Escribiendo Hojas En Un Libro

“Escribir es como mostrar una huella digital del alma” Mario Bellatín,
 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  GaleríaGalería  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Hermanas de la vida

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Carlita
Admin
avatar

Mensajes : 741
Fecha de inscripción : 18/08/2011
Edad : 26
Localización : Rosario, Argentina

MensajeTema: Hermanas de la vida   Vie Ago 19, 2011 3:36 am

-Acuérdense que cuando menos lo esperemos estaremos las cuatro cara a cara de nuevo.

-Lali tiene razón-dijo Rochi mientras se acomodaba su bolso de mano-Así que ahora nada de lagrimas y un hasta luego…

Dijo ante ver los ojos cristalinos de Cande que se encontraba a su lado, ella río al escucharla y rápidamente seco alguna que otra lagrima que se había escapado.

-¡Hay ya!-dijo entre risas por que no podía controlar la emoción que sentía…

“El vuelo 1245 con destino a Los Ángeles por favor acercarse a la área de albergue…”

Eugenia escucho atentamente a la mujer que hablaba por los audífonos y suspirando tranquilamente miro a sus tres amigas con las cuales había compartido demasiadas cosas durante seis grandes años.

-Ese es mi viaje-anuncio tristemente-Nos veremos pronto amigas…

Cada una se acerco a saludarla, a darle un gran abrazo de despedida y segundos después vieron como la primera de las cuatro comenzaba a recorrer su nuevo destino.

“El vuelo 00346 con destino a Madrid por favor acercarse a el área de albergue…”


-Y el que acaban de nombrar es el mío…

-Te voy a extrañar mucho Cande…-dijo al acercarse a abrazarla y darle un ultimo beso en la mejilla…

-Yo también bolida te voy a extrañar-le dijo Rochi al rodearla con sus pequeños brazos…

Rochi se seco algunas lagrimas que se le habían escapado a causa de la despedida y entre bromas de sus dos amigas que le decían que donde había dejado a la mujer fuerte que no lloraba delante de ellas nunca y así de esa manera, entre risas Rocio comenzó a esquivar a todas las personas que pasaban por delante de ella y perderse entre el montón.

Mariana sintió como Candela suspiro tristemente mientras tomaba su maleta y giraba para verla…

-Llego nuestro momento Candy-ella sonrío al escuchar ese dulce apodo que su amiga le había colocado años atrás-¿Por qué sonríes tan tontamente?

La colorada del grupo riendo se engancho del brazo de su amiga mientras comenzaban a caminar por el enorme aeropuerto de la ciudad de Buenos Aires.

-Por que hacia miles que no me llamabas Candy…-Candela la miro y sonrío tiernamente junto a ella mientras seguía caminando hasta escuchar su vuelo.

“El vuelo numero 9986 con destino a Distrito Federal por favor de acercarse al área de albergue…”

-Ese es mi vuelo-dijo Cande

“El vuelo 7534 con destino a Londres por favor de acercarse al área de albergue…”


-Y ese es el mío.

Ambas amigas se abrazaron fuertemente y se desearon un tranquilo viaje sin antes recordarse lo mucho que se querían, extrañarían y que pronto iban a volverse a encontrar…

Noviembre del 2022, la ciudad se encontraba en un caos total, era apenas lunes principio de semana y las personas volvían a su rutina diaria, hombres de trajes entrado y saliendo de bancos, jóvenes caminando rápidamente por las calles del centro de la ciudad de Rosario con sus bandejas en mano intentando llevar a tiempo el pedido que se le había asignado, adolescentes caminando entre risas mientras se dirigían hacia su colegio, mujeres mirando atentamente cada vidriera que aparecía frente a su vista.

En un departamento de la ciudad se encontraba Rocio acostada en una enorme cama de dos plazas, poco a poco fue abriendo sus ojos para encontrarse con su techo de color blanco, perezosamente volvió a girar sobre la cama para mirar el reloj que marcaba las 08.30 de la mañana, cerro una vez mas los ojos pero a los segundo los volvió a abrir.

-¡No puede ser me quede dormida!-exclamo mientras se quitaba de encima el cobertor y corría hacia su ducha para higienizarse.

Mientras que en otro barrio de la ciudad, se encontraba Eugenia terminando de cerrar la puerta de su casa y comenzar a caminar por las veredas de aquel tranquilo lugar que había elegido para vivir.

-Buen día…-saludo con una dulce sonrisa a una pareja de ansíanos vecina cuando paso por delante de la casa de ellos.

Una vez había llegado a la esquina de una pequeña avenida que tenía su barrio, estiro su mano para detener un taxi.

-¿A dónde vamos señorita?

-Al centro de la ciudad por favor-y se acomodo un poco mejor en aquel asiento para perder su mirada entre las miles de personas que iban y venían con sus propias historias de vida que ella dejaba llevar a la imaginación dentro de su mente.

-¡Dios cuando va a ver un lunes donde esta ciudad no sea un poco tranquila!-se quejaba Candela mientras cerraba la puerta de su automóvil-Por una hora por favor-le comunico al chico que cuidaba la cochera donde solía guardar el auto.

-A comenzar tranquila esta mañana querida Cande-y a penas dijo esa frase sintió la musiquita que provenía del interior de su bolso-Bueno, parece que tan tranquila no va a ser…

Dijo al ver de quien se trataba y comenzaba a caminar por las largas calles de la ciudad mientras mantenía aquella charla que tanto la había echo caer a la realidad una vez mas.

Intentaba correr lo más rápido posible o mejor dicho intentaba correr lo que los tacones le permitían, a ella sola se le ocurría exactamente comenzar un lunes con unos tacones de diez centímetros.

Llegaba tarde y odiaba que eso sucediera, odiaba que le hagan esperar y odiaba hacer esperar a las personas y más si eran personas importantes.

Suspiro pesadamente cuando vio cambiar un semáforo de rojo a verde y maldicio en su interior cuando miro la hora y veía que tenía más de diez minutos de retraso.

Mientras miraba atentamente el aparato por si cambiaba de color, tomo aquel móvil de color rosa con detallitos en celeste bebe que su pareja le había regalo las fiestas pasadas y marco rápidamente un número.

-¡¡Bueno!!-dijo a penas sintió una respiración del otro lado de la línea-Estoy algo retrasada pero llego, no te vallas ¿Si?-hablo sin dejar de respirar mientras cruzaba rápidamente la calle-Ya en menos de cinco minutos llego…

Y luego de decir eso cortó la comunicación y volvió a frenar de repente al sentir la bocina de un auto advirtiéndole que había cruzado en verde.

-Perdón, perdón, perdón-repetía rápidamente ante la persona que la miraba de mala manera.

Ella sonrío nerviosamente y miro a los culpables de que no pudiera ir más rápido como deseaba tanto en ese momento.

-Perdones zapatitos hermosos pero hoy no quiero parecer una dama respetada-y sin mas preámbulos se quito los pares de zapatos y comenzó a correr entre la gente porque sino no iba a llegar y se iba a morir del infarto por ser impuntual.

-¿Señorita va a desear tomar algo?

Le pregunto un joven que no pasaría de los veinte tantos años y que llevaba un delantal que rodeaba su cintura dejando en claro cual era su trabajo.

-Si tráigame un capuchino por favor…-el joven asintió mientras anotaba el pedido en una pequeña libretita

-Y a mi tráigame un café mediano con dos medialunas saladas…

-¡Choco! ¡Cande!-exclamaron ambos a la vez mientras se abrazaban eufóricamente después de tanto tiempo sin verse.

-¿Cómo estas Euge? ¿Qué es de tu vida?-le preguntaba la actualmente huera mientras se acomodaba en su silla.

-Bien, ahí anda trabajando en una oficina-Candela asentía mientras dejaba un espacio en la mesa para que el mozo colocara ambos pedidos delante de las muchachas-¿Tu como estas? Me entere que estas en pareja seriamente. ¡Te felicito!

Candela dejo la tasa de la cual había tomado un sorbo y en su rostro se dibujo una enorme sonrisa dejando en claro su felicidad.

-Si, la neta que estoy verdaderamente enamorada y nunca me hubiera imaginado que en aquel viaje que hice a México iba a descubrir mi verdadero amor.

Mariana hacía cinco minutos que se encontraba dentro del baño del bar arreglándose un poco su aspecto luego de haber corrido más de treinta cuadras para intentar llegar a tiempo pero había sido inútil.

-Listo Lalita, ¡estas perfecta!-se halago luego de haberse colocado un poco de gloss en los labios y peinado un poco su nuevamente pelo largo que se encontraba con su color natural.

Antes de dirigirse a la mesa donde se encontraban dos de sus amigas de la vida, se acerco a la barra para pedirse un submarino, pequeña adicción desde pequeña porque su lema era “la cafeína te amarillenta los dientes, la leche te los fortalece” aunque llevara chocolate que era otra adicción de muy pequeña.

Y luego de haber dejado en claro lo que deseaba desayunar y mostrar la mesa a la cual debía llegar el pedido, comenzó a caminar hasta ahí con una tierna sonrisa al ver a aquellas personitas que hacia mas de seis años que no veía en persona.

-Ha bueno miren a quienes me vengo a encontrar en este pequeño bar-dijo irónicamente mientras se abrazaba al cuello de Candela-Es como si el destino nos quiso juntar-siguió hablando ahora mientras saludaba a Eugenia con un gran beso en su mejilla y ya poder sentarse en una de las sillas que quedaba libre.

-Si, y eso que yo le rogué al universo que jamás me las volviera a cruzar a ustedes-dijo Cande mientras volvía a dejar su tasa sobre la mesa para estallar entre risas con sus dos amigas y comenzar una charla llena de noticias que no sabían.

-Y así como les cuento amigas, luego de dos semanas de estar peleados vino corriendo a tocarme el timbre del departamento para que lo perdone…

Eugenia estaba por hacer un comentario cuando una voz detrás de ella se le adelanto…

-Que raro Lalita peleando con las personas…

Las tres mujeres giraron su mirada para encontrarse con la última mujer del grupo que faltaba encontrar sentada en esa mesa.

-¿No me piensan saludar bolidas?

Al escuchar esa palabra “bolidas” las tres pegaron al unísono un grito ensordecedor y corrieron a abrazar a aquella amiga que a estado mañanas, tardes y noches escuchándolas, aconsejándolas y consolándolas como ellas han estado para ella.

Y así comenzaba una mañana llena de palabras, de charlas que no tenían un fin y esa mañana se convirtió en un almuerzo en el departamento de Rocio que era el mas cercano de donde se encontraban donde continuaban contándose cosas de sus vidas y ese almuerzo continuo en una tarde en un parque a puro mates y masitas recordando momentos de su juventud y de las miles aventuras que tuvieron juntas y esa tarde finalizo en una cena en la casa de Mariana donde continuaron hablando sin parar y sin cansarse de una a la otra.

Ahora las cuatro se encontraban en el living del departamento, Lali se encontraba recostada en un sofá tapada con una pequeña mantita y un vaso de chocolatada entre sus manos, Cande se encontraba recostada en la alfombra con su típica notebook sobre sus piernas, Rochi se encontraba recostada sobre otro de los sofá que había con un pequeño libro apoyado a su lado y Euge se encontraba recostada a un lado de Cande chequeando sus mensajes en su celular.

Y un silencio reinaba la sala, un silencio que hacia seis largos años no compartían y que en ese momento amaban compartir luego de un día de escucharse sin quejarse.

Lali dejo que sus ojos recorrieran a cada una de sus amigas y las cosas que estaban haciendo y una pequeña sonrisa se dibujo en su rostro.

-Chicas saben que me di cuenta-dijo para tener la atención de sus amigas.

-¿De que?-le preguntaron las tres a la misma vez sin quitar la atención de las cosas que estaban haciendo.

-De que sin estar pendientes volvimos a estar las cuatro juntas como siempre-dijo en un susurro.

Y las cuatro muchachas se miraron entre sí sonriendo abiertamente porque ellas sabían que podían pasar seis semanas, seis meses o seis años pero ellas iban a seguir siendo amigas o como a ellas les gustaba llamarse HERMANAS DE LA VIDA.

Aqui les traigo otro corto inspirado en tres amigas,
La pelirroja, personaje de Lali, soy yo Smile
Amo la chocolatada sobre todas las cosas jaja
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://hojasenblanco.foroargentina.net
verO,
Admin
avatar

Mensajes : 87
Fecha de inscripción : 18/08/2011
Edad : 23
Localización : Vigo - España

MensajeTema: Re: Hermanas de la vida   Dom Ago 21, 2011 12:17 am

Me gusto muchooooooo!
Y si, yo tambien soy de las que se inspira en una misma para la principal jeje

verO,

_________________
Benjali&Laliter 4ever!
Thiaguella y Tachelody son un amor! (L)



Fics:
My Life (Lalipittence)
Pasado - Presente - Futuro (Lalipitence)
Completamente diferentes [Laliter - Nicery]


Adaptaciónes:
La Seductora (Lalipittence)

Cortos:
Hechale la culpa a la edad. (Lalipittence)


Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://twitter.com/vero_goimil
 
Hermanas de la vida
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» la vida del Noob
» Objetos indispensables para la vida cotidana
» ¿COMO OS LLAMAIS EN LA VIDA REAL?
» Ayudemos a buscar vida extraterrestre
» Anghárradh, Deidad Mayor Élfica *

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Escribiendo Hojas En Un Libro :: Novelas :: Cortos-
Cambiar a: