lo que este a su alcance para conquistar a quien desde siempre ha sido el amor de su vida
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
gigismeraldiok
Miembro nuevo


Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 14/11/2011
Edad : 23

MensajeTema: Re: Los diarios secretos de Mariana (laliter)   Lun Nov 14, 2011 9:29 pm

Prologo (un poco largo pero e
s necesario )
Cuando tenía diez años, la Señorita Mariana Esposito no mostraba signos de gran belleza. Su pelo era castaño —lamentablemente— al igual que sus ojos; y sus piernas, extraordinariamente largas para su edad , se negaban a aprender nada que pudiera ser ni remotamente llamado gracia. Su madre solía remarcar que definitivamente andaba a zancadas por la casa.
Desgraciadamente para Mariana , la sociedad en la que había nacido daba gran valor a la apariencia femenina. Y aunque sólo tenía diez años, sabía que a ese respecto era considerada inferior a la mayoría de las otras chicas que vivían en las cercanías. Los niños siempre encontraban la forma de enterarse de estas cosas: normalmente, gracias a otros niños.
En la fiesta del onceavo cumpleaños de Lady Eugenia y el honorable Gaston Lanzani , los dos hijos gemelos del Conde y la Condesa de Rudland, ocurrió un incidente verdaderamente desagradable. La casa de Mariana estaba bastante próxima a Haverbreaks, la vieja casa de los Rudland cerca de Ambleside, en el País de los Lagos de Cumberland, y siempre había compartido las lecciones con Eugenia y Gaston cuando eran residentes. Se habían convertido en un trío bastante inseparable, y raramente se molestaban en jugar con los demás niños de la zona, muchos de los cuales vivían casi a una hora de camino.
Pero una docena o así de veces al año, y especialmente en los cumpleaños, todos los niños de la nobleza y la alta burguesía locales se reunían. Fue por esta razón que Lady Rudland dejó escapar un gruñido nada propio de una dama; dieciocho pilluelos estaban dejando barro tras sus pisadas con gran regocijo por toda su sala de estar, después de que la fiesta de los gemelos en el jardín se viese interrumpida por la lluvia.
—Tienes barro en la mejilla, Euge —dijo Miranda, alargando la mano para limpiársela.
Eugenia dejó escapar un dramático suspiro pesado.
—Será mejor que vaya al aseo, entonces. No querría que Mamá me viese así. Ella detesta la suciedad, y yo detesto oírla diciéndome lo mucho que la aborrece.
—No veo cómo tendría tiempo para objetar por un poco de barro en tu cara cuando lo tiene por toda la alfombra. —Mariana lanzó un vistazo hacia Ignacio Perez , quién soltó un grito de guerra y se lanzó sobre el sofá. Apretó los labios; o de otra forma, sonreiría—. Y los muebles.
—Da igual, será mejor que haga algo con esto.
Se deslizó fuera de la habitación, dejando a Mariana cerca de la entrada. Mariana observó la conmoción durante un minuto o más, bastante contenta de estar en su lugar habitual como observadora, hasta que, por el rabillo del ojo, vio que alguien se acercaba.
—¿Qué le trajiste a Eugenia por su cumpleaños, Mariana?
Mariana se giró para ver a Maria Candela Vetrano ante ella, elegantemente vestida con un vestido blanco con faja rosa.
—Un libro —contestó—. A Eugenia le gusta leer. ¿Qué le trajiste tú?
Maria Candela alzó una caja vistosamente pintada atada con un cordón plateado.
—Una colección de cintas para el pelo. Seda y satín, e incluso raso. ¿Quieres verlas?
—Oh, pero no me gustaría arruinar la envoltura.
Candela se encogió de hombros. Todos le decíamos Candela
—Todo lo que tienes que hacer es deshacer el cordón con cuidado. Yo lo hago cada Navidad —deslizó el cordón y levantó la tapa.
Mariana contuvo el aliento. Sobre el raso negro de la caja descansaban al menos dos docenas de cintas para el pelo, todas ellas exquisitamente atadas en un lazo.
—Son preciosas, Candela. ¿Puedo ver una?
Candela entrecerró los ojos.
—No tengo barro en las manos. ¿Ves? —Mariana sostuvo las manos en alto para que las inspeccionara.
—Oh, muy bien.
Mariana bajó la mano y levantó una cinta violeta. El satín parecía pecaminosamente lustroso y suave en sus manos. Se colocó el lazo coquetamente contra el pelo.
—¿Qué te parece?
Candela puso los ojos en blanco.
—Violeta no, Mariana. Todo el mundo sabe que queda mejor con el pelo rubio. El color prácticamente desaparece contra el castaño. Tú obviamente no puedes llevar uno.
Mariana le tendió de vuelta la cinta.
—¿Qué color va con el cabello castaño? ¿El verde? Mi mamá tiene el cabello castaño, y la he visto llevar cintas verdes.
—El verde sería aceptable, supongo. Pero queda mejor con el pelo rubio. Todo queda mejor con el pelo rubio.
Mariana sintió una chispa de indignación alzarse en su interior.
—Bueno, entonces no sé qué vas a hacer tú entonces, Candela, ya que tu pelo es tan castaño como el mío.
Candela retrocedió con un jadeo.
—¡No lo es!
—¡Sí lo es!
—¡No lo es!
Mariana se inclinó hacia delante, con los ojos entrecerrados de manera amenazante.
—Será mejor que eches un vistazo en el espejo cuando vayas a casa, Candela , porque tu pelo no es rubio.
Candela devolvió la cinta violeta a su caja y cerró la tapa de golpe.
—Bueno, solía ser rubio, mientras que el tuyo nunca lo ha sido. Y además, mi pelo es castaño claro, y todos saben que es mejor que castaño oscuro. Como el tuyo.
—¡Mi pelo castaño oscuro no tiene nada de malo! —protestó Mariana. Pero ya sabía que la mayor parte de Inglaterra estaba en desacuerdo con ella.
—Y —añadió Candela con malicia— ¡tienes los labios grandes!
La mano de Mariana voló hasta su boca. Sabía que no era hermosa; sabía que ni siquiera la consideraban bonita. Pero nunca antes había visto nada de malo en sus labios. Levantó la vista hacia aquella chica que sonreía con satisfacción.
—¡Tú tienes pecas! —gritó.
Candela retrocedió como si la hubiesen abofeteado.
—Las pecas se van. Las mías se irán algún día antes de que cumpla los dieciocho. Mi madre me pone jugo de limón todas las noches. —Resopló por la nariz con desdén—. Pero no hay remedio para ti, Mariana. Tú eres fea.
—¡No lo es!
Ambas chicas se giraron para ver a Eugenia , que había vuelto del aseo.
—Oh, Eugenia —dijo Candela—. Sé que tú y Mariana sois amigas porque vive muy cerca y compartís las lecciones, pero debes admitir que no es demasiado bonita. Mi mamá dice que nunca conseguirá un marido.
Los ojos azules de Eugenia brillaron peligrosamente. La única hija del conde de Rudland siempre había sido excesivamente leal, y Miranda era su mejor amiga.
—¡Mariana conseguirá un marido mejor que el tuyo, Maria Candela Vetrano! Su padre es un barón mientras que el tuyo es un simple señor.
—Ser la hija de un barón no marca mucha diferencia a menos que una tenga belleza o dinero —recitó Candela , repitiendo las palabras que obviamente había oído en casa—. Y Mariana no tiene ninguno de los dos.
—¡Cállate, estúpida! —exclamó Eugenia, golpeando el pie contra el suelo—. Ésta es mi fiesta de cumpleaños, y si no puedes ser amable, ¡te irás!
Candela tragó saliva. Sabía bien que no debía ofender a Eugenia, cuyos padres tenían la categoría más alta de la zona.
—Lo siento, Eugenia —murmuró.
—No te disculpes conmigo. Discúlpate con Mariana.
—Lo siento, Mariana.
Mariana se quedó en silencio hasta que por fin Eugenia le dio una patada.
—Acepto tus disculpas —dijo a regañadientes.
Candela asintió y se fue corriendo.
—No puedo creer que la llamaras estúpida —dijo Mariana.
—Tienes que aprender a defenderte sola, Mariana.
—Me estaba defendiendo sola bastante bien antes de que aparecieses, Euge. Sólo que no en voz tan alta.
Eugenia suspiró.
—Mami dice que no tengo ni una pizca de autocontrol ni de sentido común.
—Es verdad —convino Mariana.
—¡Mariana!
—Es verdad, no tienes. Pero te quiero de todas formas.
—Y yo también te quiero, Mariana. Y no te preocupes por la tonta de Candela . Puedes casarte con Gaston cuando crezcas y entonces seremos verdaderas hermanas.
Mariana miró al otro lado de la habitación y observó recelosa a Gaston. Le estaba tirando a una pequeña chica del pelo.
—No sé —dijo dudosa—. No estoy segura de querer casarme con Gaston.
—Tonterías. Sería perfecto. Además, mira, acaba de derramar ponche encima del vestido de Candela.
Mariana sonrió abiertamente.
—Ven conmigo —dijo Eugenia, cogiéndola de la mano—. Quiero abrir mis regalos. Prometo que gritaré más fuerte cuando llegue al tuyo.
Las dos chicas caminaron de vuelta a la habitación, y Eugenia y Gaston abrieron los regalos. Afortunadamente (en opinión de Lady Rudland) terminaron a las cuatro en punto, la hora en que los niños debían volver a casa. Ningún niño fue recogido por sirvientes; una invitación a Haverbreaks era considerada un gran honor, y ninguno de los padres quería perderse la oportunidad de codearse con el conde y la condesa. Ningún padre, excepto el de Mariana. A las cinco, todavía estaba en la sala, evaluando el botín de cumpleaños con Eugenia.
—No puedo imaginar qué les habrá pasado a tus padres, Mariana —dijo Lady Rudland.
—Oh, yo sí —replicó Mariana jovialmente—. Mamá fue a Escocia a visitar a su mami, y estoy segura de que papá se olvidó de mí. Lo hace a menudo, ¿sabe?, cuando está escribiendo un manuscrito. Hace traducciones del Griego.
—Lo sé —sonrió Lady Rudland.
—Griego antiguo.
—Sí —dijo Lady Rudland con un suspiro. Aquella no era la primera vez que Sir Nicolas Esposito perdía a su hija—. Bueno, tendrás que llegar a casa de alguna forma.
—Iré con ella —sugirió Eugenia.
—Tú y Gaston necesitáis guardar vuestros nuevos juguetes y escribir las notas de agradecimiento. Si no lo hacéis esta noche, no recordaréis quién os dio qué.
—Pero no puedes mandar a Mariana a casa con un sirviente. No tendrá a nadie con quien hablar.
—Puedo hablar con el sirviente —dijo Mariana—. Siempre hablo con ellos en casa.
—No con los nuestros —susurró Eugenia—. Son estirados y callados, y siempre me miran con desaprobación.
—La mayoría del tiempo te mereces ser mirada así. —Interpuso Lady Rudland, dándole a su hija una cariñosa palmada en la cabeza—. Haremos un trato, Mariana. ¿Por qué no hacemos que Peter te lleve a casa?
—¡Peter! —chilló Eugenia—. Mariana, qué suerte.
Miranda alzó las cejas. Nunca había conocido al hermano mayor de Olivia.
—De acuerdo —dijo lentamente—. Me gustaría conocerle por fin. Hablas de él tan a menudo, Eugenia.
Lady Rudland mandó a una sirvienta a que lo buscase.
—¿No lo has conocido, Mariana? Qué raro. Bueno, supongo que sólo suele estar en casa por navidad, y tú siempre te vas a Escocia durante las vacaciones. Tuve que amenazarlo con que lo desheredaría para conseguir que viniese al cumpleaños de los gemelos. Sin embargo, no asistió a la fiesta por miedo a que una de las madres intentara casarlo con una niña de diez años.
—Peter tiene diecinueve, y es muy deseable. —Dijo Eugenia práctica—. Es un vizconde. Y es muy atractivo. Se parece a mí.
—¡Eugenia! —dijo Lady Rudland con reprobación.
—Bueno, es así, mamá. Yo sería muy atractivo si fuese un chico.
—Tú eres bastante guapa siendo chica, Euge. —Dijo Miranda leal, mirando los rizos rubios de su amiga con una pizca de envidia.
—Igual que tú. Toma, coge uno de los lazos de la tonta de Candela. De todas formas, no los necesito todos.
Mariana sonrió ante aquella mentira. Eugenia era una buena amiga. Bajó la vista a las cintas y terca, eligió el de satín violeta.
—Gracias, Euge. Me lo pondré para la clase del lunes.
—¿Me llamaste, madre?
Ante el sonido de la grave voz, Mariana giró la cara hacia la entrada y casi jadeó. Allí estaba la criatura más espléndida que nunca había contemplado. Eugenia había dicho que Peter tenía diecinueve años, pero Mariana lo reconoció inmediatamente como el hombre que realmente sería. Sus hombros eran maravillosamente anchos, y el resto de él era esbelto y firme. Tenía el pelo tan oscuro como el de Eugenia pero veteado de dorado, dando fe del tiempo pasado bajo el sol. Pero su mejor parte, decidió inmediatamente Mariana, eran sus ojos, de un brillante verde, a diferencia de Eugenia. Aunque también brillaban con picardía.
Mariana sonrió. Su madre siempre decía que uno podía conocer a una persona por sus ojos, y el hermano de Eugenia tenía buenos ojos.
—Peter, ¿serías por favor tan amable de escoltar a Mariana a casa? —preguntó Lady Rudland—. Su padre parece haberse entretenido.
Mariana se preguntó por qué él había hecho una mueca cuando su madre lo había nombrado.
—Claro, Madre. Eugenia, ¿tuviste una buena fiesta?
—Bárbara.
—¿Dónde está Gaston?
Eugenia se encogió de hombros.
—Está fuera jugando con el sable que le regaló Billy Evans.
—Falso, espero.
—Que Dios nos ayude si no lo fuese. —Agregó Lady Rudland—. De acuerdo, Mariana, hora de ir a casa. Creo que tu capa está en la habitación de al lado.
Despareció a través de la entrada y emergió unos segundos después con el práctico abrigo de Miranda.
—¿Podemos irnos, Mariana? —la criatura con apariencia de dios le alargó la mano.
Mariana se encogió dentro de su abrigo y colocó la mano sobre la de él. ¡Era el paraíso!
—¡Te veré el lunes! —gritó Eugenia—. Y no te preocupes por lo que dijo Candela. Sólo es una estúpida.
—¡Eugenia!
—Bueno, es que lo es, mamá. No quiero que vuelva.
Mariana sonrió mientras permitía al hermano de Eugenia guiarla hacia el vestíbulo, las voces de Eugenia y Lady Rudland se fueron apagando lentamente.
—Muchas gracias por llevarme a casa, Peter —dijo suavemente.
Él volvió a hacer una mueca.
—Lo… lo siento —dijo rápidamente—. Debí haberte llamado milord, ¿verdad? Es sólo que Eugenia y Gaston siempre se refieren a ti por tu nombre y yo… —bajó sus ojos tristes hacia el suelo. Sólo llevaba dos minutos en su espléndida compañía, y ya había metido la pata.
Él se detuvo y se agachó para que ella pudiese verle la cara.
—No te preocupes por lo de “milord”, Mariana. Te diré un secreto.
Los ojos de Mariana se agrandaron, y olvidó respirar.
—Desprecio mi nombre de pila.
—Eso no es tan secreto, Pet…. Quiero decir, milord, digo, como sea que desees ser llamado. Haces muecas cada vez que tu madre lo dice.
Él le sonrió. Algo le había dado un tirón en el corazón cuando había visto a aquella pequeña con expresión demasiado seria jugando con su indomable hermana. Era una pequeña criatura de aspecto gracioso, pero había algo verdaderamente adorable en sus grandes y conmovedores ojos castaños.
—¿Cómo te llaman? —preguntó Mariana.
Él sonrió ante su modo directo.
—Turner.
Por un momento, creyó que ella quizás no contestara. Simplemente se quedó allí, totalmente quieta a excepción del parpadeo de sus ojos. Y entonces, como si hubiese llegado por fin a una conclusión, dijo:
—Es un nombre agradable. Un poco raro, pero me gusta.
—Es mucho mejor que Peter, ¿no crees?
Miranda asintió.
—¿Lo elegiste tú? Siempre he creído que la gente debería elegir sus propios nombres. Creo que muchos elegirían alguno diferente al que tienen.
—¿Y cuál escogerías tú?
—No estoy segura, pero no sería Mariana. Algo más sencillo, creo. La gente espera cosas diferentes de una Mariana y casi siempre los decepciono cuando me conocen.
—Tonterías —dijo Turner enérgicamente—. Eres una Mariana perfecta.
Ella sonrió radiante.
—Gracias, Turner. ¿Puedo llamarte así?
—Por supuesto. Y no lo elegí yo, me temo. Es sólo un título de cortesía. Vizconde Turner. Lo he estado usando en lugar de Peter desde que fui a Eton.
—Oh. Creo que te pega bien.
—Gracias —dijo él gravemente, completamente hechizado por aquella seria niña—. Ahora, dame de nuevo la mano, y nos podremos en camino.
Él había levantado la mano para ella. Mariana rápidamente cambió la cinta de la mano derecha a la izquierda.
—¿Qué es eso?
—¿Esto? Oh, una cinta para el pelo. Maria Candela Vetrano le regaló dos docenas a Eugenia, y Eugenia dijo que podía quedarme con una.
Los ojos de Turner se entrecerraron ligeramente cuando recordó las últimas palabras de Olivia. No te preocupes por lo que lo dijo Candela. Él le quitó la cinta de la mano.
—Las cintas pertenecen al cabello, creo.
—Oh, pero no me pega con el vestido —dijo Mariana en una débil protesta. Él ya la había trabado en lo alto de su cabeza—. ¿Qué tal se ve? —susurró ella.
—Bárbara.
—¿De verdad? — agrandó los ojos dudosa.
—En serio. Siempre he pensado que las cintas violetas lucen especialmente bien con el pelo castaño.
Mariana se enamoró allí mismo. El sentimiento fue tan intenso que casi olvidó darle las gracias por el cumplido.
—¿Nos vamos? —dijo él.
Ella asintió, sin confiar en su voz.
Salieron de la casa y fueron a los establos.
—Creo que tendremos que ir a caballo —dijo Turner—. Hace un día demasiado bueno para ir en carruaje.
Mariana volvió a asentir. Hacía un día anormalmente cálido para ser marzo.
—Puedes coger el pony de Eugenia. Estoy segura de que no le importará.
—Euge no tiene un pony —dijo Mariana, encontrando por fin la voz—. Ahora tiene una yegua. Yo también tengo una en casa. No somos bebés, ¿sabes?
Turner contuvo una sonrisa.
—No, ya veo que no. Qué tonto por mi parte. No estaba pensando.
Unos pocos minutos después, los caballos estaban ensillados, y se pusieron en marcha hacia el camino de quince minutos hasta la casa de los Esposito. Mariana permaneció en silencio el primer minuto o así, demasiado perfectamente feliz para estropear el momento con palabras.
—¿Lo pasaste bien en la fiesta? —preguntó finalmente Turner.
—Oh, sí. La mayor parte fue encantadora.
—¿La mayor parte?
La vio hacer una mueca. Era obvio que se arrepentía de haber dicho demasiado.
—Bueno —dijo con lentitud, capturando el labio entre los dientes y luego soltándolo antes de continuar—, una de las chicas me dijo algunas cosas desagradables.
—¿Sí? —Sabía que no debía ser demasiado curioso.
Y obviamente, estaba en lo cierto, porque cuando Mariana habló, le recordó un poco a su hermana, mirándolo con ojos francos mientras las palabras salían con firmeza de su boca.
—Fue Candela Vetrano —dijo, con gran aversión—, y Eugenia la llamó estúpida, y debo decir que no siento que lo hiciera.
Turner mantuvo la expresión apropiadamente grave.
—Yo tampoco, si Candela dijo cosas desagradables de ti.
—Sé que no soy bonita —soltó Mariana—. Pero es indeciblemente descortés decirlo, sin mencionar que es manifiestamente malvado.
Turner la miró durante un largo rato, no del todo seguro de cómo consolar a la pequeña. No era hermosa, eso era verdad, y si intentaba decirle que lo era, ella no le creería. Pero no era fea. Simplemente era… un poco... poco elegante.
Se salvó, sin embargo, de tener que decir nada debido al siguiente comentario de Mariana.
—Creo que es este pelo castaño.
Él alzó las cejas.
—No está para nada a la moda —explicó Mariana—. Y tampoco mis ojos castaños. Soy con mucho demasiado delgada, y mi cara es demasiado alargada, y también soy demasiado pálida.
—Bueno, eso es verdad —dijo Turner.
Miranda se giró para mirarlo, sus ojos grandes y tristes en su cara.
—Ciertamente tienes los ojos y el cabello castaños. No hay sentido en decir lo contrario. —Inclinó la cabeza y fingió examinarla completamente—. Eres algo delgada, y tu cara es de hecho un poco alargada. Y definitivamente eres pálida.
Los labios le temblaron, y Turner no pudo tomarle más el pelo.
—Pero da la casualidad —dijo con una sonrisa—, que yo mismo prefiero las mujeres con el pelo y los ojos castaños.
—¡No es verdad!
—Lo es. Siempre las he preferido. También me gustan delgadas y pálidas.
Mariana lo miró con recelo.
—¿Y qué hay de con caras alargadas?
—Bien, debo admitir que nunca he pensado mucho en eso, pero ciertamente no me importa una cara alargada.
—Candela Vetrano dijo que tengo los labios grandes —dijo casi desafiante.
Turner se tragó una sonrisa.
Ella suspiró pesadamente.
—Nunca me había dado cuenta de que tenía los labios grandes.
—No son tan grandes.
Ella le lanzó una recelosa mirada.
—Sólo dices eso para hacerme sentir mejor.
—En realidad sí que quiero que te sientas mejor, pero no lo digo por eso. Y la próxima vez que Candela Vetrano te diga que tienes los labios grandes, dile que se equivoca. Que tienes los labios llenos.
—¿Cuál es la diferencia? —le miró impaciente, sus oscuros ojos serios.
Turner respiró hondo.
—Bueno —se anduvo con rodeos—. Los labios grandes no son atractivos. Los llenos sí.
—Oh. —Aquello pareció satisfacerla—. Candela tiene los labios delgados.
—Los labios llenos son mucho mejores que los delgados —dijo Turner enfáticamente. Le gustaba mucho aquella divertida pequeña y quería hacerla sentir mejor.
—¿Por qué?
Turner ofreció una silenciosa disculpa a los dioses de la etiqueta y el decoro antes de contestar:
—Los labios llenos son mejores para besar.
—Oh. —Mariana se sonrojó, y luego sonrió—. Bien.
Turner se sintió absurdamente complacido consigo mismo.
—¿Sabes lo que pienso, Señorita Mariana Esposito?
—¿Qué?
—Creo que sólo necesitas creer —se arrepintió en el mismo minuto en que lo dijo. Seguramente le preguntaría qué quería decir, y no tenía ni idea de qué contestarle.
Pero la precoz pequeña simplemente ladeó la cabeza a un lado mientras sopesaba su declaración.
—Espero que tengas razón —dijo por fin—. Sólo mira mis piernas.
Una discreta tos enmascaró la risa que brotó de la garganta de Turner.
—¿Qué quieres decir?
—Bueno, son demasiado largas también. Mamá siempre me dice que me empiezan en los hombros.
—A mí me parece que empiezan bastante apropiadamente en tu cintura.
Mariana rió como una niña.
—Lo decía metafóricamente.
Turner parpadeó. Aquella niña de diez años tenía de hecho bastante vocabulario.
—Lo que quiero decir —continuó—, es que mis piernas tienen un tamaño equivocado comparadas con el resto de mí. Creo que es por eso que no puedo aprender a bailar. Siempre le estoy pisando los pies a Eugenia.
—¿Los pies de Eugenia?
—Practicamos juntas —le explicó Mariana con brío—. Creo que si el resto de mi cuerpo fuera igual a mis piernas, no sería tan torpe. Así que creo que tienes razón. Tengo que crecer.
—Espléndido —dijo Turner, dándose cuenta con felicidad de que de alguna manera había podido decir exactamente lo adecuado—. Bien, parece que hemos llegado.
Mariana alzó la vista hacia la gris casa de piedra que era su hogar. Estaba emplazada justo en una de las muchas calles que conectaba los lagos del distrito, y uno tenía que cruzar por un pequeño puente empedrado para llegar a la puerta principal.
—Muchas gracias por traerme a casa, Turner. Te prometo que nunca te llamaré Peter.
—¿También me prometes pellizcar a Eugenia si me llama Peter?
Miranda soltó una risita y se puso la mano en la boca. Asintió.
Turner desmontó y entonces se giró hacia la pequeña y la ayudó a bajar.
—¿Sabes lo que creo que deberías hacer, Mariana? —dijo de pronto.
—¿El qué?
—Creo que deberías llevar un diario.
Parpadeó sorprendida.
—¿Por qué? ¿Quién iba a querer leerlo?
—Nadie, tonta. Para ti misma. Y quizás algún día, después de que mueras, tus nietos lo leerán y sabrán cómo eras cuando eras joven.
Ella ladeó la cabeza.
—¿Qué pasa si no tengo nietos?
Turner alargó la mano impulsivo y la despeinó.
—Haces demasiadas preguntas, gatita.
—¿Pero qué pasa si no tengo nietos?
Dios, era persistente.
—Quizás serás famosa. —Suspiró—. Y los niños que te estudien en la escuela querrán saber cosas sobre ti.
Miranda le lanzó una dubitativa mirada.
—Oh, muy bien, ¿quieres saber la verdadera razón de por qué creo que deberías llevar un diario?
Ella asintió.
—Porque algún día vas a crecer, y serás tan bonita como lista eres ya. Y entonces podrás mirar hacia atrás en tu diario y darte cuenta de lo tontas que son las niñas pequeñas como Candela Vetrano . Y te reirás cuando recuerdes a tu madre diciéndote que las piernas te empiezan en los hombros. Y quizás me guardarás una pequeña sonrisa cuando recuerdes la agradable charla que hemos tenido hoy.
Mariana lo miró, pensando que debía ser uno de aquellos dioses griegos sobre los que su padre siempre leía.
—¿Sabes lo que creo? —susurró—. Creo que Eugenia es muy afortunada de tenerte como hermano.
—Y yo creo que es muy afortunada al tenerte como amiga.
A Mariana le temblaron los labios.
—Te guardaré una gran, gran sonrisa para ti, Turner —susurró.
Él se inclinó y besó grácilmente el dorso de la mano de ella como si fuera la dama más hermosa de Londres.
—Ocúpate de que así sea, gatita.
Sonrió y asintió antes de subirse al caballo, llevando a la yegua de Eugenia detrás.
Mariana lo miró hasta que desapareció tras el horizonte, y luego se quedó mirando durante unos buenos diez minutos más.


Más tarde aquella noche, Mariana entró en el estudio de su padre. Éste estaba inclinado sobre un texto, inconsciente de la cera de la vela que chorreaba sobre el escritorio.
—Papá, ¿cuántas veces tengo que decirte que vigiles las velas? —suspiró y puso la vela en su soporte adecuado.
—¿Qué? Oh, querida.
—Y necesitas más de una. Está demasiado oscuro aquí para leer.
—¿Sí? No me había dado cuenta. —Parpadeó y entrecerró los ojos—. ¿No pasó ya la hora de irse a la cama?
—La niñera dice que podía quedarme despierta media hora más esta noche.
—¿Sí? Bueno, lo que ella diga entonces. —Se inclinó sobre su manuscrito otra vez, despachándola efectivamente.
—¿Papá?
Él suspiró.
—¿Qué pasa, Mariana?
—¿Tienes un cuaderno de sobra? ¿Cómo los que usas cuando estás traduciendo pero antes de que copies el borrador final?
—Supongo que sí. —Abrió el último cajón de su escritorio y hurgó en él—. Aquí. ¿Pero qué deseas hacer con él? Es un cuaderno de calidad, ¿sabes?, y no uno barato.
—Voy a escribir un diario.
—¿Ahora? Bueno, supongo que es un esfuerzo encomiable. —Le tendió el cuaderno.
Mariana sonrió radiante ante el elogio de su padre.
—Gracias. Te dejaré saber cuando se me acabe el espacio y necesite otro.
—De acuerdo, entonces. Buenas noches, querida. —Volvió a sus papeles.
Mariana abrazó el cuaderno contra el pecho y corrió escaleras arriba hacia su habitación. Sacó un bote de tinta y una pluma y abrió el libro por la primera página. Escribió la fecha, y después de mucho pensarlo, escribo una única frase. Parecía ser todo lo necesario.

2 de Marzo de 1810

Hoy me he enamorado.




Espero que les guste y comenten por fiiss XD . Mas tarde le subo el primer cap que es cuando de verdad empieza la historia hermosaaa
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
ione
Invitado



MensajeTema: Re: Los diarios secretos de Mariana (laliter)   Mar Nov 15, 2011 3:20 am

Me encanta!!!
Ya te leia en el otro foso
y me habia descargado la novela original
pero ahora te espero a que la subas
y te invito a leer mis adaptaciones.
Espero mas pronto.
Muchos besos.
Ione
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Los diarios secretos de Mariana (laliter)   

Volver arriba Ir abajo
 
Los diarios secretos de Mariana (laliter)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Torneos Diarios CVP3
» DARK SOULS - DUDAS? SECRETOS? Cuentalo aqui.
» secretos y curiosidades wc3
» DOMINGO 2 DE SETIEMBRE - Por favor dejen sus mensajes diarios aquí. Gracias
» MARTES 11 DE SEPTIEMBRE DE 2012. POR FAVOR DEJEN SUS MJES. DIARIOS AQUÍ. GRACIAS!!

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Escribiendo Hojas En Un Libro :: Novelas :: Adaptaciones-
Cambiar a: