Escribiendo Hojas En Un Libro

“Escribir es como mostrar una huella digital del alma” Mario Bellatín,
 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  GaleríaGalería  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 En la Sangre (Laliter)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente
AutorMensaje
Ann29
Miembro nuevo
avatar

Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 18/08/2011
Edad : 21
Localización : Lima - Perú

MensajeTema: Re: En la Sangre (Laliter)   Dom Oct 09, 2011 11:26 pm

Teeee dijee que sufririas las consecuencias si no subias cap, pero como yo tambien soy loquita comprar, lo acepto. Espero que subas pronto
Besos
Angie
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sweetmarya
Miembro nuevo
avatar

Mensajes : 46
Fecha de inscripción : 18/08/2011

MensajeTema: Re: En la Sangre (Laliter)   Miér Oct 12, 2011 7:23 pm



porrrr finnnnnnnn lo termine, lo termine!!! termine el capitulo 14!!! y me encanto!! es el capi que mas me ha gustado escribir!! lo que me gusto imaginarlo y lo que ame el final!! bueno ya mismo me pongo a transcribir a word!! pero tenganme paciencia por fa porque me salieron 18 hojas del cuadernito o sea 36 paginas Shocked no se pueden quejar sera larguito!!! ay y lo que me hace falta unos momentos asi jajaja
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
lillyana
Miembro junior
avatar

Mensajes : 138
Fecha de inscripción : 18/08/2011

MensajeTema: Re: En la Sangre (Laliter)   Miér Oct 12, 2011 8:07 pm

muero por cap
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ann29
Miembro nuevo
avatar

Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 18/08/2011
Edad : 21
Localización : Lima - Perú

MensajeTema: Re: En la Sangre (Laliter)   Jue Oct 13, 2011 1:15 am

Si no subes hasta manana, te odiare!
Quierooo maaaas !!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sweetmarya
Miembro nuevo
avatar

Mensajes : 46
Fecha de inscripción : 18/08/2011

MensajeTema: Re: En la Sangre (Laliter)   Sáb Oct 15, 2011 1:37 am

LISTA LA SEGUNDA PARTE DEL CAPI 14!! ME ENCANTA ESTE CAPI ES MI FAVORITO VEREMOS QUE DICEN USTEDES MAÑANA!! SI MAÑANA PORQUE TENGO QUE CORREGIRLE LOS ERRORES PERO LA CABEZA NO ME DA PARA LEERME 9 PAGINAS DE WORD
(SIP ESO ME SALIO) EN FIN MAÑANA TEMPRANO TIENEN EL CAPI!! perdon por la demora pero es que soy una chica ocupada!! igual espero este capi recompence la espera!!

adios la quiero hasta mañana temprano!!

pd: cuantos amagues les he hecho ya? ¿como mil no? bueno ya mañana va el capi en serio!

adioshhhh
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sweetmarya
Miembro nuevo
avatar

Mensajes : 46
Fecha de inscripción : 18/08/2011

MensajeTema: Re: En la Sangre (Laliter)   Sáb Oct 15, 2011 11:39 am




Sexo, Drogas, Rockn’roll… y Tango.
(Segunda Parte)





- ¿Me explicas porque tenía que traerte esto? Que bastante me costo, por cierto. ¿te vas a disfrazar de Sandy? ¿Van a bailar el twister? – Lali miraba a Valeria con una sonrisa burlona.

- Ah bueno! Ahora resulta que todo el mundo sabe que es el Twister!

- Obvio, hermanita! Era ley en las fiestas!

- Dios! Que viejas son! – Valeria las burló.

- Tendría que tener como 50 años para que tu comentario quede bien! – Y Lali como siempre, defendiendo su edad y discutiendo con Valeria.

- Ya! No empiecen! – Mar siempre las dejaba seguir, pero en ese momento no estaba de humor.

- Bueno ya! Te lo pedí porque se me ocurrió hacer un musical. – Vale sonrió lo más que pudo.

- ¿Qué? ¿Valeria cuantas historias armas a la semana? Porque todos los sábados inventas algo nuevo pero nunca he leído ni visto el final de ninguna. – Lali hablaba entre obstinada, divertida y curiosa.

- Me reservo el derecho a responder. – Le dijo indiferente. Mariana rió.

- Bueno, ahí tienes, diviértete. – dejó las cosas frente a la rubia y se sentó junto a su hermana que veía televisión.

- No! ¿Cómo ahí tenes? Se lo tienen que poner! – las gemelas la miraron, al mismo tiempo, con caras de incredulidad.

- ¿Qué? – hablaron al unisonó.

- Obvio! Alguien tiene que cantar chicas, es un musical! – las hermanas se miraron entre sí y lanzaron una fuerte carcajada.

- No! – de nuevo al unisonó.

- Ay! Por favor! Ni que fueran a salir en televisión o internet.

- Eso es lo que no sabemos. – aclaró, Mar.

- Claro, porque aquí todos tenemos celulares y laptops con internet.- ironizó la rubia.- vamos, chicas! Me da emoción hacer una escena tipo Grease (Vaselina) y esas cosas. Me hace pensar en las cosas lindas que me perdí por la vida que elegí. – porque, todas tenían en claro que todo en sus vidas, era consecuencia de sus decisiones, de sus elecciones y tenían que asumirlo y manejarlo.

Las gemelas se volvieron a mirar.

- Yo soy Sandy! – hablo Lali.

- No! Yo no quiero ser la pelirroja tonta! – se quejó, Mar. Valeria sonrió, amaba esas morochas que siempre estaban dispuestas a hacerla reír. Las sentía como sus hermanas.


Las chicas se cambiaron y el resultado fue para morirse. Mariana, con su vestido rosa de falda ancha y larga hasta la rodilla, rellena de encajes y volados y su peluca rubia hasta los hombros, encarnaba una Sandy de labios carnosos y mirada picara. Mientras, Marianella con su vestido verde grama igual de largo y ancho en la falda que el de su hermana, tenía un aire divertido con la peluca de rizos rojizos que adornaba su cabeza. Ambas salieron de la habitación de Mar. Sus caras mostraban vergüenza y diversión a la vez. Valeria, quien esperaba afuera con cámara en mano, soltó una carcajada.


- Para, para, falta algo. – tomó dos pañuelos, uno rosa y otro verde. Colocó el verde en el cuello de Lali y el rosa en el de Mar. – ahora sí, parecen un súper dúo. - y volvió a reír. Las morochas se miraron entre sí. – chicas ahora armemos la escena.

- ¿y donde se supone que la vamos a “armar”? – preguntó Lali.

- Yo tengo una pregunta mejor! – Mar levanto la mano. - ¿Qué se supone que vamos a armar?

- Buen punto! – respondió su hermana.

- Que se yo improvisen! Sean espontáneas!

- ¿Espontáneas? Estamos vestidas como la peor imitación del elenco de Grease en un mal espectáculo de Disney y tú nos pides que seamos espontáneas. – replicó Mar.

- Rockn’rollea, Mar! – respondió la escritora en potencia.

- Ya rockn’rolleo bastante! – y Lali le jugó una mala broma.

- Ay! Cállate, mejor…! Sandy. – y Mar la mofaba. Lali se acomodo la peluca y rió.

- Mar! ¿te acuerdas de la canción de “we go together”? – Lali cantó y su hermana asintió.

- ¿La bailamos?

- Prepárate para hacer el ridículo, hermana. – Lali sonrió.

- Bueno al menos me reiré. – respondió la morocha “pelirroja”
Lali subió a la ancha (por suerte) barra de la recepción y ayudo a subir a su hermana, quien se acomodo junto a élla. Sacó su celular del bolsillo de la falda y buscó la canción. Mar la miró con incredulidad al ver que la tenía en el aparato.

- ¿Qué? La canción me divierte! – y la música comenzó a sonar. Las dos se lanzaron a reír y a cantar.

We go together like rama lama lama ka dinga da dinga dong


Comenzaron a sacudirse como locas paradas una junto a la otra. Levantaron ambas manos y las movieron de lado a lado en sincronía para luego dar un salto y quedar una frente a la otra, cerraron sus puños y los golpearon uno con el otro e inmediatamente estiraron sus palmas, las cruzaron entre sí una y otra vez mientras miraban a la otra repetir la misma acción y continuar volteando sus cuerpos para quedar frente a Valeria, nuevamente.


- Ohh yeah!- cantaron a la vez que movían sus brazos extendidos, hacia arriba, de derecha a izquierda y terminaban bajándolos y volviéndolos a subir, mientras al mismo tiempo, estiraban la pierna derecha.

We're one of a kind like dip dadip dadip doowop da doobee doo


Corrieron cruzándose en el camino y cambiando de lugares, doblaron un poco sus rodillas, las tomaron con sus manos y así, las unían y separaban. Comenzaron a reír y Lali sujeto a Mar de las manos para dar pequeños saltos y llevar sus pies derechos al centro y luego intercambiarlos por los izquierdos. La morocha, por el momento rubia, abrió las piernas y apretó las manos de Mar, dándole indicio de que se deslizara.

- Ni a palos! No me pienso desprender las neuronas que me quedan! No sabes lo que duele eso! – recordaba muy bien el incidente de la mañana con Peter como compañero de baile.

- Ay que cobarde! Haz el twister, dale! - Lali empezó a moverse como si quisiera sacarle brillo a la barra y Mar, a carcajadas, la siguió.

- Ah! Bueno! Me explican ya, en qué momento mi recepción se convirtió en un bar de los 60!

Las gemelas pararon en seco y Valeria paró de reír (cosa que no había logrado hacer, desde que empezó el “espectáculo”). Pero aun, con cámara en mano enfocó al doctor Simón de brazos cruzados y ceja levantada. A su lado, el doctor L con una expresión divertida, le hacía contraste.


- Fue élla! – dijeron en coro, mientras señalaban a Vale.

- Soy menor de edad, nadie me puede tocar! – se defendió.

- Dios, chicas! – Simón sonrió (tan enojado no estaba a la final).

- Mira la rockola, simón! – dijo el doctor L, riendo y levantado el celular de Lali en el que estaban sonando los últimos acordes de la dichosa canción. - ¿Quién es quién?

- Lali – La rubia levantó la mano.

- Mar – exclamo la pelirroja y los doctores estallaron en risa.

- A ver ¿se montaron ahí, con esa ropa, para bailar por su propia voluntad? ¿o Valeria las tiene amenazadas? – el simpático (y lindo) doctor hablo.

- Ey! Yo no amenazo!

- Nos manipuló… - Mar respondió.

- Eso si lo hago un poquito.- se encogió de hombros con una sonrisa culposa.
Los doctores las miraron sentarse sobre la mesa y no pudieron evitar soltar una carcajada al ver como las faldas se extendían a su alrededor como un abanico.

- Bueno basta! Yo lo hago por élla, para que se sienta mejor. Ustedes son sus doctores, deberían hacer lo mismo y no burlarse! Pero seguro, no podrían mover ni el pie de lado a lado… - Lali se cruzó de brazos.

- ¿perdón? ¿escuchaste a Sandy, Simón? – y L lo miró.

- Naaa, estaba mirando a la peluquera. – mantenía los brazos cruzados sobre su pecho. - ¿Cómo es que se llamaba? – Simón, señalo a Mar. – yo solo me acuerdo que era medio tonta. – y Marianella lo fulminó con una simple mirada.

- Cállense, mejor! Lali tiene razón! De todos modos, no lo harían mejor! – y Mar también se defendió.

- ¿a no? Observa, mejor. No hay 50 y 60 sin rockn’roll y no hay rockn’roll sin…. Elvis Presley. – El doctor L pasó ambas manos por su pelo, miró a las chicas, les sonrió de lado y les guiñó un ojo (típico gesto del rey del Rockn’roll).

- Así, se rockn’rollea, chicas! – y Simón lo acompaño. Ambos se subieron a la barra y se colocaron en medio de las chicas. Automáticamente, Valeria (quien había estado escuchando en silencio toda la conversación) tomó la cámara y presionó el botón de REC.

- Algún día, hare un libro sobre mi vida en este lugar. – murmuro para sí misma y al parecer lo cumplió.


Los doctores se ubicaron de espaldas a la cámara y de repente L volteó y comenzó a cantar la versión en español (para ser regionalista) de los Teen Tops de una de las canciones más famosas del rey del Rockn’roll, Elvis Presley. “El rock de la cárcel”


- Un día, hubo una fiesta aquí en la prisión. La orquesta de los presos empezó a tocar. – arrancó L.

- Tocaron Rockn’roll y todo el mundo se animó y un cuate se paro y empezó a cantar el rock, todo el mundo a bailar. – y fue la entrada de Simón.


Se unieron en el coro para cantar a dúo. Simón tomó la mano de Lali y L la de Mar y así sin más, las hicieron levantarse y girar. Los chicos saltaron al piso y las chicas de sentaron sobre el mármol de la barra, nuevamente, entonces la escena más cómica se desarrolló, ante a sus ojos: ambos hombres se pararon frente a su pareja de baile y comenzaron a mover los hombros de atrás hacia delante. Definitivamente las carcajadas de las tres mujeres, quedaran registradas en la historia.


- El 47 dijo al 23, óyeme mi cuate vamos a bailar. – Simón le cantaba a L mientras hacia un twister. – parate volando a rockn’rollear. El rock de la cárcel va a empezar el rock. – y de nuevo el coro, esta vez acompañados.

- Tururu turu ruru. – tarareaban las chicas, cruzando las piernas de izquierda a derecha al mismo tiempo y repitiendo la acción de derecha a izquierda.


Los chicos comenzaron a imitar el sonido de las guitarras y la batería, mientras que cargaban a las ahora, rubia y pelirroja. Las chicas enredaron sus piernas en la cintura de los doctores, al tiempo que estos las hacían girar. Lali se deslizó entre las piernas de Simón para luego saltar a su cintura, de nuevo, con las piernas extendidas de lado a lado y bajó la cabeza hasta las rodillas de su compañero de baile, quien la sostenía de su espalda. Lali puso las manos sobre el piso y separando las piernas de la cintura del doctor, dio una voltereta de espaldas. L cargó a Mar dejando ambas piernas de la morocha (pelirroja) de lado izquierdo de su cuerpo y luego moviéndolas al lado derecho. Valeria comenzaba a ponerse morada de tanto aguatar las ganas de reír. Cuando las chicas tocaron el suelo y comenzaron a bailar, moviendo las faldas de lado a lado y los simpáticos (y algo locos) doctores hicieron la mímica de estar tocando la guitarra, la risa de la rubia (real) salió con estruendo.


- Todo el mundo en la prisión, corrieron a bailar el rock!- canto L

- Corrieron a bailar el rock! – le tocaba a Simón

- Corrieron a bailar el rock, rock. – y ahora todos juntos!

- Ah yeah! – y los chicos “tocaron” los últimos acordes en sus guitarras imaginarias. Todos comenzaron a reír hasta llorar.

- Wow… ¿no se supone que los que deliramos aquí, somos los pacientes y no los doctores? – y Laura “la delirante” como le decía Vale, hacia su aparición por primera vez en dos semanas de aislamiento (impuesto por élla misma) y no con la mejor cara. “El LSD tiene una dura recuperación” les había dicho Tefy.

- Eh, si. Tienes toda la razón. Nos dejamos llevar… tratamos de hacer lo que sea necesario para mejorar el día a día de nuestros internos. - L se explicaba por los dos.

- No me importa. – fue la única respuesta de la chica de cabellos rizados (algo enmarañados). Caminó hasta los muebles y se sentó cerca de la ventana. Parecía que todos, tarde o temprano, buscaban la luz.

- Bueno, creo que ya payaseamos bastante y más te vale que nunca, jamás, vea ese video en ningún lado. – simón amenazó a Valeria.

- Si, señor!

Las gemelas se quitaron la peluca y al mirar al pasillo principal de la sala-recepción, vieron a Estefanía y Esperanza reír a carcajadas. Obviamente tenían más público del que creyeron.


- Ay chicas! Me muero! - Estefanía no podía hablar. La risa no la dejaba.

- Eso estuvo mejor que la clase de esta mañana! ¿Por qué no bailaste así con JP, Mar? – Hoppy dio en el blanco e inmediatamente, Lali miró a Tefy pidiendo la confirmación de las palabras de la casi rubia.

- Eh Lali ¿no tienes que cambiarte? Ven conmigo que yo te ayudo y aprovecho para preguntarte algo sobre el curso de inglés que estoy haciendo. Tu hermana no me tendrá paciencia. - ¿y cuándo, la enfermera se volvió tan buena para inventar excusas? Ambas salieron del lugar lo más rápido que pudieron. Necesitaban hablar sobre Peter.

- ¿Cómo que lo vio?

- No puedo estar mirándola todo el tiempo, Lali. No sabía que Peter iría a la clase, perdón.

- Está bien. perdóname tú a mí. Yo sé que esto no tiene nada que ver contigo. Gracias por ayudarme.

- ¿me estas despidiendo de mi trabajo en esta historia? – La enfermera alzó una ceja- porque ni a palos acepto! Yo quiero mi papel! – sonrió divertida. Trataba de ponerle humor a la situación tan angustiante que debía vivir, Mariana.

- Bueno, entonces ayúdame en algo. – Lali la miró con una sonrisa picara.

- ¿Cómo que será lo que te causa esa sonrisa? – Tefy la miró suspicaz.

- Ya verás… - y la intriga de Tefy creció, al escuchar las palabras de su amiga.


No puede ser élla. No puedo ser yo. Era tan real, son tan reales…. Como recuerdos. ¿Qué me está pasando? La mente de Peter no paraba de pensar. Estaba confundido, no entendía que estaba pasando con él. A veces sentía que conocía a esa chica de ojos penetrantes y cabello oscuro, otras veces sentía que la iba descubriendo poco a poco. A veces lo hacía emocionarse y otras le daba paz. Pero, siempre lo acompañaba el mismo sentimiento: Alegría. No importaba si un momento, le parecía una persona y al minuto, otra muy distinta, siempre su presencia le alegraba el día y por mas trillado y cursi que suene, también la vida.


- Juan Pedro! – Tefy lo llamó al verlo en el pasillo, perdido en sus pensamientos. – qué bueno que te vi. Necesito que hagas algo ¿te acuerdas del estudio donde está el piano? – Peter asintió con una sonrisa ¿Cómo olvidar ese lugar y la manera en que pudo rozar su nariz con el hermoso rostro de su morocha? – bueno resulta que quieren que intentes tomar clases de música por lo bien que te hizo la clase de baile esta mañana, así que anda al estudio que en un ratito va el profesor de piano ¿sí? - Peter asintió y caminó hacia destino. Estefanía sonrió al verlo irse. – definitivamente hare mi propio personaje en la novela. – rió.


Peter entró al estudio con aire despreocupado, quería tratar de tocar en el piano, lo poco que sabía, aunque no recordara como lo sabía. Su plan quedo rezagado, al ver lo que tenia frente a él.


Una hermosa mujer estaba sentada sobre el piano. Una de sus piernas, estaba estirada, rosando las teclas hasta tocar la banqueta con el pie, mientras la otra pierna se mantenía flexionada en el aire. Apoyaba el resto de su cuerpo en sus codos que se mantenían firmes sobre la cola del piano. La cabeza hacia atrás, conformaba una pose totalmente seductora y la ropa… complementaba la escena.


Un vestido negro, sujetado de un solo hombro, totalmente ceñido al cuerpo hasta las caderas, donde caía suelto hasta la rodilla. O eso parecía, ya que la abertura que tenia sobre la pierna izquierda y que llegaba hasta el inicio del muslo, hacia que la tela cayera de lado a lado dejando al descubierto todas las piernas y un poco más. Gracias a dios, las medias de malla que cubrían su cuerpo de la cintura (o cadera) para abajo, dejaban el resto a la imaginación.


La chica lo miró. Ojos brillantes y penetrantes, labios rojos y carnosos; y una cola en la nuca. Era una diosa de los bajos fondos del siglo XX. Mariana estaba lista para despertar los deseos más primitivos en el hombre más civilizado.


Se deslizó por el piano, haciendo sonar las cuerdas, se sentó sobre la butaca con las piernas ligeramente abiertas y el retaso de tela cayendo en el centro, hacia volar la imaginación de Peter que paseaba su mirada entra la tela y la pierna que permanecía descubierta hasta el comienzo del muslo.
Mariana se levantó y se acercó a él moviendo las caderas pronunciadas por el atuendo y arrastrando la punta del pie con cada paso, como un león acechando a su presa y esta presa, definitivamente quería ser comida. Se paro frente a él y sonrió.


- La – fue lo único que pudo decir. - ¿Qué es…?

- Sabias que existe una manera de seducir a un hombre o una mujer por medio del baile? Ni una palabra…. Solo los cuerpos entendiéndose. – Sonrió – es increíble. Y no, no es reggaetón.- rió. Peter trago saliva. – voy a enseñártela. – sin esperar respuesta dio media vuelta y el morocho descubrió donde terminaba el paraíso y comenzaba el infierno, solo con ver la espalda totalmente descubierta de su acompañante. La tela del descarado vestido, comenzaba al final de la columna vertebral. ¿Cómo se sostiene ese pedazo de tela mal cortada? Pensaba con frustración. Es un traje de baile. ¿va a bailar? ¿vamos a bailar? Si eso pretendía, sería una misión imposible, pues Peter, no era capaz de mover ni un pie.


- ¿vas a bailar? – la miraba confundido. Élla volteó.


- Vamos a bailar. – enfatizo la primera palabra. – y es más que un baile. Es tango, la danza de la carne, del deseo, de los cuerpos entrelazados. La seducción hecha movimiento. Rozas tu cuerpo, entrelazas tus piernas, haces cada movimiento con el ardor del tácito romance entre tú y tu acompañante.- Peter no emitía sonido alguno, no podía y eso a Lali le encantaba. Sonrió y se acercó al equipo de música.

- No… no sé bailar tango. – dijo titubeante.

- Si sabes. – si lo sabía. Alguna vez, élla lo hizo tomar clases de tango en pareja y lo disfrutaron en un lindo lugar que dedicaba noches a tocar música de diferentes sitios y estilos. – algo me lo dice. – y le sonrió.


La música comenzó y la guitarra lloraba. Lali se acercó con una mirada penetrante, tomó las manos de Peter y llevo una a su cintura, ronzando su espalda descubierta y la otra la mantuvo entrelaza con la suya sobre el pecho de él. Juan Pedro la apretó contra su cuerpo y el juego de seducción empezó. No eran expertos pero lo básico lo sabían. El chico se asombro al comprobar que sabia moverse. Pero, para élla no era ninguna sorpresa. El bajo se desgarró y Lali enredo una de sus piernas en la cintura de Peter. Pegaron sus frentes, mientras Peter acariciaba el muslo flexionado de Mariana. Movió sus pies provocando que giraran sobre su propio eje, aun unidos en la misma posición. Colocó su mano sobre el cuello de la morocha y recorrió su garganta, su pecho y su vientre a la vez que élla iba arqueando su espalda hacia atrás. La música se aceleró y él la apartó bruscamente, haciéndola girar para luego acercarla a él nuevamente con otro giro, hasta quedar pegado a su espalda. Lali volteó, apenas, el rostro hacia él, sentía la respiración de Peter en su cuello tan acelerada como la de élla. Echo sus manos hacia atrás y sujetó la cintura de él para agacharse pegada a su cuerpo hasta quedar en cuclillas al tiempo que recorría con sus manos, la cintura, caderas y piernas del chico. Juan Pedro la levantó haciéndola girar para quedar frente a frente con los rostros a milímetros de distancia. La proximidad de sus cuerpos, la sensualidad del baile, las respiraciones entrecortadas, creaban una atmosfera de lujuria y deseo imposible de describir ni resistir.


Peter acerco más su rostro (si era posible) y Lali volteo el de élla, siguiendo el juego de seducción. Iba a volverlo loco y para eso, todavía faltaba. Movieron sus pies entrelazando sus piernas por todo el estudio. Lali se impulso amarrándose de costado, a la cintura de Peter, flexionando una pierna y estirando la otra. Uno de sus brazos rodeaba el cuello del chico, se miraban con deseo, con anhelo. Lali acarició su rostro, él sostuvo la pierna que élla tenía flexionada en su cintura y le hizo bajar la otra al suelo, se inclino hacia delante, provocando que Mariana estirara la pierna que mantenía en el piso y reclinara el resto de su cuerpo hacia atrás. Ya todo era suave, delicado. Él la sostenía de la espalda con una mano y con la otra sostenía su pierna flexionada, sobre su cintura. Estaban completamente unidos, pegados uno al cuerpo del otro. Lali volvió a acariciar su rostro sin poder evitarlo y Juan Pedro rozó su nariz con la de élla. Sin darse cuenta cerraron los ojos, acercaron lentamente sus rostros y rozaron apenas sus labios. Iba a pasar, por fin. Peter anhelaba tanto ese beso, imaginaba como seria, sabía el sabor de sus labios pero quería comprobarlo.


- Mar… - susurró a milímetros de sus labios.

- No. – la escucho susurrar. Él reaccionó y la miró. el dolor en sus ojos lo desconcertó.

- Perdón… - se reincorporó, levantando a su compañera con él.

- Está bien… yo… perdón. – sus ojos se volvieron cristalinos.

- No, está bien. fui yo, perdóname. Me desubique. Creo que fue el tango, es un peligro. – sonrió. – yo pensé que…

- Pensaste bien. – lo interrumpió, con la mirada a un lado, fija en el piano. – pero no puedo.

- ¿Por qué? – sus miradas se encontraron.

- Porque no sabes quién soy. - ¿y no era hora de que lo supiera?




Chan CHan CHANNNNN jajajaja que pasara? No se pierdan el proximo capitulo en el mismo foro y por la misma escritora. jajaja

HOLAAAAAAAAAAAAAAAAAAA NOP no es un espejismo ni un sueño si volvi y con capi!! PERDONNNN POR LOS AMAGUES Y POR HACERLAS ESPERAR TANTO!! como dije ayer espero la espera (valga la redundancia) haya valido la pena con este capitulo!!

yo lo ameeee!!! es mi capi favorito hasta ahora porque me diverti mucho escribiendolo aunque me costaron las partes de los bailes hice lo mejor que pude y OJO lei un monton sobre el tango y el rockn'roll hice mi tarea jajaa Razz y vi muuuuchos videos de baile de ambos!! no saben lo que me costo sacarme las canciones de la cabeza!! jajajaa

bueno ya me voy!! tengo que pintar (si que flojera me da) y luego corregir examenes y a la final TRATAR DE ESCRIBIR EL 15 QUE NO SE COMO SEGUIRA scratch jajajaja mentira si tengo una idea mas o menos..... bueno.... como siempre: ENJOY

los quiere su querendona Marya!!

PD: SI QUIEREN DECIRME QUE LES GUSTARIA QUE PASARA AHORA, PUEDEN HACERLO PUEDE QUE LAS TOME EN CUENTA... LE DICE TOOOOODO AHI O MEJOR DE OTRA FORMA MAS LINDA (O INTERESANTE) denme ideas!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
lillyana
Miembro junior
avatar

Mensajes : 138
Fecha de inscripción : 18/08/2011

MensajeTema: Re: En la Sangre (Laliter)   Sáb Oct 15, 2011 1:11 pm

AME este cap, yo puse las canciones y me re empelicule, SUPER bueno.

la cagó con esas 3 letras, MAR, por dios, eso debe ser demasiado duro para ella, saber q el piensa q ella es su hermana y q se esta enamorando de su hermana, q cagada LITERALMENTE.

para mi tefy deberia ser la q le abra los ojos a peter y le de a entender q son 2 personas diferentes, porq donde el siga creyendo q es una sola, le va a hacer tanto daño a lali q despues va a ser imposible q ella salga del estado de tristeza en el q puede entrar.

acaso peter es tarado q no siente q tiene mas coneccion con una q con otra?
como se hace para seguir despues de este quilombo q hay? mmmmmmmmmmmm bastante dificil.

porq si lali se aleja lo pierde del todo

para mi ella despues de ese baile le deberia de decir q busq en su corazon y q ahi va a encontrar quien es ella

pobre lali si q le ha tocado sufrir, ni una buena nena.


PORFAVOR NO TE ME PERDAS TANTO TIEMPOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
siempreconpipu
Miembro nuevo
avatar

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 18/08/2011

MensajeTema: Re: En la Sangre (Laliter)   Dom Oct 16, 2011 3:07 pm

Aaaaaaaaaai el capitulo estuvo genial , yo muero porque el se entere de todo y que despues lo valla descubriendo solo , pero que lali deje de sufrir pobre♥
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/siempreconpipu
Sandrolomé
Miembro nuevo
avatar

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 03/09/2011
Edad : 22

MensajeTema: Re: En la Sangre (Laliter)   Lun Oct 17, 2011 2:37 pm

Okey, te acepto que hasta que él no lo descubra no haya beso.
Pero..¡QUIERO QUE SE ENTERE YA!
No sé, cortále el pelo a alguna... Jajajaja
¡Más!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
lillyana
Miembro junior
avatar

Mensajes : 138
Fecha de inscripción : 18/08/2011

MensajeTema: Re: En la Sangre (Laliter)   Dom Oct 30, 2011 10:16 pm

A todas las del cei les dio por abandonarme, q fea actitud. y yo q era su fiel lectora Sad
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sweetmarya
Miembro nuevo
avatar

Mensajes : 46
Fecha de inscripción : 18/08/2011

MensajeTema: Re: En la Sangre (Laliter)   Dom Oct 30, 2011 11:14 pm

lillyana escribió:
A todas las del cei les dio por abandonarme, q fea actitud. y yo q era su fiel lectora Sad

justo justo justito vengo a esto!! jajaja
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sweetmarya
Miembro nuevo
avatar

Mensajes : 46
Fecha de inscripción : 18/08/2011

MensajeTema: Re: En la Sangre (Laliter)   Dom Oct 30, 2011 11:18 pm


Capitulo XV

Pactos
(Primera Parte)



Mariana se despertó a las 7:30 de la mañana. El sonido de un ladrido, no la dejaba conciliar el sueño. Era sábado y si, normalmente debería ser pecado levantarse a esa hora un fin de semana. Pero, para élla era normal levantarse a esa hora cada día libre “siempre algo que hacer” le decía Peter. Pero hoy, había algo en específico que la hizo despertarse. Un perro de color crema y bastante arrugado para sus cortos dos meses de vida, saltó sobre la cama y mordisqueo la sábana que cubría a la linda morocha que dormía plácidamente.

- Aish! – abrió los ojos y lo miró. – como si no me bastara con la fea perra de la vecina. – el perro ladró y lloró pidiendo atención. - ¿Qué? ¿no puedo dormir? ¿quieres que le diga a mi papá que te regrese a la tienda? – el perro ladeó la cabeza. Lali todavía no podía creer como su papá la convenció de quedarse con el cachorro. Apenas tenía 6 días en su casa y ya había destrozado un par de zapatos, una almohada (que todavía no sabe como bajó de la cama porque todavía no puede montarse a ella), se comió medio kilo de fresas (que dejó sobre el sillón) y había usado una de sus blusas como cama particular (aunque ya le había comprado una a él. De perros obvio) y ni hablemos de la prácticamente inexistente planta de hierba buena que se comió el tercer día de su llegada “al menos le huele la boca a fresco” se dijo con desgano esa vez.


El papá de Lali, Santiago, apareció el domingo pasado en la puerta de la casa de su primera hija (por 3 minutos de diferencia) con una sonrisa y un bulto color crema y cara “triste” en sus brazos. “no ni a palos” fue su respuesta al escuchar a su papa ofrecerle una mascota de regalo. “vamos hija. Míralo es un amor. Te servirá de compañía.” Puso el perro en brazos de su niña no tan niña. “papá, no soy muy amante de los animales que digamos y tampoco tengo tiempo.” “hagamos un pacto: cuídalo por mí. Prométeme que lo tendrás al menos este mes. Déjalo que este contigo, que te acompañe y yo no dejo que tu mamá te vuelva a llamar para preguntarte que comiste y no tocaremos mas el tema de Peter” Lali lo pensó por un momento. Le gustaba la idea de no tener que escuchar mas a sus padres decirle que debía seguir adelante, que se iba a quedar sola y amargada (según su mamá, la exagerada) o que era mejor así, sola y sin ratas alrededor (según su papá, el celoso). Miró al cachorro que lamía su brazo y sonrió, era lindo y tierno, había que aceptar. Como la engaño. “ok. Hagamos el pacto. ¿Me corto un dedo o me escupo la mano?” y rió de su propio, mal chiste. “muy bien se llama Rocco, si, ya tiene nombre y no se lo cambies porque lo vas a confundir” su papá lo señalo y Lali rodó los ojos. Santiago besó la frente de su hija y se retiró de su casa no sin antes escuchar a su “niña” repetir las condiciones del pacto.


Nueve de la mañana y ya Rocco (bien alimentado con dog chow) estaba jugando con el potecito vacio del shampoo. Es que, Mariana descubrió que al cachorro le encantaba tener algo en la boca y aunque tenía juguetes, los envases vacios parecen ser su debilidad (después de las manos y pies de su nueva dueña).


Nueva y media y ya Mariangel, su mejor amiga de la universidad, entraba a la casa de la morocha de pelo liso (Mariangel lo tenía ondulado), con un mono suave de jean, cabello suelto y mp4 en mano. Nightwish la acompaño desde el momento en que salió de su casa. Imitaba a Tarja, levantando las manos más arriba de su cabeza y Lali reía, la divertía. (Aunque nunca cantará como Tarja. Pero es que, nadie podía) la saludó con efusividad, al terminar la canción pues, hacia semanas. Pero en enseguida se puso en modo melancólico, al escuchar los primeros acordes de “Hollow years” de Dream Theater, el gran amor de su vida. Mariana rió y le quitó un auricular, no era fan del grupo pero amaba esa canción. Así que las dos comenzaron a gritar (porque eso no puede llamarse cantar) la letra de la emotiva canción. Mariangel suspiró.


- Bueno, estoy lista para ayudar. – chocó ambas manos y sonrió con la simpatía que la caracteriza. – pero no esperes que por eso, sea de mucha ayuda. – y la señaló con su indice.

- Pintar no tiene ciencia, Mangy. – apodo de su amiga desde que la conoce.

- Si la tiene Lala! – apodo de Mangy para Lali (aunque suene raro)

- Bueno como sea! Que salga como salga, pero igual tengo que pintar la casa! La combinación está que me mata!

- Bueno, ya! ¿Qué esperamos?

- A las demás! Hoy conocerás al resto de mis amigas.

Diez de la mañana. Después de treinta minutos en los que las dos grandes amigas trataron de ponerse al día, tocaron la puerta.

- Buenas! Llegaron las decoradoras! – habló Daniela.

- Si sobre todo con tus gustos. – y esa fue Eugenia.

- Ay sí, eso es envidia, Dani! – y esa, María.


Un beso por aquí y otro por allá, un par de presentaciones y todo listo para empezar. Música en inglés (porque tres son profesoras del idioma, una mucho no lo habla pero si lo entiende y las otras dos… pues no les molesta), rodillo en mano, pintura en los recipientes (o como los quieran llamar), periódicos por todo el piso y una conversación entre chicas. Aunque, una hora y media después, todo era más bien una gran queja y no una conversación.


- Nunca más en la vida te ayudo a hacer esto, Lala! – Mariangel hablaba dándole el perfil a la pared para evitar ser salpicada por la pintura que soltaba el rodillo.

- Ay si! La próxima vez, prefiero ayudarte a pagar, para que pinten. – María ya estaba fastidiada. – no nací para esto.

- Yo menos! Pollito esto no es vida! – Eugenia, se robo la frase de Belén y agrego el taconeo al final.

- Ay ya! Apenas llevamos una pared y ya me tienen la vida triste, flojas! Si se van a estar quejando, déjenlo así y yo lo hago sola! – Lali habló y las chicas se miraron entre sí.

- Bueno! – dijeron a coro y 4 rodillos cayeron al suelo al mismo tiempo. El de Belén seguía rodando en la pared. La morocha “rebelde” disfrutaba pintar y su pose (sentada en el suelo y pensando en la inmortalidad del cangrejo) lo demostraba.

- Belén si no fuera por tu fascinación por los hombres, pensaría que eres uno de ellos. – Eugenia la miraba con los brazos cruzados y una sonrisa.

- Su fascinación no es directamente con los hombres, es con otra cosa. Pero, para eso necesita de ellos. – Daniela sonreía con una ceja levantada.

- A veces no necesitas a los hombres. – retrucó con una sonrisa picara. Todas rieron.

- Ay dios no puedo con élla! – María rodo los ojos, mientras se le escapaba una risita divertida.

- Ehhh bueno, ¿seguimos, mejor?

- Ay Lali! Prefiero escuchar las aventuras de la vaga esta que seguir pintando! – Y realmente, Mariangel odiaba las actividades caseras.

- Necesitas a Peter, amiga u otro que te haga el favor porque con estas mujeres no llegaremos a nada. – Belén las apuntó.

- Ay si! – María hablo como una niña quejosa. – Peter! – y lo gritó igual, - ey! hablando de eso ¿Cómo va tu plan de novela? ¿ya se dio cuenta de algo? Por lo menos sospecha que hay algo raro ¿no? O sea es Peter. No lo recuerdo tan tonto.

- María! Es hombre, son tontos!

- Belén tiene razón. Menos el de la novela, ese era un amor! – Eugenia ama los personajes de novela.

- Ah, pero esa pareja es LA PAREJA. Eran una belleza! De verdad eran casi ángeles! – Lali los recordaba con ternura.

- Shhh, cállense que nos van a rayar con la amiga de Mariana. – Daniela, con su titulo de psicóloga, quería mantener sus gustos medio infantiles lo mas ocultos posible.

- Muy tarde. Nuestra querida Mangy (y si, Belén ya la conoce, pues estudió con élla y con Lali la carrera de profesora) ya sabe sobre sus gustos de mente de pollo.

- Ay dios! Me hacen quedar mal! – Dani se frustró. Aunque a la final rió.

- Si pero, según lo que me contó Lali, ese también metió la pata y feo. – Mariangel siempre se unía a las conversaciones.

- Aja si! El escritor lo hizo meter la pata! Déjenme saber si el de verdad también la metió o no! – y María se desesperaba por saber el ultimo chisme Laliter.

- Ay mamita! No te gusta pero te entretiene. (el chisme).

- Ay si Belén, como si tu no quisiera saber!

- Pero por supuesto que sí! A ver sácalo de tu sistema, suéltalo Lalichunga!

- Nada. No puedo contar nada porque no ha pasado nada.

- ¿pero, y lo del tango? ¿y todos los momentos que han tenido, que? – la rubia pelo corto no se lo podía creer.

- Nada. Ya les dije, piensa que soy Mar.

- Wow. Peter es idiota ¿Quién lo diría? – Daniela seguía pasando el rodillo.

- Lali ¿estás segura que perdió la memoria y no medio cerebro? – muy buena pregunta, Mangy.

- Ay pobrecito! Esta confundido. No saben como esta. Anda todo perdido como en la nebulosa. – Eugenia lo defiende a muerte (o eso quería).

- ¿y si te lo violas? – y todas miraron a Belén.

- Ay qué?! ¿Por qué me miran así? Ni que lo fuera a violar de verdad! Además no es la primera vez que se van a acostar! – las miró obviando cada palabra con un gesto. Las demás comenzaron a reír.

- No es tan mala idea ¿eh? La memoria se activa por estímulos. – la psicóloga salió de adentro de Daniela.

- O sea que, si Lali se acuesta con Peter, puede activar su menoría. – Mariangel trataba de entender.

- No sé si la memoria pero otra cosa sí. – y de nuevo, todas miraron a Belén – Ay amor, hablo del amor. – y seguían las miradas fijas en élla. – ok, no hablaba del amor. - y volvieron a reír. – peeero… sigo pensando que lo que necesita es una buena sacudida.
– ambas cejas levantadas y una sonrisa picara.

- Pues, que Lali se lo viole, entonces! – Eugenia quería resultados como sea. – mira, Mariana, tu lo agarras así. – y María se convirtió en Peter. – lo pegas contra la pared. - y ya la más alta de todas, estaba arrinconada por Eugenia. – y le dices: mi amor, es hora de recordar viejos tiempos.

- Uy mi vida, si eran así de buenos, quedémonos en el pasado. – y la rubia pelo largo, seguía el juego. Unas cuantas carcajadas salieron de la boca de todas.

- Ehhh… Lali… un perro nada en el coso de pintura. – Mariangel señalo el lugar donde, efectivamente, Rocco estaba dentro del recipiente cuadrado, lleno de pintura, mordiendo un rodillo mientras pasaba su lengua por sus dientes, tratando de quitarse la pintura que esté le dejaba al morderlo.

- Rocco! – el perro reaccionó al escuchar a su nueva dueña. Saltó fuera del recipiente y con el rodillo, aun en la boca, corrió por toda la sala, dejando patitas marcadas y gotas de pintura por todos los periódicos y piso del lugar.

- Corre, Rocco, corre! – si señores. El sharpei ya tenía club de fans y lo conformaba María.

- Recuérdenme no juntar, nunca, a ese perro con Banana. – anunció Belén, mientras veía a Lali correr detrás del cachorro por toda la casa. (era veloz y mucho).

- y ¿Quién se va a juntar con un perro que se llama como una fruta?

- Daniela, déjala en paz que, élla te quiere mucho!

- Ay me dio hambre! – María no podía estar en la casa de Lali sin comer algo.

- Veamos que tiene Lali. – y Mariangel las guió hasta la cocina (aunque todas sabían dónde estaba)

- ¿Cómo se mete un perro en una ponchera de pintura?! – Mariana apareció en la cocina y las amigas se rieron a carcajadas al ver a la morocha cubierta de pintura color verde y un animal parecido el monstruo del lago Ness, en sus brazos. - ay si qué risa. – mofaba, obviamente.

- ¿Si te molesta tanto, por qué no lo regresas?- Eugenia hablaba con un trozo de torta en la boca.

- Porque hice un pacto.

- Ay! Otro más! ¿Cuál es tu obsesión con eso?

- Es inseguridad, Mariangel. Lali necesita probarse así misma y asegurar a los demás. – y otra vez la psicóloga.

- Si. Yo se que te puede dar seguridad con Peter: amor. Hazle el amor y el te dará lo mismo. Sin pactos. – Belén mordió una manzana. – el sexo es el motor del hombre. la cabeza la tienen abajo, la de arriba es de adorno.

- No lo voy a engañar así! Es amoral! – Rocco la miraba atento.

- Yo hice un pacto con la moralidad: nunca la llevo a la cama conmigo. ¿te lo presto? – Rocco ladró.

- Viólatelo! – en coro y en sincronía.

- Ya te dije: haz el amor por amor. Ese es el mejor pacto. – y Eugenia le robó la manzana a Belén al tiempo que asentía con la cabeza, apoyando las palabras de su amiga.

Lali se quedo pensando en las palabras de sus amigas, hasta que Rocco la lamió. - ¿y tú qué dices? – el cachorro gruño. – eso pensé. – sonrió.



Marianella veía televisión en la salita de “distracciones” del centro. Eran pocos los canales que transmitían algo bueno así que, realmente, no veía nada. Por alguna razón, su atención estaba fijada en la chica de rizos castaños que miraba por la ventana. Lo pensó 1, 2, 3, 4, 5 segundos y se levantó del sillón para ir hacia élla y sentarse a su lado.

- Es hipnotizante ¿no? Cuando estas tanto tiempo sin ver el sol, te vuelves como un mosquito atrás de la luz. – la “delirante” la miró y vio a Mar sonreír.

- ¿Qué haces aquí? ¿Por qué me hablas?

- Porque te veo sola. No deberías estarlo.

- Eso no te importa.

- Tal vez no debería. Pero sé por lo que estas pasando y créeme no es bueno estar sola.
- ¿a si? ¿sabes mucho porque eres experta en agujas? No me molestes. Eres tan poca cosa para la humanidad como yo. No quieras dártela de superada porque sabes que esto nunca se supera! – Laura hablaba entre dientes. Tenía tanta rabia que ni siquiera quería mirarla a la cara.

- Estas equivocada. No somos poca cosa.

- No, somos menos que eso, somos lacras, personas antisociales, débiles, gente en quien no se puede confiar. Capaces de hacer lo que sea por una dosis más y todos saben que es así. Dejamos de ser alguien, cuando nos miramos al espejo, pensamos en lo que hicimos ayer y no nos reconocemos a nosotros mismos. Ya nadie cree en nosotros.

- Eso no es verdad… tu hermano cree en ti. Por algo siempre, viene a verte… lo ha hecho todas las semanas, aunque tú no lo recibas. Y aunque no hubiera nadie y los demás nos vean como lacras, sabemos que somos humanos y nos equivocamos. Somos débiles es cierto pero, por eso ahora nos toca ser fuertes y salir de aquí… todo en esta vida se supera y esto también. Si éramos capaces hasta de matar por sentirnos “bien” unas horas, entonces debemos ser capaces de más por estar bien el resto de nuestras vidas.

- Muy lindo tu discurso, querida. Pero dime una cosa ¿todas las mañanas te lo repites a ti misma, cuando despiertas y lo primero que piensas es que necesitas una jeringa? – se levantó de la silla. - ¿me vas a negar que eso es lo que piensas la mitad del día?
- No. Pero no por eso caigo. Ya lo supere, soy diferente, soy mejor pero, tú nunca sabrás lo que se siente, si no te crees capaz.

- Supongo que te cambiaste la sangre para ser capaz. Y no te creas mejor, siempre, pero siempre, serás una drogadicta y tu mente se encargara de recordártelo todos los días y todas las noches. – La chica de rizos castaños hablaba entre susurros cerca del rostro de Mar. La cual permanecía inmóvil.

- Es una lástima que pienses así. Definitivamente no soy igual que tú. Tal vez el LSD te afectó más de lo que crees. Yo estoy bien y cada vez estoy mejor. Yo lo supere y ojala tú puedas decir lo mismo algún día. – Marianella se dio vuelta y comenzó a caminar hacia el pasillo que daba a su habitación.

- Veremos que tan cierto es eso. – Laura la observó marcharse con rabia. Sentía envidia de Mar y su optimismo, la veía equilibrada y feliz. Mientras élla, sentía que se desvanecía a cada momento. Le probaría lo que élla creía saber: en ese pozo se puede ver la luz, pero nunca se alcanza. Que equivocada estaba.


Unas horas después, la sala-comedor de Mariana (solo la sala-comedor) estaba pintada de blanco y verde bosque con los muebles color avellana y sus cojines verdes sobre ellos. Mañana seguirían con la cocina. Subió las escaleras, muerta de risa al recordar como Daniela, quiso dársela de feminista y autosuficiente, convenciéndola para que, entre las dos, subieran el nuevo colchón de la dueña de la casa (el que esperaba por Nicolás y Agustín) por las escaleras. Mala idea. Aun recordaba como élla no pudo arrastras mas el colchón dejando que se le escapara de las manos y como Daniela, gritó al tiempo que trataba de correr escaleras abajo para que éste, que se deslizaba con velocidad, no le cayera encima. Lástima que no lo logró.


Llego a su habitación y se dejó caer sobre su cama (con el colchón viejo. el nuevo estaba en la escalera). Cerró los ojos y sintió una peste, lo que odiaba el olor a perro por dios! Busco el origen del hedor, no, el perro estaba en el patio (ama el patio) y entonces se dio cuenta que era élla!


- Ay dios! – las veces que le reclamó a Peter por jugar con los perros de los vecinos. “la perra de la vecina” recordó con rabia. Peter amaba los perros y siempre jugaba con ellos y siempre terminaba oliendo a perrito y abrazando a su novia. (no para molestarla si no para darle amor). fue hasta el baño, se quito la ropa y al entrar a la ducha… los recuerdos otra vez.


- Amor! – Peter entraba a la casa de su novia con dos botones de la camisa sueltos, y las mangas remangadas. No se puede obviar el pantalón lleno de pelos de perro de distintos colores. Si, Peter pasaba por la plaza del conjunto donde vivía su novia, cada vez que iba a su casa y al menos un cachorro se encontraba en su camino.

- Aquí! – entraba a la sala. – Hola – caminó hacia él y lo abrazó con fuerza. Cuando quiso besarlo, se alejó bruscamente. – hueles horrible, Peter! Hueles a perro. – Peter rió.

- Que exagerada! Es que son muy cómicos! Ellos me buscan lo juro! No soy yo! – Lali lo miraba con los ojos entrecerrados y la cabeza levemente inclinada hacia la derecha. Los brazos cruzados en el pecho armaban la pose de “si claaaro” y por si quedaba duda:

- Si claaaro. – Lali se dio media vuelta.

- Ay! Ven acá chiquita, hermosa – la abrazo desde su espalda y enredo sus manos en su cintura. Besó su cuello y la morocha rió colocando sus manos sobre las de su novio y apoyando su cabeza en el pecho de él. – yo vengo. – beso en el cuello. – a ver a mi amor que ES UN AMOR y de paso esta hermosa. – otro beso. Pero, en la mejilla. – imagínate que deje a los perros porque no aguantaba más las ganas de verte. – Lali rió.

- Ay pero que importante me siento! Me quieren más que a la perra de la vecina! - los dos rieron.

- Obvio! Si no, mira. – la llevo de la mano hasta el cuarto y se lanzó sobre la cama matrimonial para alcanzar la foto que tenia sobre la mesa de noche. – mira a quien tengo de mi lado de la cama. – porque tenían lados de la cama.- así, si me despierto de espaldas a ti, cosa que rara vez hago porque soy fan de abrazarte. – eso era verdad. – igual, lo primero que veo es a ti. - ¿Por qué será tan tierno? Y mete cuento (chamuyero para ustedes).

Lali se recostó sobre él y lo besó. – cualquiera cae con eso.

- Igual anda a bañarte, mi amor porque hueles a perrito. – arrugó la nariz. Tal vez no cualquiera cae.

- Ah bueno! Perdón Cruela D’vil. Se me olvida que no te gustan las pobres criaturas de Dios… desalmada- y armo un puchero con sus labios.

- Ya te dije que no soy una desalmada! Solo les dejo…

- Su espacio ya sé… igual que a los nenes del preescolar de la esquina ¿no? – la miró con una sonrisa burlona. Élla entrecerró los ojos y abrió la boca, dividida entre una expresión divertida y una de indignación, movía la cabeza de arriba abajo.

- Tarado! - le pegó en el pecho. Peter se quejó y rió mientras sujetaba la mano con la que élla lo golpeó. – lo mío no son los niños, lo admito. – dijo mirando para un costado. – por eso trabajo con adolescentes.

- Porque estás loca ¿sabes lo que es un adolescente? Yo pienso en mi mismo a los 15 años y no me soporto! – rió. – en cambio niños. – sonrió. – pero tu nada ¿no? Como con la perrita de la vecina. – y la volvió a burlar, al tiempo que le pinchaba la cintura con su dedo índice. Lali rió.

- No es de mala, no te burles! No me gustan todos los niños. Pero… tienen lo suyo… y quiero mucho a mi primito… siempre lo llevo al cine o al parques de diversiones… y quiero a los hijos de mis amigos ¿no sumo puntos? – lo miró. Peter sonrió y la abrazó con fuerza. Élla seguía sobre el cuerpo del chico y él apoyaba su mejilla sobre la cabeza de Lali.

- Medio desalmada. – los dos rieron. – no podre tener hijos contigo. – sonrió y élla también. Sintió una emoción en el pecho al escucharlo hablar sobre hijos juntos. Pensaba en hijos con élla. Entonces recordó su pasado.

- Yo ya tendría uno. – lo dijo en voz baja y apagada. El recuerdo, aunque se “supera” hacía que el dolor siempre vuelva.

- Yo también. – Lali levantó su rostro y lo miró a los ojos.

- ¿sería tu hijo, también? – acarició su pecho y lo miró con tanta ternura e inocencia.

- Obvio! Tal vez no sería mi hijo de sangre, pero sí de corazón. Lo amaría porque yo amo todo lo que venga de ti. – acarició su mejilla. Élla sonrió ¡como lo amaba! ¡y como la amaba! – además el me adoraba! Hasta pateaba cuando me tenía cerca.

- Mentira! que mentiroso! ¿Cómo iba a patear? Tenía 14 semanas, Peter!

- Es que era muy adelantado para su edad! – Lali rió. Solo Peter podía bromear y hacerla reír al hablar sobre su fallido embarazo. Ese que llego a ilusionarla tanto. Solo con él podía reír al recordar la mejor y a la vez la peor época de su vida. Porque solo él la animó en todo momento y nunca, jamás se apartó de élla. Nunca la dejo sola pero más importante, nunca dejo que se sintiera sola y la rescataba a cada momento del pozo en que Lali parecía caer cada instante. Su única misión, en esa época, parecía ser el llenarla de luz cada vez que élla estaba a punto de caer en la oscuridad.

- Gracias. – lo miró a los ojos y acarició su mejilla, su nariz, su cabello, su pecho...

- ¿por? - la miraba con cariño y una sonrisa al tiempo que dejaba caricias en su brazo.

- Por todo… porque nunca me dejaste sola. Siempre estás ahí, haciéndome feliz… me das amor… gracias.

- ¿sabes qué? – tomó la mano que Lali tenía sobre la mejilla de él y la besó para luego acariciar su dorso y subir por su brazo. – yo hice un pacto cuando te conocí: estar contigo siempre y encargarme que esa sonrisa que amo, no se borrara nunca. – y élla sonrió.

- ¿ves que eres un amor? te quedaste conmigo sin esperar nada a cambio.

- Mmm ése crédito no me lo puedo llevar – y miró al techo. – al principio no quería nada a cambio. Pero, al mes de conocerte, ya quería mi vida entera contigo, a cambio. Por eso hice ese pacto con la vida y conmigo y por eso te pedí lo mismo a ti en ese lago, antes de que siquiera supieras porque te lo pedía. Quería que te quedaras conmigo… siempre. Fuera como fuera. Como amigos o por dios como algo mas! – rió y Lali también.

- Tarado… te voy a cumplir.

- No importa. Nada importa, mientras te tenga cerca… de la manera que sea pero feliz. – sonrió y la besó. Si querían saber que era el amor, solo había que mirarlos a ellos dos.

- Te amo. – dijo Lali mirándolo a los ojos.

- Obvio. – respondió, él. Rió y élla lo golpeó otra vez. – te amo. – y la beso. Se separaron con pequeños besos, uno tras otro.

- Pitt

- Mmm

- Sigues oliendo a perrito. – arrugó la nariz, otra vez.

- Dios! Que obsesión! Si huele rico.

- Hueles a perro mojado, Peter! ¿en qué planeta eso es oler rico?

- Bueno, ya! Me baño. – se levantó. – pero, solo, no. – la cargó en sus brazos y la llevo con él al baño. Lali gritó entre risas, mientras, Peter abría el grifo y la metía, junto con él, en la ducha. Ambos con ropa. - ¿ahora quien huele a remojado? – le preguntó con una sonrisa y élla lo haló de su camisa para besarlo con ganas.


______________________________________________________________________

HOOOOOLA He aqui la primera parte del capitulo DEDICADO UNICA Y EXCLUSIVAMENTE A FLORENCIA MONCALVO QUE CUMPLIO AÑITOS EL JUEVES!!

AQUI ESTA TU REGALO FLOO perdon por la tardanza ya lo termine todo. Mañana paso la segunda parte y la subo de una vez!!

FALTA LA MEJOR PARTE NO SABEN LO QUE SERA ESTE CAPITULO!! LA SEGUNDA PARTE ES LA MEJOR y esta vez si me echare flores jajajaja

listo... nada chicas 40 hojas de cuaderno. 80 paginas.

DIEZ hojas de word hasta ahora y sigue, Me duele la mano pero creo que valió la pena.

ah por cierto: ENJOY!!

LAS QUIERE SU QUERENDONA: MARYA


PD: espero que me digas que te encanto o te MATO LILY! (lo digo con amor. jajaja Razz)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
lillyana
Miembro junior
avatar

Mensajes : 138
Fecha de inscripción : 18/08/2011

MensajeTema: Re: En la Sangre (Laliter)   Lun Oct 31, 2011 12:01 am

ajjajaja ese perrito es igual al mio.jajajajja dejame decirte q me siento identificada.jajajajajaj

q plan tan bueno el de las amigas, reunirse a pintar y ha hablar, q ricooooooooooooooooooooo.
cada vez me enamoro mas de la relacion q tenian peter y mariana era un idilio. debe ser demasiado duro para lali recordar todo eso y ver q ahora el esta enamorado de su hermana.

q lo violeeeeeeeeeeeee, q lo violeeeeeeeeeeeeeeee, y si no, q me deje a mi yo lo violo.jajajajajjaja o mejor q le lleve el perrito, a ver si asi el empieza a recordar cosas con ella. el perrito puede ser un insentivo,jajaja

q mala onda la mina con la q estaba hablando marianella, q se clave su chiche y se mate solita esa mina.

Ojala no m eabandones, porq sabes q AMO tu nove, y decile a flor q no se lo perdono,
gracias genia por no abandonarme Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
lillyana
Miembro junior
avatar

Mensajes : 138
Fecha de inscripción : 18/08/2011

MensajeTema: Re: En la Sangre (Laliter)   Jue Nov 24, 2011 1:36 pm

QUIERO MASSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS NOVELA PORFAVORRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRR
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sweetmar
Invitado



MensajeTema: Re: En la Sangre (Laliter)   Jue Nov 24, 2011 7:19 pm

Lily no he podido pasar la segunda parte del capitulo porque no he tenido tiempo de nada estoy trabajando todos los dias mañana y tarde y como soy profesora llego lllena de examenes y trabajos para corregir pero apenas tenga un respiro me pongo a transcribir!! gracias por no abandonar la fic!! love u!!
Volver arriba Ir abajo
sweetmarya
Miembro nuevo
avatar

Mensajes : 46
Fecha de inscripción : 18/08/2011

MensajeTema: Re: En la Sangre (Laliter)   Jue Nov 24, 2011 7:21 pm

lillyana escribió:
QUIERO MASSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS NOVELA PORFAVORRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRR

Lily no he podido pasar la segunda parte del capitulo porque no he tenido tiempo de nada estoy trabajando todos los dias mañana y tarde y como soy profesora llego lllena de examenes y trabajos para corregir pero apenas tenga un respiro me pongo a transcribir!! gracias por no abandonar la fic!! love u!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
lillyana
Miembro junior
avatar

Mensajes : 138
Fecha de inscripción : 18/08/2011

MensajeTema: Re: En la Sangre (Laliter)   Jue Nov 24, 2011 10:32 pm

es una promesa, no nos vamos a abandonar. Smile
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
LauCami
Admin
avatar

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 20/08/2011
Edad : 40
Localización : Rosario - Argentina

MensajeTema: Re: En la Sangre (Laliter)   Dom Nov 27, 2011 12:29 pm

Ah, bueno, Ah, bueno, donde estuve metida che ? No puedo creer que esta sea la misma que esta alla en el foro ..... como me gusta esta fic che !!!!!!! de verdad que es una maravilla lo que estas haciendo como escritora mi querida Sweet .... de lejos una hermosura como escribis y como vas describiendo las situaciones.

Bastante loca la fic por decirlo de algun lado, pero de verdad, me gusta mucho que haya gemelas, que Peter ( amorcito pobre lo que le ha pasado !!!!!!!!!!!!!!!!! ) no sepa quien es quien, aunque internamente si sabe quien es el amor de su vida.

SE que nos vas a sorprender porque no seras capaz de dejar feliz a una hermana y a la otra llorando, tirada en los rincones ......

Espero mas prontito, besos enormes

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sweetmarya
Miembro nuevo
avatar

Mensajes : 46
Fecha de inscripción : 18/08/2011

MensajeTema: Re: En la Sangre (Laliter)   Lun Dic 12, 2011 11:54 pm

ESCENA ANTERIOR

- Bueno, ya! Me baño. – se levantó. – pero, solo, no. – la cargó en sus brazos y la llevo con él al baño. Lali gritó entre risas, mientras, Peter abría el grifo y la metía, junto con él, en la ducha. Ambos con ropa. - ¿ahora quien huele a remojado? – le preguntó con una sonrisa y élla lo haló de su camisa para besarlo con ganas.



Capitulo XV parte II

Pactos





Sonrió con melancolía. Esos recuerdos le hacían daño pero, a la vez le daban fuerzas para continuar con toda esa locura.
3 de la tarde y ya Mariana estaba dentro de su auto, camino a la clínica. Aceleró lo más que pudo. Tenía una angustia en el pecho que no lograba entender pero la asustaba.


- Dale Lali, respira y no seas paranoica, está todo bien. - se calmaba a sí misma, al parar en un semáforo en rojo. Pero ¡necesitaba ver a Mar, ya!

- Lali! Estaba por llamarte! – Tefy corrió hacia élla. Su cara estaba desencajada y Mariana sintió que no podía respirar.

- ¿Qué? ¿Qué pasa?

- Mar está mal.

- ¿Cómo? – Lali fijó su mirada en el pasillo que daba a las habitaciones y corrió. La enfermera iba tras élla.

- Mar. – susurró. La garganta apenas la dejaba hablar.

Mar estaba temblando, tenía las mejillas rojas y sudaba. Estaba tirada en el piso, llorando desesperadamente. Parecía que intentaba hablar pero no podía. Apenas salían murmullos de su garganta. De repente, hacia movimientos bruscos que Hoppy amortiguaba. La enfermera estaba de rodillas, abrazándola sin hablar.

- Mar – Lali corrió hacia élla pero, su hermana gritó asustada y tapo su cara con sus brazos. Se protegía aunque, no sabían de qué. Mariana gritaba el nombre de Lali pero, sentía que no la escuchaba.

- No le hables. – le susurró Hoppy.

- ¿Qué?

- No, no, Lali! – Gritaba, Mar llorando y retorciéndose. Lali se arrodilló frente a élla. Marianella la miró y Mariana se derrumbo. Su mirada estaba perdida. Era como si la viera, ahí tan cerca y al mismo tiempo tan lejos de élla. Sus pupilas estaban dilatadas y parecía encerrada en sí misma, cautiva. Sus ojos pedían ayuda, desesperadamente. Lali dejo escapar un par de lágrimas y trató de tomar su mano. Al menor contacto, Mar reaccionó de nuevo y su lucha por escapar de los brazos de Esperanza, comenzó otra vez.

- Mmm no, no, ahh. – no paraba de temblar y llorar respiraba acelerada. Estaba desesperada.

- ¿Qué le pasa? ¿Qué pasa? – Lali hablaba lo más entendible que podía. La angustia no la dejaba pensar. – esta… está caliente y…. – miraba la puerta de la habitación. Estefanía la había sacado del cuarto.

- Esta drogada – Tefy le hablaba frente a la puerta. Lali no respondió, su mente dejo de funcionar.

- Lali! – escuchó a su hermana gritar. Mariana reaccionó y entró a la habitación, nuevamente. Se acercó con cautela y esta vez, Mar dejo que su hermana tomara sus manos.

- Aquí estoy. – susurraba.

Mar cerraba los ojos y apretaba sus dientes, tratando de tener algún control sobre sí misma. Para Marianella, su mundo se había detenido. Estaba encerrada en una cajita de cristal y lo peor era que, aunque la gente que conocía la veía, su mente le decía que estaba sola. La paranoia se adueño de élla, la ansiedad la volvió vulnerable y el pánico la invadió.

La habitación estaba desordenada y las cortinas cerradas con una de los lados desprendidos del tubo que las sostenía.

- Estaba eufórica, como loca. Después se quiso esconder como si alguien la persiguiera, abrió las ventanas y la luz la desesperó. – Hoppy le explicaba a Lali. Sabía que la morocha miraba la habitación atenta buscando respuestas. – creo que élla misma supo lo que había hecho y entró en pánico. – “lo que había hecho” pensó Lali. Sonrió con amargura y parpadeo varias veces para no llorar. Mar la miraba de reojo pero, no se movía, no hablaba… estaba ida “¿Dónde estará?” se preguntó, Lali.

- ¿está sufriendo? – miró a su hermana – donde sea que este ¿está sufriendo?

- No sé. Pero no te miento, es probable. El cuerpo no responde pero, la mente no para de funcionar. Esta trastornada… realmente tiene un muy mal “viaje”.
Las lágrimas de Mar comenzaron a caer por montones, de nuevo. No dejaba de mirar a su hermana y llorar sin siquiera parpadear. El único movimiento de su cuerpo, era provocado por los espasmos que la atacaban. Estaba atrapada… atrapada por su propia mente.

- Mar. – pronunció, Lali en un sollozo. Marianella apretó apenas la mano de su gemela sin apartar su mirada de élla. – Mar – repitió y la abrazó, sacándola de los brazos de Hoppy y acunándola en los suyos. Mar elevó su cabeza para mirar a su hermana fijamente, otra vez. Levantó una mano y toco a Mariana, delineó el rostro de élla con sus dedos calientes al igual que el resto de su cuerpo, deslizó su dedo índice sobre una lágrima y miró su dedo húmedo por unos segundos.

- Es de colores. – dijo con calma. - ¿Dónde estoy? – y aunque Lali respondió a su pregunta no salió ni una palabra más de la boca de Mar.



******************************************************************************************

- ¿Qué fue eso? – Mariana entró a la oficina del Doctor L.

- No lo sé.

- Si lo sabes. – L era especialista en drogadicción además de trastornos psicológicos. El doctor suspiró.

- Parece LSD o algún alucinógeno parecido.

- Imposible. – Lali sacudió la cabeza – Mar no se droga. Ya no y menos con eso. Vamos a llegar al día 600, prometimos salir juntas de aquí.

- Lali… era una reacción negativa a un alucinógeno, estoy seguro de eso. Estaba drogada. – Mariana se sentó, pasó sus manos por su cara y luego las bajó a su pecho y miró a L - ¿y ahora qué? – debía asumirlo rápido.

- Esperar a que el “viaje” termine. – Mariana mordió su labio inferior y asintió con la cabeza. No podía ser… no otra vez.

La noche había pasado y Marianella comenzaba a despertar. Sentía dolores musculares causados por los espasmos. Estaba confundida.

- Hoppy – se asusto al verla en un sillón junto a la cama, en compañía de una revista.

- Mar. – sonrió. – Tefy ya viene. Tiene que pasar revista. Pero, no de esta ¿eh? – volvió a sonreír.

- Hola, Mar – Tefy entró - ¿Cómo estás?

- No estoy segura. – Mar estaba confundida. Sentía que había tenido la peor de las pesadillas.

- No importa. – Tefy sonrió. Sabía que la confusión, solo duraría unos minutos.
– te toca hoy ¿vas al baño? Me la tengo que llevar- La enfermera sostenía un pequeño envase de plástico con tapa verde. Marianella sabía para que era. Los ha usado desde el día en que llego a ese lugar. Agarró el envase y entró al baño, al salir se entregó le potecito a Tefy y esta, le dio a cambio, sus medicinas. Había algunas de más. Mar frunció el ceño pero se las tomo igual. Confiaba en Tefy. Inmediatamente volvió a la cama y antes de procesar la pesadilla del día anterior, volvió a dormirse.

- ¿y? – Lali se levantó ansiosa del sillón al ver entrar al doctor L a su propia oficina. - ¿Qué dice?

- LSD – el doctor levantó los resultados de los análisis de Mar. Lali no respondió, solo se dejó caer sobre el sillón. L se acercó y la abrazó.

- No fue élla. No lo haría. Estaba aterrada, yo lo vi en sus ojos.

- Ya lo sé, Lali, también la vi. Solo la deje para atender otros pacientes con síndrome (abstinencia).

- ¿y esto como sigue, ahora? – ambos se miraron.


******************************************************************************************


Cuatro horas después, Marianella despertó con un ataque de pánico. Entendió lo que había pasado el día anterior y el miedo la invadió. Lali estaba con élla. Nunca la dejaría sola. La abrazaba con fuerza.

- Lali, yo te juro, por dios que no lo hice. No fui yo. Me estoy volviendo loca. – sollozó – no puedo volver, Lali. No puedo caer otra vez. – lloraba con angustia. – no lo puedo controlar… no saldré nunca… ¿me crees? ¿Lali, me crees? – la miró suplicante.

- Yo siempre voy a estar contigo. – acarició el cabello de su hermana. – y algo aquí – toco su propio pecho. – me dice que dices la verdad.

- ¿Qué voy a hacer hermana? – suspiró con fuerza y unas lágrimas salieron – no puedo volver a empezar… los temblores, las nauseas, el dolor. – trago saliva.
– me voy a volver loca, Lali. – lloro, tratando de calmar los sollozos – no puedo, no
puedo. – negaba con la cabeza. – no puedo regresar ahí. – abrazó a su hermana y lloró como no lo hacía desde que aceptó su problema y pidió ayuda. Hoy, lloraba por miedo a repetir los peores momentos de su vida. Lali lloraba por y con élla.

******************************************************************************************

- Fuiste vos! ¿Qué eres la mala de la novela o solo estabas aburrida? – Valeria sabía lo que había pasado con su amiga. Pero, había algo más que, élla sabía y los demás ignoraban: Laura y su conversación con Mar.

- ¿Qué te pasa, loca?

- Que eres una maldita! - y se lanzó sobre élla al mejor estilo del estelar de la tarde. Tefy las separó.

- ¿Qué es esto? ¿Qué les pasa?

- Élla fue! Élla la drogó! Ayer, Mar habló con élla. La quiso ayudar y la tarada le dijo un montón de cosas feas. La dejo mal! ¿Qué pasa? ¿la envidia no te deja aceptar que los demás estén bien y tu no? Loca! – Tefy sostenía a Valeria de los brazos.

- Basta! Que les pasa?! Valeria esa es una acusación muy grave, así que basta! Vete a ver a Mar, mejor. – La rubia miró a Laura por última vez y obedeció a Tefy.

- Mar… - abrió la puerta y la vio en su lugar. Ese que todos, parecen tener en común: la ventana – ya, Lali se fue. Dijo que cualquier cosa la llames, si no, la llamo yo. – se sentó junto a élla.

- Ya entiendo, porque esa chica, pasa tanto tiempo mirando la luz. Esa droga te hace insoportable la claridad. Al menos para mí fue así.

- Esa chica es una maldita, Mar. – la morocha sonrió.

- Tengo miedo Floo. – la miró. - ¿y si, todo vuelve a empezar? No puedo. – las lágrimas volvieron.

- Ey! No digas eso! Vos sos la más fuerte de las dos. ¿te acordas que me dijiste cuando yo llegue? Me dijiste que todo en esta vida se supera. Me obligaste a hacer un pacto contigo: saldríamos adelante, juntas ¿te acordas? Cumplimelo porque yo creo en eso y creo en vos. Si no, no creeré más en tu palabra ¿eh? – Mar sonrió, apenas y asintió con la cabeza.


Seis de la tarde del domingo y se acercaba la hora de cenar. Marianella bajó las escaleras con desgano. El doctor L la interceptó y le pidió hablar con élla, luego de la cena. Aceptó sin muchas ganas. Pero, sabía que tendría que hacerlo, aunque sintiera vergüenza, solo con mirar los ojos del lindo doctor.
Los días pasaron y Mar parecía no recuperarse por completo. Dos ataques de pánico la invadieron en los últimos cinco días y la situación, comenzaba a rebasarla. Los médicos la trataban a diario y consideraron la opción de medicarla. Pero, usar ese recurso, seria causar otro tipo de dependencia. Lali visitaba a su hermana a diario y en uno de esos días pudo ver a Peter, quien al verla preocupada, trató de hacerla reír todo el tiempo. Quería hacerla feliz y élla recordaba con cada uno de los gestos de él, el porqué lo amaba.


- No sé qué pasa, La. Pero yo estoy contigo ¿sí? – le dijo mientras la abrazaba y acariciaba su cabello con una mano y con la otra recorría el brazo que élla mantenía sobre su pecho. Estaban acostados sobre la cama del morocho. Él, boca arriba y élla de medio lado, abrazándolo y escondiendo la cabeza en el cuello del morocho. Élla lloraba en silencio pero, Peter lo sabía.


Ese mismo día, durante la noche, Lali recibió una llamada que la hizo salir de su casa lo más rápido que podía. “esta en el hospital Santa María” le había dicho Tefy. Los minutos se volvieron eternos y el tiempo, de repente le pareció detenerse. Corrió por los pasillos del hospital, hasta llegar a donde estaban Simón y L.


- ¿Qué paso? ¿Dónde está? ¿Cómo esta?

- Esta estable, en su habitación. – señaló la puerta junto a ellos. – Tefy esta cuidándola. Esta dormida.

- ¿Qué paso?

- Tenía pastillas, Lali. Somníferos. Al parecer no se los tomaba si no, que los guardaba. Lo hizo en el baño pero Tefy la monitoreaba así que notó la baja de presión y las pupilas dilatadas, en seguida. – Mariana se sentó en una silla frente a ellos, apoyó sus codos en sus rodillas y puso sus manos sobre sus mejillas. Miraba la nada misma.

- ¿puedo entrar? – su voz estaba quebrada y ronca.

- Sí, claro. – en todo momento, fue Simón quien respondió. L parecía ausente.
Mariana entró y se encontró con una Tefy de ojos y nariz roja. Con el cuerpo apoyado en la pared y las manos en la espalda. Miraba el suelo y movía su pie como símbolo de su nerviosismo.

- Lali – trató de sonreír pero, no le salió muy bien. Lali la abrazó.- está bien. Ya está todo bajo control. – se separaron y Lali asintió con la cabeza. – Está mal, Lali. Se está muriendo de miedo y es literal. – los ojos soñadores de la enfermera, ahora eran vidriosos y tristes.

- Va a estar bien. Élla es fuerte.

- L cree saber que paso. Esta muy mal con todo esto. Cree que es su culpa.

- No es culpa de nadie y mucho menos de él, Tefy. – la enfermera sonrió.

- Voy a…. a llamar a Vale si no, se va a poner como loca.

- ¿Sabe?

- Esta semana, no la dejo sola ni un momento… Solo para ir al baño. – las palabras salieron amargar.


Mar despertó confundida. La luz la cegó por unos minutos. Sintió un calor en su mano derecha, volteó su cara y vio la cabeza de Lali. Sostenía, entre sus dos manos, la mano de Mar y las mantenía pegadas a su frente. Marianella solo veía la coronilla de su hermana. Parecía que rogaba o tal vez oraba.

- Lali… - su voz salió ronca y rasposa. Mariana brincó, apenas sobre su asiento y la miró.

- Mar. – y las lágrimas se amontonaron en sus ojos. Puso sus manos en su boca y luego la abrazó. – Mar! ¿te sientes bien? ¿quieres algo? Dios hermana, casi me muero.

- Esa fui yo, Mariana. – volteó su rostro para no mirarla. Sentía vergüenza de lo que había hecho.

- ¿Por qué? ¿Por qué lo hiciste?

- Porque no puedo. – miraba la ventana. – no podre otra vez… ¿sabes cuantas veces me quise morir, cuando entré a ese centro? – y entonces la miró. – todos los días – su voz se quebraba con cada palabra. - ¿sabes, por qué no lo intente? Porque todos los días, creía que no lo necesitaría, que me iba a morir solita. Pero ahora no lo puedo soportar… ¿otra vez? …. Lo sentí todo! Mariana. Toda otra vez, como si estuviera drogada de nuevo. El miedo, el vértigo, los sonidos, todo. Fue horrible. – lloraba sin poder detenerse. – no lo aguanto… - respiro profundo. – prefiero dejarlo así. No tengo nada, Lali. Mi sueño se acabo, no puedo ver ni a mis papas, no puedo alcanzar mis metas, todo se acabo… no tengo un amor… - Lali la miró con lágrimas en los ojos. – no hay nada. – suspiró y detuvo un sollozo. – no hay nada porque pelear. No tengo nada, Lali. Lo perdí todo, hace años.

- ¿y yo? – Marianella la miró.

- Perdón… perdóname, Lali… yo te detengo. Te hago sufrir. Eres como mi mamá, Mariana. – hablaba con frustración - perdóname porque no debería hacerte esto. No deberías estar aquí. Tu si tienes una vida… amigos… un amor que te espera. Perdón, Lali – las lágrimas recorrían la cara de Mar y la de Lali, también.

Mariana se levantó, miró a su alrededor, agarro el florero (sin flores) que estaba sobre la mesa de noche y lo tiró al suelo, partiéndolo en pedazos. Agarró un pedazo del suelo y se corto la palma de su mano derecha. Mar se exaltó.
- ¿Qué haces? ¿estás loca?

Lali agarró la mano de su hermana, la abrió y dejo caer unas gotas de su sangre en ella.

- ¿te acuerdas que cuando estábamos chiquitas, una sentía lo que otra estaba sintiendo? – Marianella asintió – nadie nos creía – Lali sonrió al recordar - ¿sabes por qué pasaba eso?

- ¿Por qué somos gemelas?

- Porque somos hermanas. Tenemos la misma sangre. Venimos del mismo rayito de vida. Por más cursi que suene. Nosotras tenemos un pacto: estar siempre juntas, unidas y eso va más allá de una pastilla, un polvo mágico o una jeringa. Lo llevamos en la sangre, Mar. Eso nadie nos lo puede quitar. No me puedes dejar ni yo a ti. Ese es el pacto.

- Un pacto de sangre. – susurro, Mar.

- Si tú te mueres… la mitad de mi se iría contigo y eso no me gusta para nada. – Sonrió.

- Quiero ser feliz.

- Lo vas a ser… pero ese pacto lo debes hacer contigo misma. – y otra sonrisa para Mar.

- Ojala lo seamos todas: tu, Vale, yo… y JP – sonrió al recordarlo y Lali sintió una punzada en el pecho.

- Si…. El también…

******************************************************************************************

- Ey… - el doctor L entró a la habitación. - ¿Cómo te sientes?

- Mejor… perdón. – lo miró a los ojos. Esos que a veces eran grises… como ahora.

- Está bien.

- No… no está bien. hice una estupidez y sé que eso te afectó.

- ¿a si? A ver ¿cómo sabes? – se cruzó de brazos divertido (o fingía estarlo)

- Por tus ojos… están grises. Se ponen grises cuando estas mal. – él suspiro y su semblante cambio a serio.

- Tu hermana vendrá en un rato. Tenía algo que hacer. Traerá a Valeria. – Marianella no dejaba de mirarlo aunque él no quisiera mirarla a élla.

- No fue tu culpa… si no fuera por ti, no estaría aquí.

- Eso, díselo a Tefy. Élla se dio cuenta…

- También se lo diré.

- Fue el flashback. Olvide el flashback – se reprochaba. - Mar, debí advertirte. Tenía la esperanza de que no lo experimentaras. Es un efecto secundario del LSD. Es como estar drogado nuevamente sin consumir nada.

- ¿se volverá a repetir? – tardo en responder. Élla lo miraba a los ojos.

- Es probable. .. – Mar bajó la mirada cristalina. – ey… ey… - tomo su mentón – Vas a estar bien. trabajaremos en eso y averiguaremos, por fin como te paso todo esto. Te creo, Mar. No volverás a sufrir. Tranquila. El LSD no es adictivo. El efecto desaparecerá, ya verás.

- Perdón…. Perdón por causarte tantos problemas – ya las lágrimas volvían a salir.

- Mar, mírame. – y así lo hizo. – yo hice un pacto contigo. Prometí que te cuidaría, que te sacaría de ese hoyo en el que estabas y te devolvería la sonrisa y tú me prometiste que, cuando volvieras a sonreír, no dejarías de hacerlo nunca.

- ¿y ese pacto está escrito en las estrellas? – el doctor la miró con curiosidad. – es que así dice mi hermana. Es un off de la novela que veía, que me gusto mucho… mejor olvídalo. Arruine el momento, iba tan lindo. – el doctor rió. Levanto su mano y acarició la mejilla de élla. Mar cerró los ojos y unas cuantas lágrimas se escaparon de ellos.

- Te quiero, Mar. – la chica respiró profundo.

- Yo también – L sonrió y antes de irse la miró desde la puerta.

- Y si, está escrito en las estrellas y también aquí. – señalo su pecho y sonrió de lado… esa sonrisa. Mar no pudo dejar de sonreír. Estaba cumpliendo el pacto.

******************************************************************************************


Mariana pisaba el acelerador a fondo y en cada suspiro, limpiaba una lágrima más que salía sin permiso. Iba camino al centro. Tenía que buscar a Vale… tenía que ponerle fin a la locura. El día estaba frio y nublado, pronto comenzaría a llover. Muy conveniente, considerando el día que estaba teniendo. Era casi un chiste. Un gran cliché. La llovizna comenzó, justo al momento en el que entró al centro. Hoppy le pidió que esperara un momento, pues Vale estaba a punto de salir de sus clases diarias (aclaremos que, aun, no termina la escuela). Lali salió al gran patio del fondo y respiro profundo. Miró el muro que divide a San Felipe y Santa Beatrice, donde todo comenzó y otra lágrima salió. Miró la lluvia desde su lugar, cubierta por el techo del gran porche y algo llamo su atención. Alguien nadaba en la piscina descubierta. Entrecerró sus ojos para verlo mejor y lo logró. No podía ser. Se acercó más y terminó saliendo del techo que la resguardaba. Comenzó a mojarse pero no le importó. Era Peter, nadando bajo la lluvia. Flotando en el agua, sintiendo las gotas caer sobre su cara. Como tanto le gustaba. Eso no lo olvido. Lali caminó hacia él, cada vez más rápido, hasta que corrió y solo se detuvo en el borde de la piscina. (Recuerden que odiaba el agua en grandes cantidades).

- Peter… - el morocho volteó y la observo sorprendido aunque feliz.

- La… - respondió, desde la otra orilla. Mariana olvido su miedo y se lanzó al agua. Caminó los primeros metros lo más rápido que pudo, hasta que dejó de tocar el fondo y entonces, nadó. Las gotas de lluvia chocaban en el agua, causando un ruido ensordecedor. Al llegar a él, se colgó de su cuerpo, enredando sus piernas en la cintura del que, alguna vez, fue su novio y lloró, lloró como si todo su dolor, su sufrimiento se hubieran guardado esperando ese momento. El chico la abrazó con fuerza. Le quitó la chaqueta para poder acariciar su espalda y besó su mejilla y hombro. No sabía cómo calmarla.

- Shhh… ey…. Tranquila. – la sentía temblar. Aunque no sabía si era por las lágrimas o el frio. - aquí estoy.

- No… no estás.

- ¿de qué hablas, La? – Élla se separó, apenas su pecho del de él para mirarlo a los ojos. Él acarició su brazo (ese que élla tenía alrededor del cuello de su morocho) y luego subió a su cuello y mejilla. – aquí estoy… no llores mas. – estaba afligido. Lo miró a los ojos y por un momento solo se escucho la lluvia.

- Bésame. – le pidió.

- ¿Qué? – no lo podía creer.

- Bésame, Peter. Al menos una vez, bésame. – chocaron sus frentes y Peter cumplió su pedido. Lentamente se acercó a su boca, rozó sus labios con los de élla y los besó. Tierno, despacio; con deleite y luego con pasión, con amor. Poco a poco se fueron separando del beso, hasta solo chocar sus frentes. Ambos mantenían los ojos cerrados, reproduciendo ese momento en sus mentes una y otra vez. El sonido de la lluvia orquestaba en el fondo.

- Hagamos un pacto. – Lali lo miró. – la próxima vez que me veas, olvídate de que esto paso. Pero, no te olvides de mi… y yo te volveré a conquistar ¿sí? Aunque sea otra… solo… no te olvides de esta, La. – Peter no entendía de que estaba hablando. Pero, la complacería. – prométemelo, por favor.

- Te lo prometo. - aunque no estaba seguro de que prometía. Mariana se separó de él y sin mirarlo ni una vez, salió del agua.


Al llegar al edificio, Valeria la esperaba. Se sorprendió al verla mojada. Lo necesitaba. – fue su única respuesta ante la curiosidad de Vale.
Al caminar bajo el paraguas vieron a Peter caminar con su traje de baño. Se detuvo al verlo y él al verlas. Pero, Lali desvió la mirada y aunque él quiso correr hacia élla, no lo hizo. Solo la miró seguir con su camino.

- ¿Qué pasa, Lali?

- Los malditos pactos, Vale. – y si los malditos pactos.

______________________________________________________________

VOLVIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII JAJAAJA

He aqui la segunda parte del 15 confieso que pudo quedarme mejor pero habria sido aun mas largo y ya estaba harta de escribir y cuando lo transcribi lo cambie para cortarlo mas!! jajaja

igual AMO ESTE CAPI por el final!! me gusto muuucho la escena del final!! veremos que piensan ustedes pero por favor sean amables!! jajaja

GRACIAS JOSE POR LA EXPLICACION QUE ME DISTE me sirvio de mucho! espero haber captado un poquito la sensacion.

FELIZ CUMPLE FLOOO!! LA ESCENA DEL FINAL ES ESPECIALMENTE DESARROLLADA EN ESTE CAPI PARA TI Y TU CUMPLE!! llego tarde pero seguro y espero te encante!!

LISTO, LISTO me voy porque tengo que seguir corrigiendo!!

te quiero Mais y ya te hablo por el msn!! jajaja NANA TE EXTRAÑO. CEI LAS EXTRAÑO! EXIJO CONFERENCIA YA! jajaja

gozalo Lily!

Ahora, si ENJOY! las quiere su querendona, Marya.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
lillyana
Miembro junior
avatar

Mensajes : 138
Fecha de inscripción : 18/08/2011

MensajeTema: Re: En la Sangre (Laliter)   Mar Dic 13, 2011 11:46 pm

Obvio q lo disfrute, te extrañe nena, tu vida ocupada me hace perder de esta magnifica historia, sabelo q AMO esta nove y esta entre una de las mejores q he leido y con decirte q lei muchissisisisisismassssss.

Lo sospeche q lali se va a sacrificar ella, por su hermana, le va a entregar a peter en bandeja, q tristeeeeeeeeeeeee, porq lali no puede ser feliz y se sacrifica por TODOS? ojala la pobre no entre en un hoyo negro porq muero con ella, cuando peter recupere la memoria, se va a sentir demasiado mal porq sin querer ha hecho sufrir MUCHISIMO a lali.

quiero a mar con el doctor, ellos tienen pacto en las estrellas ye n el corazon, asi q no se puede romper, esa pareja es linda, sacala a mar del medio q ya la odio, por pelotuda.jajajajajajaj

Ese beso de despedida me MATO, literalmente, peter por diossssssssssssssss será q nunca vas a recuperar la memoria? dale nene apurate a recuperarla q estas volviendo chicuca a la persona q mas te ama en el mundo.
será q peter no sintio nada con ese beso?, no sintio nada verla llorando?, no sintio como q la estaba perdiendo?

solo te digo una cosa peter se llega a chapar a mar y todo se va a la mismisima merd. jajajajaj

No me abandones tanto q mi corazon no aguanta mucho Smile

GRACIAS POR SUBIR GROSAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA cheers
Y por ultimo FELIZ NAVIDAD santa
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sweetmarya
Miembro nuevo
avatar

Mensajes : 46
Fecha de inscripción : 18/08/2011

MensajeTema: Re: En la Sangre (Laliter)   Miér Dic 14, 2011 11:46 am



JAJAJAJA GRACIAS POR DECIRME QUE ES DE TUS FAVORITAS! me siento halagada! ja tratare de escribir el 16 esta semana para subir al menos dos capis mas antes de que se acabe el año me gustaria dejar la nove casi terminada para año nuevo. AVISO SOLO QUEDAN 5 CAPIS asi que a ver como arreglo esta locura en 5 capitulos jajajaja bueno listo me voy! CAPITULO LA SEMANA PROXIMA! adioshhh
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
lillyana
Miembro junior
avatar

Mensajes : 138
Fecha de inscripción : 18/08/2011

MensajeTema: Re: En la Sangre (Laliter)   Miér Dic 14, 2011 4:01 pm

5 cap???????????' ay noooooooooooooooooooooooooooooooooooo, q triste me gusta mucho y no quiero q se acabe, pero todavia hay mucho quilombo, como para desarrolarlo en 5 cap.jajajajja a no ser q lali muera, peter recupere la memoria, se mate cuando se de cuenta de todo y mar del remordimiento por quitarle el novio a su hermana se mate tambien y listo el pollo se acabo la novela.jajaja
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mais020291
Miembro junior
avatar

Mensajes : 178
Fecha de inscripción : 18/08/2011
Edad : 26
Localización : Lima, Peru

MensajeTema: Re: En la Sangre (Laliter)   Mar Dic 20, 2011 4:36 pm

Pollito, no sabía que aún subías por acá!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sweetmarya
Miembro nuevo
avatar

Mensajes : 46
Fecha de inscripción : 18/08/2011

MensajeTema: Re: En la Sangre (Laliter)   Vie Dic 23, 2011 5:31 pm

Mais020291 escribió:
Pollito, no sabía que aún subías por acá!

sip no he abandoado a LIly me da miedo lo que me pueda hacer jajajaja mentira liY! JAJAJA
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
lillyana
Miembro junior
avatar

Mensajes : 138
Fecha de inscripción : 18/08/2011

MensajeTema: Re: En la Sangre (Laliter)   Vie Dic 23, 2011 11:56 pm

eso espero q no me abandones, porq soy MUY fiel Smile

GRACIASSSSSSSSSSSSSSSSSS
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: En la Sangre (Laliter)   

Volver arriba Ir abajo
 
En la Sangre (Laliter)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 3 de 4.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente
 Temas similares
-
» cambio skaven x altos elfos isla de sangre
» PREPEDIDOS ISLA DE SANGRE NUEVA CAJA DE WARHAMMER
» Compro ISLA DE SANGRE A MEDIAS
» Luna de Sangre
» Cambio Isla de Sangre

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Escribiendo Hojas En Un Libro :: Novelas :: Novelas :: Laliter-
Cambiar a: