Escribiendo Hojas En Un Libro

“Escribir es como mostrar una huella digital del alma” Mario Bellatín,
 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  GaleríaGalería  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 .-Fuiste mía un verano.- (Laliter)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2
AutorMensaje
Carlita
Admin
avatar

Mensajes : 741
Fecha de inscripción : 18/08/2011
Edad : 26
Localización : Rosario, Argentina

MensajeTema: Re: .-Fuiste mía un verano.- (Laliter)   Mar Ago 23, 2011 2:38 pm

Capitulo veintitrés.

Era la ultima semana de febrero y como todos los años con mi familia viajábamos hacia algún rincón de nuestra Argentina, tres autos que estaban estacionados desde temprano en la puerta de la familia Esposito que esperaban ser arrancados y adentrarse en las rutas, en las rutas argentina con destino a las sierras.

-¿Todo listo?-pregunto Facundo, mi cuñado, guardando el ultimo bolso en el auto de mis padres…

-Esta todo yerno…-mi padre aparecía con su caña de pescar que sería amarrada sobre el techo del auto-Solo faltan que las mujeres terminen de comer algo y nos vamos.

Ambos se apoyaron sobre las puertas de los autos con los brazos cruzados y esperándonos, quince minutos después Ana salía con sus lentes, una revista y sus auriculares.

-Recuerden de no ir muy rápido que vamos detrás de ustedes…-decía antes de meterse adentro del auto de su novio, si él también iría.

A los segundos, Manu y Mariano salían concentrados jugando cada uno en sus videos juegos portátiles que Patricio se encargo de regalarles, mi padre les grito algo cuando no se detuvieron ni a darle un beso temporario.

-Si viajamos juntos abuelo, no jodas…-le había contestado Mariano desde adentro del auto.

Rogelio le dio sus quejas a Facundo diciéndole que sus hijos estaban creciendo muy rápido, él solo reía.

-¿A dónde voy yo?-pregunto Patricio cuando salio junto a Leo, novio de Ana.- ¡Nos vemos después cuñas!-saludo tanto a Facu como a Leo, cuando mi viejo le abrió la puerta de su coche para que se metiera.

-¡Por dios que hacen estas mujeres!-se quejaba Facundo cuando Gimena, Lucrecia ni yo salíamos de casa-¡No vamos a llegar jamás!

-Cariño cállate un poquito…-le reto Gime cuando salio con Mati en sus brazos-Toma al pequeño y colócalo en su sillita…

Facu le dio un pequeño beso en los labios mientras tomaba al pequeño en brazos, Gime se despidió de papá y también se subió junto a su familia, mi padre también se subió a su auto seguido por mi madre.

-¿Lali no subís?-me pregunto Lucre cuando me quede estática mirando hacia un lado, asentí y lentamente voltee para subirme-Vamos cariño…

El viaje hacia Santa Rosa de Calamuchita, ese era nuestro destino, tenía como unas cinco o seis horas de viaje según a la velocidad que uno vaya… “Esta saliendo de Arroyo Seco” leyeron mis ojos.

Me acomode lo mejor que podía en el asiento, apoye mi cabeza sobre mi almohada (no puedo viajar sin ella). Me coloque los auriculares y deje que mis ojos se perdieran mirando las vistas del campo a pasar a toda velocidad.

Luego de una hora de viaje, la lista de reproducción se había repetido como tres veces pero no me importaba, esperaba cansarme de mirar solo el verde de los campos y algunos que otros árboles que se presentaban en el paisaje, por fin después de un tiempo que para mi fue largo mis parpados me comenzaron a pesar y los cerré dándole la bienvenida al señor Morfeo.

-Cariño…Ey Lali despierta…-sentía a los lejos una voz que no podía reconocer llamándome…-Mariana despierta…-y esa voz se hizo mas patente esta vez.

Me acomode inconscientemente sobre el asiento y poco a poco fui abriendo mis ojos para ver a mi padre con su rostro sobre su asiento llamándome, me refregué la cara intentando despabilarme mientras intentaba entender que pasaba.

-¿Dónde estamos?-le pregunte con la voz ronca.

-Paramos para comer…Bájate así comes algo vos también…-y salio del auto.

Luego de quitarme los auriculares junto con el cinturón de seguridad me baje, lo primero que hice fue largar un quejido al sentir como sonaban mis huesos cuando los estire lo más que pude, me abrace a mi misma cuando sentí una oleada de frío.

-¿Te despertaste linda?-mi mamá me recibía en la mesa con una sonrisa.

Me acerque a darle un beso sobre su cabello y me senté a su lado junto a mi sobrino mayor que estaba entretenido con un crucigrama.

-Una chocolatada caliente por favor…-le ordené a la camarera cuando se acerco…-¿Mis hermanas?

-Mamá fue con papá hasta un puesto de diario que esta acá atrás-mi cuñado no podía vivir sin el diario del día y mi hermana mayor sin las de chimentos-Y la tía Ana en el baño, la hubieras visto como se bajo a los gritos porque hacia desde tres pueblos atrás que se hacia pichin.

Una carcajada se me escapó al escuchar la palabra “pichin”, aprovechando la distracción de Mariano le robe una de sus medialunas justo cuando me traían la chocolatada, le agradecí a la jovén y no preste mas atención que a llenar de comida mi estomago.

Hacía veinte minutos que con mis hermanas estábamos las tres sentadas en una banqueta que encontramos a unos pocos metros del lugar donde paramos para comer, era nuestro momento para hablar un poco.

-Así que cuando vuelva tengo llevar de nuevo los papeles para que me hagan el trámite de la obra social-Gimena hacía años que dejo los problemas simples para contarnos algunos como que el dinero no les llega a alcanzar por las inflaciones que surgen, los problemas con el trabajo entre otros, el precio de formar una familia y madurar.

-Bueno, cualquier cosa sabes que Leo puedo darte una mano con eso…-Leo, el novio de Ana, era abogado se dedicaba preferentemente a la rama penal pero cuando nosotros lo necesitábamos para algo siempre estaba…

-¿Y vos como andas con él?-le pregunto Gime aprovechando que la hermana del medio trajo a colación el nombre de su chico.

-Perfectos…-una sonrisa de enamorada se le dibujo en el rostro-Tenemos nuestras peleas pero ustedes saben, nada que no podamos arreglar…-Gime y yo asentimos porque somos testigos de cada una de sus peleas-¡Hay no les conté!-exclamo provocando un susto en cada una.

-No, no nos contaste-le respondí yo divertida y ella me golpeo la espalda-¡Bueno che! ¿Qué nos tenes que contar?

-Leo me pidió de irnos a vivir juntos…-Ana nos miraba emocionada pero con miedo a la vez, era un paso muy grande en la vida de ella.- ¿No me van a felicitar o regañar?-pregunto al ver que no le decíamos nada, con Gime intercambiamos miradas y nos tiramos encima de ella gritando y felicitándola.

Por un rato largo seguimos hablando de la nueva con respecto a la familia, Anita no caía que luego de tantos años de esquivarle al matrimonio o al compromiso serio se animaba a convivir con una persona, Gimena desde su experiencia le decía que lo tomara con calma porque no es nada fácil convivir con otra persona que no sea tu familia pero que es una experiencia hermosa y la iba ayudar a crecer mucho, yo en cambio acotaba que a papá le iba a dar un sincope al ver que sus nenas lo iban abandonando de a poco y que mamá ya planearía todo para la boda y exigiría el cuarto nieto cuanto antes.

-¿Y vos pequeña?-Anita me abordaba con la pregunta cuando estuvimos un rato en silencio-¿Nada para contar? ¿Peter? ¿Benjamin? ¿Leandro?

-¿Quién es Leandro?-pregunte a la misma vez que Gimena.

Ana se encogió en hombros-No se, alguien pero lo decía porque capas y tenes a uno nuevo pero todavía no dijiste nada…-no pudimos no sonreír.

-Con Benja no hay mas nada, supe que volvió a su universidad por unas materias que tenía que rendir y que se peleo con la chica pero que se hacía cargo igual del bebe.

Anita me abrazo por los hombros aun sabiendo que ya no me afectaba eso, Gime me acaricio el cabello diciéndome que fui madura en no dejarme caer en una depre y que pedí ayuda a mis amigos.

-¿Y con Peter que paso?-Ana seguía con el interrogativo-¿La cena como salio?

Gimena me miro sin comprender y abrió su boca indignada, lo supe por el grito agudo que largo al aire-¡Mariana Elizabeth tuviste una cita con mi pequeño hermano del corazón y no me contaste!

-Se me paso…-dije en un susurro yo…-¿Quieren que les cuente?-porque por lo visto se venía una ronda de quejas de hermana mayor, Ana me pidió que hablara luego de pegarle un zape a Gime-Bueno, no se si salio bien o mal, lo que si se es que por ahora corte toda relación con él.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://hojasenblanco.foroargentina.net
Carlita
Admin
avatar

Mensajes : 741
Fecha de inscripción : 18/08/2011
Edad : 26
Localización : Rosario, Argentina

MensajeTema: Re: .-Fuiste mía un verano.- (Laliter)   Mar Ago 23, 2011 2:40 pm

Capitulo veinticuatro.

Flash Back: comienzo.


La noche estaba por demás de agradable, a la noche seguía refrescando pero ya no hacía ese frío fuerte que venía después de la lluvia, las estrellas estaban cada una en su lugar acompañando a la Luna en la oscuridad del cielo.

Pedro y Lali se habían reunido a las nueve en el poste de luz que hay en mitad de sus casas, habían decidido comer en Arroyo así no tener que conducir ni volver tarde, así que caminaron en silencio hasta la zona costera del pueblo y se sentaron en un bar que era concurrido por los jóvenes durante la madrugada.

-Yo quiero un omelet de queso…-Lali con una sonrisa amable le devolvió la carta al camarero-Con jugo de naranja.

-Bien, ¿usted joven?

Peter miraba atentamente la carta que tenía entre sus manos sin saber que decidir, Mariana lo miraba divertida porque recordaba que en la época que eran novios siempre hacia lo mismo y siempre terminaba pidiendo lo mismo…

-Para él un pollo relleno con salsa blanca y algunas papas… -Peter te miro pero vos no le correspondiste- ¡Ah! Y un cuarto de vino tinto pequeño…

El camarero miro hacia el joven quien todavía tenía clavada la mirada en vos asintió y le entrego la carta, espero hasta que el camarero estuviera lo bastante lejos de ellos.

-¿Todavía te acordas de lo que suelo comer?

Mariana le sonrío mas divertida aun, se echo para atrás a la vez que tomaba su pelo con sus manos y lo dejaba caer en cascada, Pedro la miraba atontado no salía de su asombro la mujer que tenía enfrente.

-Sip, jamás me voy a olvidar de tus gustos Pedrin…-y la sonrisa que ella hizo derritió por completo a Pedrin…

La cena transcurrió lo mejor posible, hablaron de muchas vanidades disfrutando del momento como también compartieron silencios dedicándose solamente a comer y a tomar algo de la bebida, de vez en cuando Pedro quería decirle lo linda que se veía con el vestido campestre que tenía puesto o como le gustaba ver el reflejo de la Luna sobre sus ojos oscuros pero siempre terminaba llevándose un trago de vino a sus labios, lo mismo le sucedía a Mariana que de reojo disfrutaba de verlo, de ver que no había cambiado ningún gesto como cuando mueve la boca para un lado a otro cuando esta por tragar el bocado o la nariz cuando le pica y no puede llevar sus manos al rostro, sus labios se fruncían para que no dejara salir ningún comentario doble sentido o que pudiera arruinar la noche.

Pero había llegado el postre una bocha de helado para él y una ensalada de frutas para ella, y a Peter le entro la curiosidad de saber porque Mariana lo había invitado a cenar, ella intento esquivar el tema con otros comentarios pero Pedro siempre la arrinconaba con preguntas como…

-¿Por qué no me respondes? ¿Sucede algo malo?...

Ella callaba hasta que el semblante de su acompañante se puso serio y el tono de voz se tenso, tomó un poco de agua y dejando la cucharita a un lado del platito decidió hablar.

-Te invite porque quería que hablemos sobre nosotros y todo lo que paso este verano…

Peter la miro extrañado pero se limito a realizarle una seña para que continuara hablando mientras él comía su postre.

-Bueno…La verdad no se exactamente como hablar por eso esquivaba las preguntas pero hay una decisión que tome y espero que me comprendas…

-La, sabes que podes decirme lo que sea…

-Si lo se…Lo que pasa es que te quería dar las gracias de vuelta por haber soportado que llorara a tu lado la traición de Benjamin…-Peter la interrumpió para decirle que no tenía porque decirlo…-Lo digo porque me nace decirlo, y también quería recordarte que yo siempre voy a estar para escucharte o intentar aconsejarte sobre lo de Camila-como siempre una pequeña punzada nacía en su corazón al recordarlo-Pero en realidad no te dije lo que siento…

-Bien ¿Qué esperas para decírmelo?-Peter dejo finalmente el postre de lado y se dedico a mirar a Mariana que tenía la mirada concentrada sobre su mano que jugaba con la cucharita.

-Si…Bueno…Me duele Peter, me duele saber que es otra la que te va a dar un hijo…Yo desde chica tuve un sueño...-todavía tenía la mirada agachada pero podía sentir la de él presionándola para que siga hablando-…Que yo iba a ser la primera y única en darte hijos…

-Yo también tuve el mismo sueño…-sus ojos marrones se elevaron para ver los verdes de él que la miraban con un destello extraño…-Y todavía lo sigue siendo.

-No, ya no…Vos te mandaste una irresponsabilidad enorme y ahora otra te va a dar ese hijo…-ahora el que agacho la mirada es Peter…-No quiero que suene como reproche pero lo tenemos que hablar, yo no me arrepiento de ofrecerte mi hombro para consolarte cuando lo necesites porque se que durante las semanas que te quedan acá la vas a necesitar y mucho.

-¿Semanas?-le pregunto interrumpiéndola, Mariana asintió a lo que le preguntaron-Lali ¿vos sabías que me quedo hasta abril?-ella negó-Bueno, me quedo hasta finales de abril y estoy pensando en la posibilidad de quedarme hasta que termine el embarazo.

Mariana lo miraba sorprendida, no podía creer la madurez que tenía, era capas de dejar todos sus sueños por un pequeño.

-¿Y tus estudios?

-Eso se vera luego…Bueno ¿nada mas para decirme?

-Si, hay algo mas…-Peter espero que ella hablara…-Entonces si te vas a quedar bastante tiempo yo quiero dejarte en claro que cualquier sentimiento que haya pasado los límites de la amistad mueren en este preciso momento, de ahora en mas o por lo menos hasta que yo sienta que ya no me duele el que Camila este en medio de nosotros.

-¿Me queres decir que no me haga ilusiones con volver a besarte, hacerte mía o poder soñar un futuro con vos?

-Si Peter, por lo menos hasta que sienta que no me vas a lastimar de nuevo…-Peter asentí sin emitir palabra…-Pero igual yo voy a estar a tu lado apoyándote…

-No quiero tu lastima Mariana.
Flash back: fin.

-.♥.-

-¿Y que paso después?-Gime estaba absorta en lo que le contaba, lo disfrutaba como si fuera un capitulo de su novela favorita…

-Intente dejarle en claro que no era lastima sino que yo intenta resguardar mis sentimientos pero cuando a Peter le cambias los tantos se vuelve necio por completo.

Ana se levantó del banco cuando Leo a lo lejos hizo señas de que retomaríamos el viaje, se aliso su falda y volteo a mirarme.

-Yo te felicito hermanita…-me acaricio el cabello-Tuviste las agallas para dejarle en claro que no ibas a dejar que te lastimara de nuevo.

Gimena se paró junto conmigo y me rodeo por la cintura, habíamos comenzado a caminar hacia los autos…

-Anita tiene razón, ese Lanzani tiene que comprender que no puede tenerte siempre y luego lastimarte-habíamos llegado junto al resto-De última que la pelee un poco.

Yo sonreí al escucharla, mis hermanas eran las mejores del mundo siempre tenían palabras que me harían sentir la mujer mas fuerte del mundo y que lograra que sonriera.

Minutos después estaba de nuevo con el cinturón de seguridad rodeando mi cintura, mi cabeza reposando en mi almohada, los auriculares dejando fluir la música por mis oídos, rebusque en mi bolso de mano el móvil y descubrí que tenía un mensaje nuevo.

De: Andy
Para: Lalita

“Me entere que estas viniendo para acá, te espero con ansias. Todavía me acuerdo que me debes un baile y un partido de tenías ¡claro esta que no te me escapas esta vez! Un beso”.


Si mis hermanas habían logrado que sonriera, este mensaje agrando la sonrisa decidí no responderle y dejándolo con picas, estos días en las sierras me iban hacer bien.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://hojasenblanco.foroargentina.net
Carlita
Admin
avatar

Mensajes : 741
Fecha de inscripción : 18/08/2011
Edad : 26
Localización : Rosario, Argentina

MensajeTema: Re: .-Fuiste mía un verano.- (Laliter)   Mar Ago 23, 2011 2:43 pm

Capitulo veinticinco.

Desde atrás de la cortina blanca que colgaba sobre la ventana que había a mitad del pasillo que daba a las habitaciones y tenía vista hacia el frente de la casa, observaba como cada miembro de los Esposito se subía sobre un auto distinto menos una, Mariana se quedaba estática por unos minutos, ella sabía que yo la estaba observando, siempre lo supo desde que éramos unos adolescentes y cada vez que Rogelio decía que partían de vacaciones, nosotros no hablábamos y yo me despedía de esa forma.

-¿Te vas a quedar largo rato viendo como se van?-la voz de Luz detrás de mí me tomo por sorpresa.

-¿Qué decís enana?-me voltee quedando cara a cara, ella estaba cruzada de brazos mirándome seriamente-¿Por qué me miras así?

-Porque sos un tonto…-revoleé los ojos al escucharla-No hagas así Pedro, sos un tonto y reconócelo.

No estaba de humor para escuchar los sermones de mi hermana, así que pase por su lado dirigiéndome hacia mi habitación pero se ve que Luz si quería decirme algunas cosas y no iba a parar hasta lograrlo.

-No ves que sos tonto, que huye de que le digan la verdad… ¡Peter podes escucharme que te estoy hablando!-me gritaba al verme recorrer mi habitación de un lado a otro.

Luz estaba al lado de la puerta con sus brazos en su cintura esperando que le hablara, pero no lo iba a hacer porque no tenía porque escucharla, ya fue suficiente con el rechazo definitivo de Mariana y mi cabeza que revuelve todo cada noche para que la escuche a ella.

-¡Peter!

-¡Que! ¡¿Qué queres que te diga Luz?!-los ojos celestes de mi hermana me miraban asustados-¡¿No ves que no tengo ganas de hablar?! ¡¿Qué no puedo hablar sin alterarme?! ¡¿Qué ya tengo suficiente conmigo solo para que vos me des un sermón?!

Deje caer mis brazos cuando termine de gritar, había explotado y ya nada iba a ser que me calmara, cuando volví a mirar a mi hermana sus ojos estaban lagrimosos como los míos, en ese momento no lo pude soportar mas y me largue a llorar dejándome caer sobre mi cama, sentí los pasos torpes de Luz al acercarse a mi lado y poder acunarme en su pecho.

-Ya esta Pitt…Perdóname, la tonta soy yo…-me acariciaba tiernamente el pelo-Es que me da bronca que estén sufriendo por una cagada que te mandaste y mas bronca me da que vos te hagas el orgulloso cuando ella-refiriéndose a Mariana-Te ofrece igual su ayuda.

-Yo no quiero su ayuda por conveniencia…-le hablaba entre sollozos…-Quiere que este a mi lado porque lo siente de verdad…

Y de a poco comencé a soltarme, a contarle el dolor que sentía cada vez que iba de Camila y me mostraba alguna ropita de bebe o cuando la veía a Mariana y dolorosamente me esquivaba, cada noche lloro pidiéndole al barbudo que sea una pesadilla y al despertar las cosas sean distintas pero nunca se me cumplía, Lali no me hablaba y Camila llevaba a mi hijo en su vientre.

-.♥.-

El día me la pase en familia, acompañando a mi madre cuando salio a realizar compras, ayudando a mi hermana con sus deberes del colegio, jugué con Bautista, tomé mate y toque la guitarra con mis hermanos y junto a mi viejo nos dedicamos a arreglar un auto por un largo rato.

Eran las once de la noche cuando volví a caer sobre mi cama, suspire al sentir mi cuerpo relajarse por completo había sido un día de familia pero agotador al completo, mis ojos vagaban por mi habitación evitando que mi mente comenzara a pensar cuando me cruce con una fotografía reciente.

Me acomode mejor sobre la cama y me estire hasta tener el porta retrato entre mis manos, era la primera foto de mi hijo, la primera ecografía de el y la emoción me consumió por completo.

-Por vos soporto todo esto pequeño…-dije en susurro antes de darle un beso.

Cuando por fin me había acomodado perfecto en la cama para dormir de una vez, el sonido agudo de mi móvil comenzó a sonar perezosamente lo atendí y lo que escuche me paralizo por completo.

-¡¿Pero ella esta bien?!...

-.♥.-

Flash Back: comienzo.


Al otro día de la cena con Mariana, te levantaste con mezclas de sentimiento entre enojo y tristeza, todavía recordabas las palabras de ella mientras desayunabas pero fueron interrumpidas por una llamada.

-¿Si?

-Pedro, soy Cami…-escuchaste desde el otro lado de la línea.

-¿Qué paso Cam?-vos te dedicabas a desayunar tranquilamente.

-Te quería avisar que hoy tenemos la primera ecografía o mejor dicho ultrasonido del bebe…-y todo en ese instante se detuvo, luego solo escuchaste que en una hora te esperaba en la clínica donde ella se atendía.

Una hora y media después estaban ambos en la sala de espera, la Dra. Medina se encontraba retrasada con los turnos así que tuvieron que esperar más de lo debido.

-¿Camila Hernández?-la vos dulce de la doctora obtuvo su atención-Adelante.

La típica presentación del médico con el padre del bebe explicándole lo que harían en ese momento, Camila se encontraba recostada sobre una camilla con su panza plana aun al aire.

-Te va a dar un poco de frío esta crema…-le aviso cuando se la esparció y como aviso a Cami le dio un escalofrío-Bueno, el ruido que van a escuchar ahora va a ser el latido del corazón y luego veremos si podemos encontrar imagen del feto.

Ambos asintieron, Peter se encontraba sentado a un lado de la pelirroja quien te tenía una mano aferrada a la de él y la otra sobre su pecho, de pronto unos ruidos comenzaron a sonar y segundos después se escuchaba un ruido mas parecido al galope de caballo.

-¿Ese es su latido?-pregunto él realmente emocionado, la doctora con una sonrisa asintió-Suena fuerte…

-Y así es, los latidos están a la perfección…-Camila miro sonriente a Pedro, la doctora le limpió el gel para colocarle otro-Bueno, ahora vamos a buscar imagen para que conozcan a su hijo.

Los ojos verdes de Peter estaban detenidos en el monitor donde la doctora les indicaba que aquella pelusita que veían era su hijo, las lágrimas en el rostro de la madre no se hicieron esperar y en Peter tampoco.

-Felicidades chicos…-la doctora termino la ecografía dejando congelada la imagen del feto en la pantalla del monitor…-Ahora vuelvo con la eco para que cada uno tenga su copia, con permiso.

La doctora desapareció y Camila se dirigió hacia el baño, quedando solo Juan Pedro en aquella habitación blanca que le producía escalofríos, se acerco lentamente hasta el monitor mirándolo sin salir de su sorpresa, sus ojos estaban repletos de lágrimas porque a pesar de todo ese era su hijo.

-No sabes cuanto te quiero…Es raro querer a alguien sin conocerlo pero es así, te quiero y me voy a encargar que seas la mejor persona del mundo…
Flash Back: fin.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://hojasenblanco.foroargentina.net
Carlita
Admin
avatar

Mensajes : 741
Fecha de inscripción : 18/08/2011
Edad : 26
Localización : Rosario, Argentina

MensajeTema: Re: .-Fuiste mía un verano.- (Laliter)   Mar Ago 23, 2011 2:45 pm

Capitulo veintiséis.

Las marcas de las llantas quedaron marcadas a lo largo de la calle cuando arranque en primera y pise a fondo el acelerador del auto, Facundo el amigo especial de Camila me había llamado avisándome que había pasado algo importante.

-¿Dónde están?...Si se donde queda…OK, en menos de quince minutos estoy por allá

Mis manos se aferraban fuertemente al volante y no me importa ver que mis nudillos se ponían colorados por la fuerza que hacia, porque mi vista estaba clavada sobre cada semáforo que se me presentaba en el camino rezando que estuviera en verde y no permitiera que perdiera un minuto mas de la cuenta.

-¿Dónde se encuentra Camila Hernández?-le pregunte a una enfermera que me cruce en el camino cuando entre corriendo al hospital.

-Disculpe señor no sabría ayudarlo…-mis manos apretaron fuertemente los hombros de la mujer y su mirada me transmitió miedo…-Señor me esta lastimando, suélteme.

-¡Peter!-escuche que me gritaban y solté de repente a la enfermera para voltearme hacia la persona-Tranquilo…

Me acerque a Facundo desesperado, con una sola mirada entendió lo que necesitaba saber y hacer, así que me indico el camino hacia la habitación donde Camila se encontraba. Lentamente abrí la puerta blanca y un dolor me causo verla llena de cables, moretones y sangre.

-¿Están bien?...-le pregunte a Facundo sin quitar mi vista de ella.

Facundo se coloco del otro lado de la cama con su mirada también en ella…-Ella va a salir adelante, necesita hacerse unos estudios y…

-¿Cómo que ella va a salir adelante?-mis ojos verdes se posaron en el hombre-¿Y el bebe?...

Facundo se paso la mano por el pelo intentando peinárselo sin resultados y sus ojos se mantenían bajos, si me asuste al recibir la noticia de que ella estaba internada mas me asuste al no recibir respuesta ante esa pregunta.

-Facundo ¿y el bebe esta bien?-le volví a preguntar, minutos después me saco de la habitación-¿Qué paso?

-.♥.-

Luego de varias horas de viaje por fin tocábamos suelo cordobés, Santa Rosa de Calamuchita era un destino que mis padres elegían seguido, debido a que aquí vivían primos de mi padre o viejos amigos de ambos.

Cerré mis ojos sintiendo la fuerza de los rayos ultravioletas del Sol, poco a poco una sonrisa se dibujaba en mi rostro y es que estaba comenzando a sentir la paz del lugar.

-Yo se que disfrutabas de esto hermanita…Pero necesitamos ayuda con los bolsos…-mire de mala manera a Patricio que siempre me arruinaba momentos.

Camine hasta llegar al auto donde mi padre me esperaba con mi bolso, me lo colgué al hombro junto a mi cartera de mano y almohada y me dirigí hacia la casa.

Era una casa nueva, debido a que la familia se agrando también debimos agrandar el hogar, contaba con cocina comedor que se unían, un living, contaba con seis dormitorios (Rogelío-Lucrecia en uno, Patricio en otro, Ana-Leo en otro, Gime-Facundo en otro, los pequeños en otro y yo en otro) y cada cuarto contaba con un baño, las habitaciones estaban decoradas al estilo de cado uno y el resto de la casa era estilo cabaña muy lindo y acogedor.

Una vez que termine de desempacar toda mi ropa decidí por salir a dar una vuelta por el barrio, necesitaba recorrer de nuevo las calles quienes fueron testigos de muchas travesuras, y pareciera que nada había cambiado en el tiempo que no volví a venir.

En la esquina seguía la verdulería, al frente todavía se encontraba el almacén, la municipalidad y la comisaría, a una cuadra seguía estando la misma lotería, tiendas de ropa y negocios de cabina telefónica, dos cuadras después llegaba al centro y no había nada nuevo, siempre seguían los mismos locales, bares y restáurense de la zona.

-¡Pero miren quien volvió!-exclamo una voz masculina, al no reconocerla decidí no hacerle caso.

-¡Petiza malcriada ya no recuerdas a tus amigos cordobeses!-y esa voz chillona si la llegue a reconocer.

Con una sonrisa pero con un poco de duda voltee y si eran quienes yo creía que eran, mi sonrisa se ensancho al igual que la de ellos, que no tardaron en rodearme con abrazos.

-¿Cómo estas Mana?-la que hablaba era Paz, amiga desde un principió la conocí cuando tenía trece años un verano que vine y salí a pasear con mis hermanas por el centro, desde ese momento nos hicimos muy amigas.

-¡Bien, feliz de verlos a todos!-me encontraba abrazándola por la cintura, éramos muy cariñosas-¿Ustedes como andan?-mis ojos intentaban inspeccionarlos a todos-¡Que grande que esta!-y corrí hacia Nadie que estaba embarazada de siete meses…-La ultima vez que vi tu panza fue por Facebook hace dos meses atrás.

-Si, crece día a día sin cansarse…-desde que espera al bebe siempre tiene una sonrisa en el rostro y un tono dulce en la voz, a ella la conocí en unas vacaciones de invierno, Paz fue la encargada de presentarnos en su cumpleaños, ese día Nadu (como la llamamos) me defendía de unas chicas que me cargaban por el corte de pelo desastroso que tenía.

Mis manos acariciaban tiernamente su panza cuando mis ojos la vieron sorprendida porque el pequeño había pateado en ese momento, un sentimiento de amor creció de repente.

-Claro, te concentras en ella pero en nosotros que nos caiga un rayo…

Largue una carcajada cuando mi rostro miro por encima del hombro de Nadine y vi a tres hombres (bueno, mejor dicho jóvenes) cruzados de brazos y con sus cejas fruncidas, uno era Joel, (él me había gritado cuando me vio pasar), Josuel (odia que lo llamemos así) es el mejor amigo de unos primos lejanos e irremediablemente en el momento en que nos conocimos nos hicimos inseparables, fue testigo de muchas lagrimas mías en aquellos viajes pero también el de muchas risas provocadas por todos ellos, a su lado estaba Fabio un rubiecito lindo y tímido, que a pesar de ser así siempre ganaba a las chicas mas lindas y por ultimo estaba Andy, aquel morocho que siempre tiene una cuenta pendiente para conmigo.

-¡Hay como los extrañaba!-y como pude abrace a los tres al mismo tiempo.

Una hora después los seis estábamos sentados en el bar tomando algo y charlando de todo, poniéndonos al día cuando mi celular comenzó a sonar incesantemente, “Pedro llamando” apareció primero pero decidí no contestarle, minutos después apareció “Agustín llamando” y también decidí ignorarlo pero cuando Candela me llamo realmente comencé a preocuparme pero este momento era de Paz, Nadine, Joel, Fabio y Andy.

-.♥.-

-No hay caso che…-Cande cerraba la tapa de su celular-No contesta ninguna llamada.

-¿Estará ocupada?-Eugenia estaba apoyada contra una pared

Rocío apareció con dos agua, una para ella y otra para Candela quien se había sentado sobre el piso cruzando sus piernas, Rocío se sentó a su lado dejando sus piernas elevadas.

-No, debe estar descansando por el viaje…

Yo me encontraba recostado contra la puerta blanca donde adentro se encontraba Camila siendo revisada por los médicos, mis ojos estaban perdidos y mi mente estallaba intentando entender todo lo que acababa de suceder.

De pronto cuando Facundo me saco afuera para contarme todo sentimos un ruido agudo proveniente de la habitación y nos encontramos con que Camila no tenía pulsaciones, la desesperación se apodero tanto de nosotros como de los médicos, ya hace mas de una hora que estamos afuera esperando que nos digan que paso.

-No aguanto mas la espera…-Nicolás estaba a un lado mío con sus brazos golpeando levemente la pared…-Por algo siempre evito ir a los médicos…

-Nico no es hora de hacer comentarios incómodos…-Gastón estaba parado en mitad del pasillo con su mirada concentrada en le piso.

Note que Agustín iba a decir algo pero que la puerta sobre la que yo estaba apoyado se abriera interrumpió cualquier situación, sentí las manos de Candela acariciándome la espalda en forma de apoyo cuando el médico hizo presencia.

-¿Señor Lanzani?-yo asentí asustado-Ingrese un momento.

Mire asustado a todos mis amigos quienes me rodeaban y no dudaron en darme palabras de apoyo acompañados de caricias para que entrara.

-Voy a intentar llamar una vez mas a Mariana ahora que entro al cuarto…-Candela tomo su móvil y marco el número correspondiente, uno, dos, tres pitidos sonaban cuando volví a salir de la habitación.

-¿Qué paso?-preguntaron todos al mismo tiempo.

-Los perdí…

Los brazos de Eugenia me rodearon el cuello aferrandome fuertemente, las manos de Rocío se abrazaban a mi cintura, las manos de Agustín frotaban mi poco pelo, Gastón y Nicolás miraban hacia la habitación sin creerlo y finalmente Candela le lanzaba un insulto al aire cuando Mariana volvía a cortar la llamada.


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://hojasenblanco.foroargentina.net
Carlita
Admin
avatar

Mensajes : 741
Fecha de inscripción : 18/08/2011
Edad : 26
Localización : Rosario, Argentina

MensajeTema: Re: .-Fuiste mía un verano.- (Laliter)   Mar Ago 23, 2011 2:48 pm

Capitulo veintisiete.

Flash back: comienzo

Era jueves por la noche y los distintos lugares que brindaban bebidas, música y distintos tipos de diversión comenzaban a abrir sus puertas para quienes estaban interesados.

-¿Estas lista Camila?...-Sofía, amiga de juerga, la esperaba apoyada contra el marco de la puerta-Se va a ser tarde y no vamos a lograr entrar…

Camila enseguida apareció en el salón colocándose una pequeña camperita…-Perdón es que con esto del embarazo me hincho y la ropa no me entra…

Sofía revoleo los ojos porque estaba encontra de que la pelirroja se haga cargo del feto, una vez que Camila estaba frente a ella, le ofreció la botella de cerveza que tenía en una de sus manos.

-¿Qué pasa?-le pregunto al ver la cara dudosa de Camila…-Una cerveza no le va a ser nada a eso…-refiriéndose al bebe-Dale, toma así le pones un poco de vida a la noche.

Unas horas después y unas cuantas de cervezas injeridas junto a distintos tipos de bebidas alcoholicas, Camila se encontraba bailando sobre una barra descaradamente.

-Ey Cam…-le grito Sofía para que la escuchara, la pelirroja la miro…-Ese que esta ahí te esta echando el ojo desde hace rato.

Camila volteo hacia donde le señalaron y vio a un hombre que no superaría los veintiséis años con un vaso de whisky entre sus manos y sonriéndole perversamente, las copas que Camila tenía encima no la hacían pensar con claridad, lo digo porque no tardo minutos en bajarse de la barra y caminar (lo que sus piernas tambaleantes le permitían) hacia esa persona.

-¿Disfrutando de la noche?-le pregunto el hombre cuando ella se paro frente a él.

-Digamos que si…-Camila rodeo los brazos alrededor del cuello de él…-Pero me gustaría disfrutarla mucho más... ¿No te parece?

El hombre no respondió sino que actuó, se levanto de la silla tomando de la mano a la pelirroja arrastrándola hasta un rincón bien oscuro del lugar, donde nadie podría molestarlos pero antes se detuvo en la barra para pedir unas bebidas.

-¿Qué es?-le pregunto Camila cuando él le ofreció el vaso.

-Vos solo toma...y disfruta…-concluyo cuando su boca fuertemente se apodero del cuello de ella, Camila intento sacárselo de encima pero la fuerza del hombre pudo mas…-Disfruta nena…Disfruta…

Luego de esa frase, el cuerpo de Camila cayo bajo el consumo de la bebida y de pronto las fuerzas para evitar cualquier situación ya no existían.

Flash back: fin.

“Estamos reunidos aquí para despedir los restos de Camila Hernández, fallecida el día Jueves veinte de febrero…”


La voz del padre Alberto sonaba a los lejos, por lo menos yo la escuchaba a los lejos porque mis pensamientos estaban clavados en los recuerdos de cuarenta y ocho horas atrás cuando Facundo me llamo avisándome que Camila estaba internada.

Mis ojos verdes se detuvieron en la lápida que llevaba impreso el nombre de ella y un remolino de sentimientos me invadió por dentro.

¿Por qué? ¿Por qué se dejo emborrachar? ¿Por qué se dejo convencer para salir? ¿Por qué se dejo que otro hombre la haga de él a la fuerza? ¿Por qué dejo que la drogaran? ¿Por qué no pensó en nuestro hijo?

Y había millones de porque en mi cabeza que no tenían respuesta y nunca la tendrían, solo estaban las palabras de Facundo relatándome cada momento como podía.

Flash back: comienzo.

Eran las nueves de la noche y Facundo estaba terminando de cenar cuando el timbre de su departamento retumbo en cada rincón, miro extrañado hacia la puerta porque no esperaba a nadie y no creía que alguien lo iría a visitar a esa hora y menos un viernes.

-¿Quién?

-La policía señor…-una voz gruesa se anunció desde el otro lado y mas le extraño la situación a Facundo.- ¿Facundo Ogullen?

-Si, soy yo… ¿Paso algo oficial?

-Tiene que venir con nosotros…-los ojos de Facundo se abrieron sorprendidos…-Hoy a la tarde se encontró el cuerpo de muchacha en la ruta y entre sus pertenencias se encontraba su nombre y sus datos.

Media hora después Facundo esperaba en el hospital ser llamado para que reconociera el cuerpo de la joven, los nervios lo habían invadido por completo.

-¿Señor Ogullen?-un doctor lo llamo…-Puede pasar…

No queriendo alargar mas el momento, en dos zancadas llego a la puerta y se reunió todo el coraje posible para ingresar a ese lugar frío y escalofriante.

-¿La conoce?-el doctor le consulto luego de dedicarle unos minutos.

-Si…-respondió en un susurro…-Es…Es una…Es una amiga…-respondió entrecortadamente.

-¿Puede decir su nombre?-el doctor tenía el documento de la muchacha en su mano pero necesitaba confirmar si se referían a la misma persona.

-Camila Hernández…

Flash back: fin.

-Todavía tengo fija la imagen de ella pálida y ensangrentada en la camilla…-Facundo estaba a mi lado y me hablaba en susurro…

-Yo no puedo evitar preguntarme porque lo hizo…-le dijo luego de unos minutos en silencio…-Si estaba todo encaminado…

La ceremonia había acabado y en el cementerio quedábamos solamente nosotros dos, frente a ella que desde se encuentre nos miraba y nos escuchaba.

-Aunque nunca te lo dijo sufría de una crisis…-mi mirada se poso en él-Peter, Camila a pesar de que te dijera que iban a ser felices con el bebe, lo que mas quería era quitárselo y vivir de nuevo la vida que llevaba.

-¿Por eso salía de fiesta, tomaba y se drogaba?-y escuchar aquellas palabras me dolían y mucho…

-No sabría responderte porque a pesar de eso que sentía, siempre fue responsable con su embarazado…-los ojos de Facundo se posaron en mi-No la odies…Lamentablemente pago su castigo…

Facundo tenía mucha razón, ella había pagado su castigo por la irresponsabilidad que había vivido pero nadie quiso que ese castigo fuera el final que tuvo.

Flash back: comienzo.

“El jueves veinte de febrero a las siete de la noche se declara el alta al fallecimiento de Camila Hernández, embarazada de siete semanas aproximadamente.

El motivo de su fallecimiento fue una sobredosis de alcohol, que superaba el 0.5 de lo permitido, mezclado con sustancias tóxicas, y recibiendo golpes fuertes en distintas partes de su cuerpo provocando de inmediato la perdida del feto que se estaba gestando en su interior.

Al hospital fue recibida veintiocho horas después, y en el mismo instante se comenzó a realizar todo lo que estaba al alcance de los médicos para salvarla pero no hubo éxito.”

Flash back: fin.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://hojasenblanco.foroargentina.net
Carlita
Admin
avatar

Mensajes : 741
Fecha de inscripción : 18/08/2011
Edad : 26
Localización : Rosario, Argentina

MensajeTema: Re: .-Fuiste mía un verano.- (Laliter)   Mar Ago 23, 2011 3:12 pm

Capitulo veintiocho.

Desde que llegue a Córdoba mi celular no paraba de sonar, se trataba de Candela que por lo menos dos veces en el día me llamaba y siempre terminábamos discutiendo ya que ella buscaba tocar el tema: Peter, pero yo no quería saber nada así que o terminaba cortando la llamada, ella la cortaba o buscaba otro tema para hablar.

-¿Cande que pasa?-era ella nuevamente.

-Hay porque me hablas así…Yo que te llamo…


Me voltee quedando acostada sobre mi cama con la mirada fija en el techo…-Candelita hablamos todos los días… ¿Me llamas por algo importante?

-¡Bueno no sabía que te molestaba que te llamara!


-Perdón Can… ¿De que queres que hablemos?

-Peter…


-¡No!-y me senté de golpe-Te dije que no tenemos nada de que hablar con respecto a él…

-Pe…


-Pero nada…-le interrumpí porque ya sabía que venía una discusión…-Mira Can, mejor hablemos a la noche ¿si? Andy me esta esperando.

-¿Andy? ¿Andrés? ¡Esposito hay algo que me ocultaste!

-Vetrano te llamo a la noche y te cuento todo…-sentí su respiración y algo me iba a decir…-¡No quiero quejas! Bye, hablamos luego…

-¿Te parece bonito cortarle la llamada de esa manera a tu mejor amiga?

Andrés estaba cruzado de brazos sobre la puerta de mi habitación, mis ojos se tomaron el tiempo para inspeccionarlo, su pelo estaba apenas peinado, sus ojos verdes tenían una mirada entre calida y cansada, su cuerpo apenas marcado descansaba sobre la puerta, interiormente pedí que la baba no se me escapara de la boca porque llevaba unas bermudas y una remera que me podían (el sabía que esa ropa en un hombre para mi es una debilidad completa).

-¿Y a vos te parece bonito escuchar conversaciones ajenas?-le pregunte canturreando mientras me levantaba de mi cama.

-Primero no escuche ninguna conversación ajena ya que llegue cuando cortaste…-me provoco gracia el tono triste con el que lo dijo-Segundo te vine a buscar ¿lista?

Tome una finita campera, mi celular, las llaves y alguna que otra cosa que fueron a parar a mi cartera y me voltee apoyándome sobre una silla que había en una de la habitación.

-¿Me vas a decir a donde vamos a ir?

-No, te dije que es una sorpresa.

-¡Andy porfi!-exclame haciéndole ojitos-No me podes hacer esto, sabes que soy impaciente.

Andrés estiro su mano esperando que sea cubrida por la mía…-Entonces te tendrás que armar de paciencia.

El viaje en el auto fue una tortura para Andrés ya que de mi boca solamente salía “¿Cuánto falta?” ¿A dónde vamos?” “¿Cuándo pensas decirme?” y de su boca solamente salían respuestas como “Disfruta del viaje” “Te dije que es una sorpresa y si te digo ya no lo es” “Si no te callas te dejo en medio de la ruta”.

Una hora después mis ojos leían “Rancho bonito”, gire mi mirada para ver la sonrisa de él ante mi sorpresa, cuando apago el motor descendí lo mas rápido que pude y me puse a inspeccionar el lugar.

-¿Rancho bonito?-le pregunte cuando él estaba a mi lado.

-Así es…Vamos a tener un día de campo…-una carcajada largo cuando mis ojos se abrieron-Lo vas a disfrutar… ¿Vamos?-y tomo mi mano sin pedirme permiso.

El lugar era hermoso, una gran cantidad de hectáreas repletos de árboles, un lago que lo rodeaba por donde miraras, unas cuantas cabañas distanciadas, la verdad que era un lugar precioso.

-Buenos días…-una mujer de unos treinta años nos daba la bienvenida-¿Tienen reserva?

-Si…Soy Andrés Luchesi, reserve para salir el día…

-Bien, fírmeme estos papeles para darle el alta a la reserva…Ante que nada soy Paola y estoy a su disposición por cualquier cosa que necesiten.-dijo entregándole unos papeles que fueron firmados al instante-¿Les explico mas o menos las actividades y los lugares que tienen para disfrutar?

-Nos encantaría…-le respondió amablemente Andrés.

Vimos como la mujer guardo los papeles que firmo mi acompañante y tomaba otros que colocaba sobre el escritorio y con una lapicera nos iba indicando cada cosa.

-Acá se encuentran ustedes, a diez metros a la derecha tendrán acceso a la zona caballeriza, lo que si antes nos tienen que avisar así les asignamos los caballos correspondientes…-ambos asentimos-Bien, también en esta zona encontraran espectáculos ya que cuenta con un sector de competencia. Hoy a las cuatro de la tarde se realiza la competencia de rodeos por si le interesa…-con su lapicera marco otro camino…-Un poco mas lejos hacia la izquierda se encuentra la zona de spa donde le realizaran masajes, baños de inversión o lo que desee, también por la misma zona hay campos de golf, canchas de tenis, boley, futbol y el deporte que desee…-mis ojos miraban sorprendida cada rincón que era marcado en el mapa…-Y por ultimo tienen el lago a todo su alrededor para disfrutarlo y en algunos sectores encontraran parrillas por si quieren hacer algo asado…Eso es todo, que disfruten de la estadía.

-Muchas gracias…-agradecimos los dos al mismo tiempo.

-¿Señor Luchesi preparado para disfrutar un día de campo?

El día fue como un cuento de hadas, mi sonrisa no se borro de mi rostro en ningún momento y el responsable era Andrés con sus detalles, con sus chistes, con las distintas formas de sorprenderme en cada momento.

-¡Hay que hermoso que es!-exclame corriendo hacia un caballo de color blanco con pequeñas manchas negras.

-¿Te gusta?-me pregunto Andy cuando con sus pasos lentos llego hacia donde estaba yo

-Es precioso…Si lo miras bien tiene algo misterioso que te atrae…-mis manos acariciaban constantemente con una dulzura simple el pelaje del animal…-¿Una cabalgata?-le invite entusiasmada, él al verme tan feliz no fue capas de negarlo.

Desde la última vez que estuve en el campo de mis abuelos no me había vuelto a subir a un caballa y que placer fue hacerlo, disfrutar el ruido de sus patas rosar a penas el césped mientras iba tomando velocidad, el aire que revuela mis pelos sin cuidado alguno.

-¿Disfrutando?-escuche que Andy me preguntaba al verme cerrar los ojos con la sonrisa siempre presente.

-Como una niña con juguete nuevo…

-Me encanta verte así…-y abrí mis ojos oscuros para ver los verdes de él que me miraban llenos de brillos-Te propongo algo…Una carrera hasta el río ¿te va?...-yo asentí…

-¡Oye es trampa!-le grite al ver que apenas moví en forma positiva mi rostro le ordeno a su caballo que comenzara a correr…

Luego de la carrera hasta el río, las sorpresas continuaron ya que cerca de la orilla se encontraba preparado una fogata con una pequeña heladera que contenían algunas gaseosas y algo de comida.

-¿Vos preparaste esto?-le pregunte cuando deje a un lado al caballo y me acerque…

-Mas bien pedí que lo prepararan…-me explico cuando se coloco a mi lado…-¿La estas pasando bien La?

-Mejor imposible Andy…El spa fue único… ¡Me dejaron echa una seda!-reí tontamente…-El almuerzo fue delicioso, el tenis fue estupendo porque te gane…-ambos reímos…

-Te deje ganar…-me dijo pegándome dulcemente en el hombro…-¿Y para un chapuzón en el río te quedan energías?

No pude llegar a responderle ya que me había tomado en sus brazos y en medio de mis gritos terminamos los dos dentro del agua fría, las risas no tardaron en llegar y con ellas los juegos…Una ahogadilla que sin querer le hice provoco que me levantara sobre su espalda y me tirara de golpe, carreras de una punta a la otra eran las causantes de peleas de quien había ganado.

-Hay pido…Pido…-pedía cuando salimos del río…-No doy mas…Nena no se te acaban las pilas nunca…-y se dejo caer sobre un tronco que hacia de silla.

-El que esta viejo sos vos…No puede ser que con veintidós años no me puedas llevar el ritmo…-y me senté a su lado, tengo que reconocer que un poco agitada estaba…-Gracias…-le dije cuando me ofreció una gaseosa.

-¿Brindamos?...-asentí…-Bien, brindemos por este día hermoso que pasamos, por estas vacaciones que sean irrepetibles y…

-Especiales como fueron cada una de las anteriores…-lo interrumpí, cuando termine de tomar un sorbo de mi gaseosa vi que me miraba fijamente-¿Qué pasa? ¿Tengo algo en el rostro?...

-Estas perfecta…

-¿Entonces por que me miras así?

Sus manos tomaron mi barbilla y mis ojos lo miraron asustados ya que se estaba acercando demasiado, note como su rostro se inclino ligeramente y sus labios capturaron los míos dándome definitivamente la bienvenida a Córdoba.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://hojasenblanco.foroargentina.net
Carlita
Admin
avatar

Mensajes : 741
Fecha de inscripción : 18/08/2011
Edad : 26
Localización : Rosario, Argentina

MensajeTema: Re: .-Fuiste mía un verano.- (Laliter)   Mar Ago 23, 2011 3:13 pm

Capitulo veintinueve.

Eran las cuatro menos veinte de la madrugada cuando el sonido que provenía de mi celular me despertó provocando que me sentara de un salta en mi cama sin entender lo que sucedía.

-¿Bueno?-conteste con mi voz adormilada.

-¡Por fin Esposito me atiendes el celular!
-la voz chillona de Candela logro que mi cerebro reaccionar de una vez.

-¿Qué pasa Cande? ¿Por qué llamas….-voltee para prender la luz del velador y ver la hora que era-A las cuatro menos veinte?

-¡Hace días que estoy dale que te dale llamarte y nunca me atiendes!
-estaba verdaderamente histérica y me la podía imaginar caminando de una punta a la otra-¡Y por una vez que me atiendes te quejas de la hora!

-¡Bueno ya! ¿Me llamas para recriminarme o que?

Escuche como Cande suspiraba para calmarse-La verdad que no, te llamo para hablar de algo que me esquivas hace días.

Me tire un poquito hacia atrás hasta que sentí en mi espalda el frío de la pared-Hay Cande si es para hablar sobre Juan Pedro no…

-¡Si, si y si!
-la interrupción de mi amiga me tomo por sorpresa-Vamos hablar sobre él porque es algo que necesitas saber…

-¿Qué paso?

-.♥.-

El después de Camila y mi bebe costo bastante, mis amigos estaban constantemente conmigo impidiendo que me culpara o dejara que la tristeza me invadiera. No importaba el día que fuera, Agus y Nico siempre se encargaban de sacarme de casa, Cande y Euge se encargaban de mimarme como las mejores amigas que son, nunca permitían que sintiera la ausencia de Mariana ni que los recuerdos de Camila me invadieran, el grupo se encargaba de ponerme una meta: salir adelante.

Lunes por la mañana, una nueva semana comenzaba y en lo primero que pensaba mi mente era en las mujeres que ya no tengo en mi vida: Mariana, el bebe (del cual nunca supe que sería) y Camila pero ese día iba a ser diferente, era lo que me había propuesto.

Luego de ducharme, cambiarme y ordenar un poco el desorden de mi habitación, decidí ir a desayunar algo ya que no había querido hacerlo a primera hora con toda la familia.

-¡Por fin te levantas dormilón!-mi madre estaba sentada en la mesa tomando mate y leyendo el diario.

-Anoche llegue tarde y hoy no tenía ni un poquito de voluntad de madrugar…

Ayer por la noche Victorio se había encargado de arreglar una cena en su casa y nos habíamos quedado hasta altas horas de la madrugando comiendo, tomando, jugando a distintos videos juegos, haciendo partidos de cualquier deporte que se nos ocurría y por supuesto charlando de distintos temas.

-Gracias-le dije luego de que me pasara un mate…-Mami tengo algo que comentarte…

Analía elevo un poco sus ojos sobre sus lentes-Dime hijo…Sabes que puedes hablar conmigo de lo que sea.

Antes de hablar le devolví el mate-Vuelvo a Fisherton, las vacaciones para mi acabaron y es hora de retomar mi vida.

-.♥.-

Corte la llamada con Candela a las cinco de la mañana, una hora tardo en contarme todo lo que había pasado en el pueblo y a las seis de la mañana fue cuando decidí levantarme de mi cama e ir hasta la habitación de mis padres para comunicarles que apenas este lista me tomaría el primer bus hacia Arroyo Seco.

Y ya llevaba dos horas dentro del autobús que me llevaba hacia mi pueblo, me encontraba recostada en mi asiento lo mas cómoda posible, tenía la vista fija en la ruta y la música era la única que escuchaba mis pensamientos.

No podía creer lo egoísta que había sido, Peter me necesitaba, necesitaba a su amiga y yo había ignorado cada llamada, cada intento en los que quisieron contarme lo que pasaba.

Si bien Cande llego a decirme que Pedro desde el primer momento pidió que no me enterara, era sabido que ella no lo iba a permitir pero nunca nadie pensó que la que lo iba a impedir iba a ser yo.

En lo que duro el viaje mi mente solamente pensó en como estaría, si estaría todavía llorando su perdida, si habría hablado con alguien o si se habría guardado todo su dolor, si los chicos intentaron animarlo o dejaron que él estuviera solo. Había tantas cosas que surgieron de un momento a otro que mi mente no daba abasto, solo quería llegar, verlo y primero que todo abrazarlo.

-.♥.-

Una vez que termine de tomar mates con mi madre, hablar seriamente de mi decisión, explicarle cada motivo y explicarle que no me iría mañana sino que en unas semanas mas, dejó que me retirara.

Desde que paso lo que paso los chicos nunca permitieron que estuviera solo, pero esa mañana necesitaba hacerlo, necesitaba encontrarme con mis pensamientos, con los sentimientos que tenía adentro y no había podido acercar.

Estaba caminando por la plaza cuando la presencia de alguien me tomo por sorpresa.

-¿Te puedo acompañar?-al escuchar aquella voz tan familiar voltee sorprendido-Hola…

-Mariana…

Si, era Mariana, Lali para los amigos y había vuelto de sus vacaciones, por lo menos el bolso que colgaba de su mano me daba a entender que ya no estaba de vacaciones.

-¿Qué haces aquí?-le pregunte sin comprender la situación-¿No estabas en Córdoba?

-Así es…Pero regrese…-su sonrisa se borro de pronto y con un gesto que hizo mi cabeza comprendí el motivo de su regreso-Me entere de lo que paso y necesite venir para verte…

-Pues llegaste tarde…

Luego de darle esa respuesta volví a voltearme a retomar el camino que estaba dispuesto a hacer, no me importo despedirme de esa manera ya que era verdad, había llegado tarde cuando la necesite de verdad ella no quiso enterarse de lo que sucedía y ahora semanas después volvía, aunque todavía la necesitaba no podía soportar saber que en aquel pueblo ella había estado con otro….Yo también tengo conocidos en Córdoba que se encargaron de contarme las nuevas novedad, el mundo es un pañuelo ¿no?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://hojasenblanco.foroargentina.net
Carlita
Admin
avatar

Mensajes : 741
Fecha de inscripción : 18/08/2011
Edad : 26
Localización : Rosario, Argentina

MensajeTema: Re: .-Fuiste mía un verano.- (Laliter)   Mar Ago 23, 2011 3:15 pm

Capitulo treinta.

Solamente lo vi alejarse de mi como si fuera una extraña, como si fuera su peor enemiga en aquellos momentos y me partió el corazón en mil pesados.

Con la cabeza gacha gire en noventa grados y camine hasta mi casa, pensando en todo y en nada, cerré la puerta de un golpazo agradecida de no escuchar la voz de mi madre gritándome “¡cuidado con la puerta, el día que tengas tu casa propia vas a poder romperla tranquila!”. Tire el bolso a un lado de los sillones y yo me deje caer sobre el grande.

-Pues llegaste tarde…

La voz de Peter resonaba en mi cabeza, había sentido tanto dolor en sus palabras, había notado amargura en ellas y eso la hacia sentirse mas culpable de lo que ya se sentía pero de pronto miles de recuerdos surgieron de nuevo.

Desde el reencuentro, el primer beso, el haberlo sentido unido a mi, la traición de Benjamin y a pesar de eso Peter a mi lado consolándome, cuidándome; luego el embarazo de Camila y mi orgullo que me impedía estar a su lado pero sus palabras, que dejara su orgullo para pedirme ayuda lograron que pueda acompañarlo, lamentablemente el dolor por el verdadero amor supero cualquier situación y una vez mas nos alejábamos peleados, mas tarde Andy que con su ternura, con sus ganas de disfrutar cada momento hicieron que durante unos días me olvidara de todo pero Peter siempre sería el primero en todo y por ese motivo cuando por fin Candela logro contarme lo que sucedía no dude en volverme, pero ahora él no me quería ver, no me quería escuchar.

“Si de verdad lo amas no te rindas…Lucha por él…” fueron las palabras que alguna vez me dio mi madre y eso iba a hacer.

Me levante del sofá y sin importarme cuanto tiempo tendría que esperar, cuantas veces tendría que golpearle la puerta y gritarle para que me escuche, yo iba a estar a su lado…Cueste lo que cueste.

-.♥.-

-¿Qué haces acá Mariana?

Acababa de llegar de la caminata que di y me encuentro a Mariana sentada en la entrada de mi casa abrazada a sus rodillas, por lo visto esperándome a mi.

-Tenemos que hablar…-me dijo cuando se paro al verme.

Mi mirada hizo un panorama de mi casa, de la casa de ella, de la calle y finalmente suspire para volver a verla a ella que ahora estaba parada frente a mí con sus manos hundidas ¿y el rostro contorneado de lágrimas? ¿Había estado llorando? ¿Por qué?

-Yo creo que no tenemos nada de que hablar…-mis manos jugaron con las llaves de mi casa para evitar el nerviosismo que tenía encima…-Pensé que lo entendiste cuando te dije que era tarde…

-¡No es tarde por amor de Dios!-el grito que pego me tomo por sorpresa-¡Nunca es tarde para hablar! ¡Pedro no te estoy pidiendo que regresemos, que me perdones o la idea que se te ocurra…Solo te estoy pidiendo que hablemos!...-Lali se callo un momento-Eso solo te pido por favor…

Aunque por fuera intentara rechazarla, hacerme el superado, por dentro agradecía que insistiera para hablar, la necesitaba y mucho…Necesitaba sus palabras, sus mimos y a pesar de que llego días después en ese momento estaba ahí frente a mi, con su rostro acongojado pidiéndome por favor susurro tras susurro.

Una vez mas desvíe mi mirada hacia otro lado que no se ella pero podía sentir sus ojos sobre mí, transmitían confusión, dolor, nervios y…Y finalmente pase a su lado para poder abrir la puerta de mi casa.

-.♥.-

-¿De que quieres hablar?-Peter se sentaba a mi lado luego de alcanzarme un vaso de agua.

Antes de hablar tome un poco ya que tenía la garganta seca, mis ojos los deje clavado en el líquido transparente pensando bien como decirle todo lo que guardaba.

-Primero quiero saber como estas…-ahora mi mirada se posaba en él-¿Cómo llevas todo esto?

Pedro se despeino un poco, pude descubrir que en semanas nadie le había preguntando eso, me había enterado que nuestros amigos estuvieron ocupados en distraerlo pero nadie se había detenido en preguntarle simplemente como estaba.

-Eres la primera que me lo pregunta…-y que me lo confesara me tomo por sorpresa.

Mi mano con un poco de temor acaricio el brazo de él, esperaba rechazo, esperaba que Pedro retirara su brazo pero al contrario sus manos tomaron la mía para apretarla, para unirse y ese pequeño gesto me desestabilizo por completo.

-¿Quieres hablar? ¿Quieres desahogarte aunque sea un poco?...El resto puede esperar.

Espere a que Peter reuniera fuerza para comenzar hablar y en el momento en que dijo “nunca pensé sentir este dolor tan grande en mi corazón…” tuvo toda mi atención puesta en él, mis ojos paseaban por todo su rostro inspeccionando cada gesto, cada rasgo, a veces se detenían en los verdes cristalinos que estaban los ojos de él que todavía guardaban lagrimas dentro suyo y otras veces solo me dedicaba a acariciarle los brazos, darle apretones en la mano para que no se quebrara y pudiera hablar hasta que no tenga mas nada guardado.

-Era mi hija La…A pesar de que halla sido concebido con la persona equivocada, que no era buscado ni nada era mi hijo…Ese pequeño no se merecía ese final…No se lo merecía…-sus manos secaron bruscamente las lagrimas que lograron escaparse…-No pude ni conocer su carita, solo tengo la imagen de un redondel donde él estaba creciendo y…

No dude en levantarme enseguida al ver cuando se quebró finalmente, mis brazos lo rodearon y su cabeza descanso en mi pecho lloraron todo el dolor que guardaba, llorando el dolor de haber perdido un hijo. Y mis lágrimas se mezclaban con las suyas porque el dolor de Peter era mi dolor, y ese dolor no podía soportarlo, así que solamente me dedique a acunarlo entre mis brazos.

-Llora bebe…Llora todo, no te guardes nada…-mi corazón se rasgaba mas y mas al escuchar como su llanto se incrementaba-Pero recuerda que ese pequeño esta en algún punto del cielo cuidándote y estará preparándote una sorpresa o algo para que realmente seas feliz…-tome su rostro entre mis manos para que me vean…-Ese pequeño ahora es tu ángel…

-Nuestro ángel…
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://hojasenblanco.foroargentina.net
Carlita
Admin
avatar

Mensajes : 741
Fecha de inscripción : 18/08/2011
Edad : 26
Localización : Rosario, Argentina

MensajeTema: Re: .-Fuiste mía un verano.- (Laliter)   Mar Ago 23, 2011 3:16 pm

Capitulo treinta y uno.

Días después, las cosas fueron volviendo poco a poco a la normalidad, en mi casa habían sucedido varios acontecimiento: el avisar que me volvía a Fisherton causo un poco de revolución, Juan Pablo se había ido con Lucía y su familia de viaje por unos días antes de que nazca el pequeño, Juan Martín estaba a full con el trabajo ya que le habían dado un asenso por los años que llevaba trabajando en la empresa, Bautista estaba terminando de disfrutar sus vacaciones porque faltaba poco para el comienzo de clases, al igual que Luz que desde que se había enterado de mi partida el trato no era igual.

Miércoles por la tarde, mitad de la semana, primer día de marzo y si febrero se había ido con todos los dolores que nos había traído, deseando que este mes nuevo fuera totalmente distinto.

-¿Hola Alicia? Soy Juan Pedro…-Alicia era la mujer que limpiaba mi departamento en la otra ciudad…-Yo todo bien ¿usted?...Me alegro mucho Ali…-me rasque la frente…-Mire la llamaba para avisarle que el viernes me vuelvo a la casa y quería saber si usted podría ya dejarme las compra y la limpieza lista…-voltee quedando frente a la pantalla de la computadora…-Eres una grosa Alicia, ¡no se que haría sin usted! Nos vemos a la vuelta, besos…

Una vez que colgué la llamada y deje el aparato sobre mi escritorio, puse mi atención en la pantalla de mi computadora donde salía plasmada “Universidad de Relaciones Publicas”, era lo último que faltaba para tener todo listo para mí vuelta a la rutina.

-Inscripciones para el año lectivo 2011…-leí mientras hacia clic en la perilla…

Estaba por terminar de completar el formulario cuando unos golpes en la puerta me distrajeron, seguro que sería algunos de mis hermanos le di permiso de ingresar…

-¡Ey pendex que haces!-la voz de Nicolás me tomo por sorpresa.

-Na...Nada…-tartamudee por los nervios, antes de voltear minimice la pagina…-¿Qué andan haciendo ustedes?
Ya que al voltear me encontré con Nico, Agus, Vico y Gastón, el primero se tiro sobre mi cama rebotando varias veces, el segundo se acerco hasta un rincón donde había una pelota de rugby que fue a parar entre sus brazos, el tercero se tiro sobre un puf que había a un costado de mi cama y el ultimo se quedo parado donde estaba.

-Veníamos a buscarte…-me contesto Agustín mientras jugaba a tirar y atrapar la pelota…-¿Viste el día que hace afuera?

Mis ojos miraron por la ventana y se podía ver un hermoso día de verano, el sol estaba más brillante que nunca, el cielo no tenía ni una nube que lo molestara y la temperatura era perfecta.

-¿Y eso que tiene que ver?-le pregunte viendo una vez mas a mis amigos…

-¡Que no te puedes quedar encerrado!-el que grito fue Nicolás…-Te tenemos una propuesta.

Estire mis piernas y cruce mis brazos sobre mi pecho-¿Qué propuesta tienen?

-Un picnic en el lago…-Gastón río al ver mi ceño fruncido-Idea de las chicas…

Victorio me tiro con un almohadón…-¿Qué decís? ¿Te prendes?

-¡Obvio! Pero antes me quiero cambiar…-me levante de la silla y camine hasta la puerta…-Así que muchachos me esperan en la sala….

Los cuatro salieron entre quejas y yo reía a carcajadas pero cuando cerré la puerta, las carcajadas acabaron y en lo único que pude pensar fue en como iba a extrañar a estos vagos, suspire y volví a sentarme frente al aparato, termine de completar unos datos y coloque enviar…

-Listo, solo queda preparar las valijas…

-.♥.-

-¿La, terminaste con los emparedados?

-En eso estoy Euge…Ahí sobre la mesada tienes ya algunos terminados…-Eugenia me sonrío y se dirigió a guardas los emparedados que estaban listos.

Mi casa era un caos, llena de mujeres que iban y venían todo el tiempo, Eugenia era la encargada de preparar las canastas con las comidas, Rocío con mi ayuda éramos las encargadas de preparar la comida, María de buscar algunos juegos de mesas para llevar (sabíamos que los hombres no se olvidarían de la pelota de futbol ni la de rugby), Cande siempre tenía preparado unas cuantas revistas de moda e chimentos y la cámara de fotos. Solo faltaban Daky y Dani que ya habían regresado a sus respectivas universidades.

-¿A que hora quedaron con los chicos?-Cande se sentaba en una de las sillas…-Estoy aburrida…

-Ya falta poco para irnos Tero…-yo reía al verla con un puchero…-A vos te pasa algo mas…

Cande me miro y corrió a mis brazos…-No quiero que acaben las vacaciones…

No pude mas que largar una carcajada, mi amiga era un personaje…-¡Ay Cande no seas exagerada quieres!

-Vos lo decís porque te quedas aquí…-ella se separo de mi y me miro con un puchero…-Yo tengo que volver a esa facultad de diseño y dejar a mi cacheton aquí solo…
-¿Para que estoy yo linda? ¡Lo voy a tener cortito!-Agus había acabado su carrera y hasta que empezara a trabajar se quedaría en el pueblo.

-¡Mas te vale!...-me amenazo Candela con un dedo recibiendo mi risa como respuesta.

Todas estábamos concentradas en la cocina hablando de lo que escuchábamos en la tele, típico de mujeres criticar a otras, cuando el sonido del celular de Rocío nos aviso que los chicos ya nos estaban esperando, así que le alcance a Eugenia los últimos emparedados para que los guardara y acomode todo para dejarle la cocina limpia a mi madre.

-¡Vamos!-grito emocionada Candela enganchándose de los brazos de María que iba con las revistas acuesta.

-.♥.-

Como se había dicho al principio el día era perfecto para disfrutarlo afuera de una casa, la temperatura era elevada pero soportable, por ende el agua del lago estaba demasiado apetecible.

-¡Menos mal que les insistí que se colocaran la bikini!-exclamo María mientras se sentaba sobre una roca…-¡¡Nos hubiéramos artado de leer solamente revisas!!

Ya que los chicos llevaban horas jugando a partidos de futbol y por lo visto no tenían planes de dejar de hacerlo.

Hacia un poco mas de tres horas que estaban en el lago y ya habían comido algo, jugado algunos juegos de mesa y leído bastantes revistas, mientras los chicos se encontraban jugando al futbol, ellas disfrutaban del sol que quedaba y del lago.

-Hay que reconocer que tuviste una buena idea…-Eugenia estaba recostada sobre una toalla a unos metros de la orilla

Candela salio de debajo del agua salpicando a María a y a Rocío quienes gritaron provocando la risa de Mariana y Eugenia…

-Ya no se quejen tanto, es un poco de agua nada…-se quejo Cande sentándose al lado de Lali…-Che como que ya me aburrí de estar en el agua… ¿Y si hacemos algo con los chicos?

-¿Cómo que?-le pregunto la rubia pelilarga…

Mientras las chicas se dedicaban a parlotear y a encontrar ideas para entretenerse, Mariana se encontraba callada mirando hacia donde estaban los chicos, tanto Agustín como Peter se encontraban de espalda a ellas y muy cerca de la orilla del lago, de pronto una sonrisa traviesa se impregno en el rostro de la morocha e inmediatamente se levanto de un salto para dirigirse sigilosamente hacia ellos.

Una vez que se coloco detrás de ellos le hizo una seña de silencio a Nacho (que se había sumado mucho después al picnic), Nico, Gastón, Victorio y Pablo, quienes sonrieron cómplices.

-¡Ay! ¡No!-gritaron al mismo tiempo Agustín y Peter cuando sintieron tambalearse hasta caer dentro del agua.

-¡¿Quién fue?!-exclamo Peter saliendo de golpe de debajo del agua…-¡Así que te parece muy gracioso!-dijo al ver a Lali riéndose sin límite.

-¡No!-grito ella cuando vio como Pedro se le acercaba con una mirada de venganza…-¡Peter por favor no! ¡Pe….
Y fue demasiado tarde, Peter la había tomado en sus brazos y tirado junto a él al agua, al instante el resto de los chicos hicieron lo mismo con Eugenia, Rocío, María y Candela, lo que logro una guerra dentro del agua.

Las risas, los gritos, los chapoteos, las ahogadillas eran indicios de que la estaban pasando bien pero el hambre había vuelto a surgir en todos y se vieron en la obligación de salir, Lali se encargo de repartir los emparedados que quedaban y Nico se encargo de preparar una buena picada.

-Chicos quiero contarles algo…-anunció Peter dejando a un lado su cerveza.

-¿Qué cosa?-le pregunto Agustín que descansaba sobre las piernas de su chica.

Peter se dedico unos momento para mirarlos a todos, luego de pasar aquella maravillosa tarde con sus amigos se había decidido por contarles que se volvió a la ciudad.

-¿Pitt pasa algo?-Eugenia lo trajo de nuevo a la realidad.

-No…Bueno si…Pasado mañana me vuelvo a Fisherton.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://hojasenblanco.foroargentina.net
Carlita
Admin
avatar

Mensajes : 741
Fecha de inscripción : 18/08/2011
Edad : 26
Localización : Rosario, Argentina

MensajeTema: Re: .-Fuiste mía un verano.- (Laliter)   Mar Ago 23, 2011 3:19 pm

Capitulo treinta y dos.

Por lo menos diez minutos desde que hable pasaron, y nadie era capas de decirme algo, por lo menos “te vamos a extrañar”, al contrario solo había silencio y mas silencio…

-Pueden decir algo…-comente por si no lo sabían.

Candela que estaba entretenida acariciando el cabello de Agustín agacho la mirada y él se reincorporo con una mirada totalmente seria, Nicolás que estaba apoyado contra el árbol, no tenía ninguna expresión en su rostro por lo que entendí que mi hermana se había encargado de contarle ya hace algunos días la noticia y el rubio espero hasta que yo se la diera. Tanto Victorio como Nacho no dijeron nada, solo se limitaron a ser muecas de lamentos en sus rostros, Gastón miraba detenidamente hacia Eugenia quien le tomo la mano dulcemente. María fue otra que agacho la mirada sin decir nada, Rocío se abrazo a Pablo quien se escondió entre los cabellos de su chica.

Faltaba encontrarme con el rostro de Mariana pero no podía verla, no seria capaz de soportar cualquiera mirada de ella, sin importar cual sea, como no estaba preparado para que ella fuera la primera en hablar.

-Que te valla bien entonces…-y como hablo se levanto tomando fugazmente sus zapatos y ropa y desapareció de nuestras vistas.

-Chicos…-dije en un susurro.

-¿Por qué te vas?-pregunto lentamente Gastón sin quitarle la vista a Eugenia-¿Te aburriste de la vida de pueblo?

Mi ceño se frunció sin comprender la pregunta del rubio-¿Qué decís Gas? ¡No me voy por ese motivo!

Agustín me miro y su mirada se me clavo en lo mas profundo de mi alma…-¿Entonces porque te vas?

-No tengo motivos para quedarme…

-¿No tenes motivos para quedarte? ¿Y tu familia? ¿Nosotros?-me ataco atolondradamente María.

-Tanto ustedes como mi familia saben que pueden irme a visitar a la ciudad cuando quieran…

De reojo vi como Pablo se levantaba del suelo y la ayudaba a Rocío…-Gracias por ser tan egoísta…

-¿Qué? ¿Por qué me decís eso Pablo?-le pregunte sin entender, me estaban atacando y yo no comprendían el por que.

-Por que esta claro que te vas por Mariana, por que ella no es tuya y como estas seguro de que no va a serlo preferís escapar, una vez más…

-No es así la cosa…

Candela ya tenía colgado su bolso al hombro y el brazo de Agustín rodeándole el cuello…-No te mientas mas Peter, todos sabemos que esa es la razón verdadera solo falta que tu la entiendas y te la juegues.

-.♥.-

-¡Se va Gime! ¡Se escapa otra vez!-gritaba histéricamente-¡No lo puedo creer! ¡Es un maldito cobarde!

Gimena me miraba desde su escritorio sin decir ninguna palabra, había llegado a su oficina sin avisarle y sin explicarle nada comencé a decirle todo lo que sentía y como salía de mi cabeza sin ser procesado antes.

-Lali puedes calmarte y hablar civilizadamente…-eso no fue una pregunta sino una orden, el tono duro (que generalmente utiliza con mis sobrinos) me lo hizo notar…-Gracias, ahora si explícate mujer…

Me pase las manos por mi revoltoso cabello e inhale varias bocanadas de aire seguidas…-Estábamos todos disfrutando de un día de picnic, nos la estábamos pasando tan bien hasta que Peter dijo que tenía algo que contarnos…-me calle un instante al recordar la noticia que había dado.

-¿Cuál fue esa noticia?

-Se va Gime, se vuelve a la ciudad y los deja a todos una vez mas…

Gimena apoyo sus manos sobre su escritorio y movió su rostro en forma positiva al comprender la situación.

-¿Y a vos que te molesta? ¿Qué deje a sus amigos y a su familia o que te deje a vos?

Esa pregunta me tomo totalmente por sorpresa, ya hacia tiempo que había dejado en claro que con Peter no podría pasar nunca nada mas que una linda amistad, todo el daño que vivimos este verano estaba todavía sin cicatrizar.

-Obviamente que me duele que deje a sus amigos y familia…A todos les había ilusionado tenerlo acá todos los días…-le respondí desviando disimuladamente la mirada.

-Sabes que no te creo nada…-yo seguí sin mirarla…-Y que no me mires para negármelo me lo confirma…Lali… ¡Ey La mírame!-sus manos delicadamente tomaron mi mentón y nuestras miradas se cruzaron…-Deja el miedo de lado una vez por todas… Arrójate de cabeza a la pileta hermanita.

-.♥.-

La noche por fin había caído sobre Fisherton, los faroles se encendieron para realizar el trabajo de iluminar las calles, los negocios comenzaron a bajar persianas, las personas poco a poco iban dejando vacías las veredas y se resguardaban en la calidez del hogar.

Hace horas que estoy encerrado en mi habitación, había decidido por no cenar y a dedicarme a preparar la valija y a guardar alguna que otra cosa que me llevaría a mi casa.

“Por que esta claro que te vas por Mariana, por que ella no es tuya y como estas seguro de que no va a serlo preferís escapar, una vez más…”

“No te mientas más Peter, todos sabemos que esa es la razón verdadera solo falta que tú la entiendas y te la juegues.”

Las voces de Pablo y Candela resonaban en mi cabeza, aunque se lo negara a todos, ellos tenían razón me iba por Mariana.

Había regresado con el fin de pasarlo bien con mis amigos y por que no decirlo, disfrutar de los besos y caricias de Mariana una vez mas en mi vida pero el destino tuvo preparado algo distinto, Benjamin, Camila, hechos que no estaban previstos para ninguno de los dos y que nos dañaron demasiado.

Y por ese mismo motivo porque solamente hice sufrir a Lali fue que decidí irme otra vez a la “gran ciudad”, a la “gran vida”, por que no puedo ni quiero hacerle mas daño a ella, no se lo merece aunque me duele decirle adiós, me duele dejarla acá sola pero se que es lo correcto.

-.♥.-

Mi hermana tenía razón me la tenía que jugar, tenía que darme la chance de ser feliz por una vez en la vida y para siempre.

Tenía que dejar el miedo de que saliera lastimada y entregar todo por este amor, que todos en especial él y yo sabemos que es verdadero.

-¿Alo Cande?

-Si Lala… ¿Pasa algo?

-¿Estas sentada? Por que lo que te tengo que contar va a ser que te caigas de cola…

-¿Qué cosa? Me estas asustando.

-Me la voy a jugar con Peter, basta de miedos y de inseguridades, voy a olvidarme de todo y me la voy a jugar.

-¿Me lo decís enserio?

-¡Si Cande! ¡Amo a Peter y no lo voy a perder una vez mas!...-reí al escuchar el grito agudo de mi mejor amiga-Por eso necesito tu ayuda… ¿Cuento con vos?

-¡Mas que obvio petiza!

Y entre risas, gritos de felicidad las horas de la noche me las pase colgada al teléfono preparando lo que sería la reconciliación del año.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://hojasenblanco.foroargentina.net
Carlita
Admin
avatar

Mensajes : 741
Fecha de inscripción : 18/08/2011
Edad : 26
Localización : Rosario, Argentina

MensajeTema: Re: .-Fuiste mía un verano.- (Laliter)   Mar Ago 23, 2011 3:20 pm

Capitulo treinta y tres.



“Si quieres disfrutar de una noche de ensueño antes de irte te espero en esta dirección. No te vas a arrepentir. Mariana”


Pedro relía una y otra vez la nota que se había encontrado a la mañana en la mesita de entrada de su casa, nadie le había avisado que ella estuvo ahí y eso le extraño demasiado.

Como también le extraño que se haya preparado para aquella noche sin poner objeción alguna y ahora se encontraba ahí frente a la dirección que le había indicado, luego de dudar unos momentos toco el portero hasta que Mariana desde donde estaba le abrió la puerta.

-¿Lali?-pregunto al encontrar la puerta del departamento abierta y el lugar a oscuras-¿Mariana estas acá?-volvió a preguntar pero no tuvo respuesta alguna.

Cuando se convenció que esto era una broma y se decidió por irse, una melodía comenzó a sonar, lentamente se volteo y se encontró con ella quien le regalaba la sonrisa más dulce que había recibido en su vida.

-¿Qué es todo esto?-le pregunto sin comprender.

Mariana luego de cerrar la puerta y prender las luces dejando a la vista una decoración por demás de romántica que dejo sorprendido a Pedro, se acerco a él para dirigirlo hacia la mesa.

-¿Lali me explicas?

-Lo voy a ser pero primero cenamos ¿te parece?

Sin esperar respuesta alguna le indico a Pedro que se sentara y ella tomo asiento a su lado y entre miradas, temas sin suma importancia fueron los que Lali tocaba para tener una conversación agradable hasta que después del postre Peter había vuelto a insistir con saber el porque de toda esta situación.

-¿Bailamos?-le pregunto Mariana esquivando una vez mas la pregunta.

Otra vez Pedro no dijo nada, solo se limito a colocar sus brazos alrededor de la cintura de ella a la vez que Mariana rodeo su cuello con sus brazos y comenzaron a moverse lentamente, disfrutando de los pocos roces que tenían, mirándose a los ojos compenetrándose, uniéndose como en los viejos tiempos.

Y como era de esperarse, los recuerdos los embriagaron por completo, el día que se conocieron, las peleas, la amistad que habían formado, los constantes celos de Peter, los berrinches de Lali, el primer beso, el primer te quiero, el primer beso, la primera vez, el reencuentro, nuevamente los celos, los nuevos besos, el estar nuevamente unido, el dolor de la traición, el apoyo incondicional que los une a pesar de todo, las risas, los abrazos, las bromas. Todo, cada recuerdo fue vivido en ese momento.

-Lali tenemos que hablar…-le pidió separándose levemente de ella.

Mariana suspiro porque ya no podía evitar mas la conversación, Peter elevo delicadamente su mirada y al encontrarse con sus ojos marrones le suplico que hablaran, dulcemente ella lo tomo de la mano y se sentaron en uno de los sofá.

-¿Qué quieres saber?

-Todo, pero puedes comenzar con explicarme que significa todo lo que vivimos esta noche.

-Eso es fácil…-Lali suspiro y inhalo una bocanada de aire dándose aliento propio-Todo esto significa que te amo.

Pedro abrió sus ojos de golpe y su boca se abrió y cerro unas cuantas veces, “Todo esto significa que te amo”. Esa frase se repetía como un eco en su mente una y otra vez.

-¿Qué has dicho?-le pregunto aturdido.

-Que te amo Peter y no quiero perderte… No otra vez…

-Pero Lali…

-¡No déjame hablar!-lo detuvo…-Se que este verano no fue lo que ninguno de los dos esperábamos, la verdad que yo no esperaba que volvieras y pusieras mi mundo patas para arriba pero también es verdad que jamás deje de amarte y cuando te vi aquella tarde a través de la ventana de mi cocina se que en el fondo sentí una felicidad enorme. Pero tenía que protegerme, no quería salir lastimada de nuevo pero vos siempre tenes la manera de hacerme caer y volví a estar entre tus brazos y vuelvo a confesarte que fui la mujer mas feliz del mundo pero estaba Benjamin, en ese instante sentí que no podía desecharlo como si nada él había soportado mucho y yo no podía tirarlo como si nada pero cuando siento una llama de esperanza para estar con vos aparece Camila y bueno…todo lo que paso…-Peter agacho la mirada al recordar aquellos momentos tensos-Luego de todo pensé que nunca mas podría perdonarte pero cuando dijiste que te ibas mi mundo se destruyo como tres años atrás y no podía perderte una vez mas por eso hice todo esto, para decirte que te amo, que quiero estar con vos, que nos olvidemos de todo y empecemos de cero, ¿Qué decís?

Peter se mordía el labio debido a los nervios que le había surgido mientras escuchaba a Mariana (y también para contenerse), ella estaba ahí con sus ojos cristalinos y su corazón en bandeja, eso jamás se lo espero ni en sus mujeres sueños.

-La verdad que nunca me espere esto de vos pero… Gracias…

-¿Gracias por que?-le pregunto Lali sin entender eso.

-Gracias por darme otra oportunidad, todos tenían razón me voy del pueblo porque no te tengo y a pesar de que tengo a las personas que amo si vos no estas a mi lado no lo voy a poder soportar, pero ahora que se que me amas y que me das otra oportunidad te juro que no lo voy a desaprovechar.

-Te amo…-le dijo ella en un susurro.

-Te amo…-le respondió él.

Minutos después, la temperatura que había en el ambiente había elevado considerablemente, las prendas que cubrían sus cuerpos se encontraban regadas por cada rincón del departamento, lo único que se escuchaban eran los jadeos de ellos y algunas que otras palabras que lograban pronunciar.

Aquella noche fue mágica, se amaron por horas sin agotarse, necesitaban recuperar el tiempo perdido aunque sabían que de ahora en adelante tendrían todo el tiempo del mundo para amarse, luego de tanto daño por fin se animaron a darse otra oportunidad sin terceros, sin rencores ni miedos, esto era una historia totalmente nueva y la irían escribiendo poco a poco, lo mas bonito era que lo iban a hacer juntos.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://hojasenblanco.foroargentina.net
Carlita
Admin
avatar

Mensajes : 741
Fecha de inscripción : 18/08/2011
Edad : 26
Localización : Rosario, Argentina

MensajeTema: Re: .-Fuiste mía un verano.- (Laliter)   Mar Ago 23, 2011 3:23 pm

Epílogo.

Diciembre era un mes de puro caos, no solo por las fiestas sino porque el casamiento de Juan Pedro y Mariana tenía revolucionado a todo el mundo.

Era viernes y solo quedaban veinticuatro horas para la boda y todas las mujeres estaban histéricas y pendientes de los últimos detalles.

Que si el vestido de la novia estaba en perfecto estado y colgado en la habitación de sus padres, que si el traje del novio estaba colgado en el guardarropa de él, que si el traje del padrino y el vestido de la madrina estaban con quien correspondía, que si las flores estaban como Mariana había pedido que estuvieran, que si la torta era como a Peter le gustaba, que si los invitados estaban todos confirmados y miles de detalles mas pero había algo fundamente: ¡el novio no había llegado al pueblo!

-¡Mariana te podes quedar quieta!-grito Candela desesperada.

-¡Como me puedes pedir que me quede quieta si Peter no llego todavía! ¡Hace mas de tres horas que tendría que haber estado acá y ni rastros! ¡Para colmo no me atiende el celular!-y con toda la histeria posible Lali revoleo el aparato sobre la cama.

Candela se acerco a su amiga y tomándola de los hombros la obligo a sentarse en el borde de la cama…

-A ver inhala, exhala…-ella hacia los mismos movimientos que Mariana-Así es… Veras que Peter estará en cinco minutos a travesando la puerta de entrada.

Mariana iba a hablar cuando el sonido de la puerta y unas voces llamaron su atención, se levanto como un rayo empujando a Candela sin importarle y bajo de dos en dos las escaleras hasta llegar donde se encontraban las personas.

-¡Peter!-grito y todos se voltearon para mirarla divertida-Ah… Son ustedes…

-Nosotros también te queremos Marianita…-le dijo divertido Juan Pablo…

-¿Qué pasa cuña?-le pregunto Luz al ver la cara de fastidio que hizo la morocha-¿No estas feliz que te casas?

-¡No porque tu hermano aun no apareció!-exclamo fastidiada.

-No sabía que me extrañabas tanto…

Esa voz provoco que el alma volviera al cuerpo de Mariana y al voltearse se encontró con Juan Pedro que llevaba su valija en una mano y un ramo de rosas en otra.

-¡Mi amor!-y no le importo lo fuerte que le salio ese grito ni que tuvieran espectadores, su cuerpo se abrazo fuertemente al de Pedro quien riéndose la abrazo de la cintura evitando que se cayera-Ya me habías asustado…-le dijo al oído.

-Tranquila que este verano mas a ser mía…

Mariana se separo levemente de él para verlo -Este verano y todos los que quieras voy a ser tuya…

-¿Es una promesa?

-Lo es…

Y aquí llego a su final "Fuiste mia un verano"
Muchas han querido que el final sea un poco mas largo, yo tambien pero soy de aquellas que piensan que si un capitulo o un final o un prologo salio largo o corto es porque así debía ser :S
Las que no la leyeron en el otro foro ojala les haya gustado leerla aca Smile
Muchas gracias ♥️
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://hojasenblanco.foroargentina.net
Ione_nav
Miembro junior
avatar

Mensajes : 153
Fecha de inscripción : 18/08/2011
Edad : 29
Localización : Estella, Navarra, Spain

MensajeTema: Re: .-Fuiste mía un verano.- (Laliter)   Vie Sep 02, 2011 9:01 pm

No la habia terminado de leer en el otro foro y tengo que decirte que me encanto!!! Tienes un talento increible. Tienes una lectora fiel de por vida, sabelo!!!

Muchos besos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sweetmarya
Miembro nuevo
avatar

Mensajes : 46
Fecha de inscripción : 18/08/2011

MensajeTema: Re: .-Fuiste mía un verano.- (Laliter)   Sáb Sep 10, 2011 1:51 am

durante mucho tiempo crei que habia terminado de leer esta historia y hoy como estaba aburrida pense en releerla porque recordaba que era linda, vueltera y que me gusto jaja y resulta que nunca lei los ultimos dos capis y el epilogo!! jajaja soy la mas despistada del mundo!! bueno... ahora si ya la leli todita!! aunque hasta el 30 lei otra vez!!! jajaja es bastante tarde en mi pais y solo digo que me gusto mucho el final y como el prologo se entrelaza con el final y el epilogo me encanto!! adios y gracias por postear tan linda nove!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: .-Fuiste mía un verano.- (Laliter)   

Volver arriba Ir abajo
 
.-Fuiste mía un verano.- (Laliter)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 2.Ir a la página : Precedente  1, 2
 Temas similares
-
» Compilado de Verano 2011
» Algunas peliculillas para el verano : )
» ¿Donde vais este verano?
» ¡¡ Música del verano 2011 ( José Mota ) !!
» QUEDADAS para este verano

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Escribiendo Hojas En Un Libro :: Novelas :: Novelas :: Historias Finalizadas-
Cambiar a: